|
compartir
|
| EL CASO
Hasta la GN mata en San Andrés

El fin de semana pasado en seis horas ocurrieron tres homicidios

MARÍA ISOLIETT IGLESIAS |  EL UNIVERSAL
domingo 19 de septiembre de 2010  12:00 AM

El primer estruendo despertó a los vecinos del sector El Plan del barrio San Andrés de El Valle, que con el corazón acelerado y aún aturdidos no sabían si asomarse. El segundo los ensordeció. Por algunos instantes, un fino pitido en los oídos no los dejó escuchar los gritos desesperados de cinco jóvenes.

Las dos ensordecedoras detonaciones fueron dos tiros de FAL que, a las 7:23 de la mañana del domingo 12 de septiembre, un sargento II de la Guardia Nacional, Antony Verenzuela, disparó contra un efectivo de la Policía Metropolitana, agente Junior Alexánder Martínez Piñate, de 27 años.

Contaron los que vieron aquello que no hubo motivos para que el militar reaccionara de esa manera. Según los testigos, el castrense había pasado la noche caminando desde la carpa de la GN hasta una casa que queda a dos cuadras -cinco casas- y que está en una pendiente que une al sector El Plan con El Tamarindo. Allí estaba Junior con unos amigos de años, celebraban que una de las chicas que estaba en el grupo entraría a "cuarto de santo" muy pronto, y que él había decidio hacer lo propio en algunos meses.

El militar bajaba cada 20 minutos a buscar licor. "El mismo Junior le sirvió la recarga de todos los que se tomó desde las 11 p.m. del sábado hasta las 6:45 de la mañana", contó una de las testigos, quien por temor a represalias, prefirió no dar su nombre en esta oportunidad.

A las 7:10 de la mañana del domingo, Junior subió con su amiga hasta la carpa de la GN, y allí le pidió a Verenzuela que les prestara apoyo para poderse ir, porque había un par de maleantes rondando por la zona. Pero el castrense no quiso. Junior y su amiga no insistieron; caminando regresaron hasta la casa de su "padrino" y se repartieron en dos carros. La amiga de Junior se montó en una camioneta Fortaleza de color blanco y el PM en un Mazda de color azul.

En caravana subieron hasta El Plan y a unos metros de la carpa de la GN dieron la vuelta para bajar. Pero el Mazda, donde iba el PM como copiloto, tropezó un carro de color blanco. El militar al darse cuenta, empezó a gritar insultos y mandó que se estacionaran.

El militar se acercó al carro. Mientras lo hacía tomó su FAL, le quitó el seguro y lo empuñó. "Que me des la licencia, ¡YA! Dame los papeles del carro", repetía el hombre.

El efectivos de la Policía Metropolitana se bajó del carro, subió las manos y trató de mediar con el militar. "Hermanito tranquilo. Yo soy PM, ya tú sabes... Tranquilo".

"Bueno vamos a arreglar esto, pues... vamos a cuadrar", decía el GN. El hombre de verde nunca dejó de apuntar al PM. El policía caminaba hacia atrás. De pronto se escapó el primer tiro y después el segundo. La segunda bala alcanzó al policía en la parte de atrás de la pierna derecha y le perforó la femoral. Camino al hospital Clínico Universitario murió.

Comunidad enardecida

Los vecinos aturdidos por las detonaciones y luego desorientados por los gritos y la sangre, salieron a la calle a reclamar el abuso. Los GN intentaron huir, pero la misma comunidad atravesó los carros en la única vía de acceso y salida de la zona y no los dejó irse. Pero los compañeros de Verenzuela lograron sacarlo de allí. Lo vistieron de civil y se lo llevaron.

La zona estuvo tomada por vecinos, militares y efectivos de la Policía Metropolitana hasta pasadas las dos de la tarde.

Cuando los funcionarios del Cicpc llegaron a hacer la inspección del sitio, los GN los recibieron con un revólver calibre 38, que según los militares era el que había usado el PM para enfrentarse a Verenzuela.

Al sargento lo capturaron esa misma tarde. El lunes lo presentaron y en los tribunales decidieron privarlo de libertad. Se supo que espera en la División de Captura del Cicpc para ser llevado hasta alguna de las cárceles cercanas a Caracas.

A los guardias nacionales los retiraron de El Plan. Las denuncias de los moradores citaban que a diario bebían licor y desde las 6:30 a.m. prendían un reproductor con vallenatos a todo volumen.

Esa noche hubo otras víctimas

Quitaron a la GN, pero no destacaron a otro cuerpo que proteja a residentes de El Plan y de El Tamarindo de San Andrés. Así que los vecinos están asustados, pues hay dos maleantes que desde hace meses azotan por las cercanías.

Se trata de "el Tata" -que se escapó de los calabozos de la Zona 7 hace tres meses y medio- y "Morado".

"El Tata" había sido arrestado, pero al salir regresó a reconquistar sus dominios. En los dos meses que tiene rondando el sector se unió con la banda "Los Cardones", también de San Andrés, y desde entonces suman seis muertos.

Las últimas víctimas fueron dos jóvenes tiroteados ese domingo, también en San Andrés, pero en la calle Los Cedros de El Valle, conocida como El Caminito. Allí, a la 1:30 a.m. murieron Jesús Calzadilla (19) -aspirante a Policía Nacional- y Abraham Gámez (21), alumno de Recursos Humanos. Estaban en una fiesta en los bloques de Nueva Tacagua (entrada a San Andrés y dominio de " Los Cardones), "el Tata" llegó y como vio que los muchachos se vestían bien, tenían celulares de última generación y relojes de marca, los quiso robar.

Los sacó de la fiesta, se los llevó hasta el caminito y ahí los mató. "'Tata' siempre va a matar a gente sana, porque él dice que un malandro no es el que lo va a matar a él... por eso estamos tan asustados, porque mata a mansalva y sin razón... Aquí en San Andrés estamos a la buena de Dios, hasta las autoridades matan a inocentes", dijeron varios vecinos con el miedo pegado a la piel.

|
compartir
|
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
Comentarios (1)
Por Alberto Paredes
19.09.2010
10:39 AM
Parecen que ignoran el antro de delincuentes de habitan en el Barrio San Andrés del Valle, a cualquier hora que transite en ese Sector la vida de uno corre peligro. Estos se enfrentan al ejersito, a la Guardia, ahí murió el Cap. (el Catire) Acosta Carle, hace algun os años.Los delincuentes al Cementerio.
 
ESPACIO PUBLICITARIO
Síguenos desde:
clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
clasificados.eluniversal.com Estampas