|
compartir
|
Víctor Julio González retorna con el trazo de Bellermann

"A Bellermann fragmentado. Retorno" se muestra en Oficina #1

DUBRASKA FALCÓN |  EL UNIVERSAL
viernes 3 de diciembre de 2010  12:00 AM

Lo mismo que le ocurrió al pintor paisajista alemán Ferdinand Bellermann (1814-1889) al mirar la selva, las montañas y los ríos que inundaban el paisaje venezolano, le ocurrió a Víctor Julio González (Valencia, 1961). A ambos la horizontalidad del paisaje venezolano les marcó la mirada, el trazo y la memoria.

Uno movido por los deseos de Alexander von Humboldt de tener un registro exacto de la naturaleza del país. El otro por el recorrido que hacía su mirada al realizar los viajes familiares a lo largo y ancho de Venezuela. Ambos estarán desde el domingo en las paredes de Oficina #1, en el Centro de Arte Los Galpones, formando parte de la muestra A Bellermann fragmentado. Retorno.

La exposición representa la atracción de González por la obra de Bellermann. El artista buscaba mirar esos paisajes que grabó en su memoria a través del trazo del pintor alemán. Buscó desdoblarse y mirar a través de sus ojos. "En algunos casos son mis paisajes, y en otros trato de mirar cómo veía Bellermann. Imagino cómo hubiera sido su trazo, cómo vio la naturaleza, cómo la interpretó. Trato de ver la pincelada a través de él, y trato de dar esas mismas pinceladas. Es como un pensamiento de interpretarlo. Meterme en su pensamiento y desdoblarme. En otras me separo y en otras soy yo, pero esta eso es una atmósfera", asegura González.

La horizontalidad del paisaje se apodera de las paredes de la galería con la obra de Víctor Julio González. Tomó tablitas -para homenajear a sus abuelos que son carpinteros- y comenzó a unir los innumerables paisajes que ha ido plasmando a lo largo del tiempo.

"Esta exposición es un homenaje a Bellermann. Hay una comunión entre sus imágenes y las imágenes que he venido trabajando durante mucho tiempo. También tengo un grabado de 1987. He trabajado mucho el paisaje. Ambos tienen una comunión en el aspecto selvático. Durante mi infancia hice muchos viajes con mis abuelos y mis padres. Por ahí viene esa empatía con el trabajo de Bellermann", dice.

Y entre la realidad de la selva venezolana y el romanticismo de ciertos paisajes, la obra de González se rinde a la pincelada del alemán. Dos románticos que no se limitan a plasmar la naturaleza sino que también la enamoran con el color.

|
compartir
|
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
Síguenos desde:
clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
clasificados.eluniversal.com Estampas