|
compartir
|
Suceso político
ALFREDO YÁNEZ MONDRAGÓN |  EL UNIVERSAL
sábado 21 de agosto de 2010  04:30 PM

Es un suceso. Las imágenes son dinámicas; estamos en la era del 3D, y todo, independientemente de la óptica con que se mire, conduce a la misma realidad cuando se trata de los embates de una casta delincuente, que desconoce de filiaciones ideológicas y se escuda en la nunca combatida impunidad que nos gobierna. Aquí, tras revisar las cifras de la mortandad que acompaña otros guarismos de ineficiencia y desidia; las imágenes traspasan la pantalla y las páginas de los periódicos.

Lo que acaba de ocurrir, desde un juzgado nacional, es la masificación -gracias a los medios- de una conducta que ya antes fue victimaria de políticos disidentes, de banqueros de rojo cuello, de algunos personajes que osaron alzar la voz, y hasta de una juez que se atrevió a cumplir con su trabajo, apegada al derecho. La excusa se tornó en ley, y el desatino en sentencia.

Aquellos que creyeron que esta fábula socialista se recreaba en personajes malhechores para justificar sus andanzas; descubrieron -hace nada- que este estilo de conducir al país, poco tiene de cuento y mucho de real en cuanto a la aplicación de medidas que procuren esconder la realidad; siempre debajo de la alfombra, sin advertir los promontorios de miseria que se van creando, convertidos; como no, en desniveles para todos los que pretendemos andar por esta ruta.

Eso fue lo que ocurrió con el plan de racionamiento eléctrico en Caracas, tan improvisado en su aplicación como en su inmediata desactivación; con los cronogramas de corte en el suministro en el resto del país -suspendido por TV, pero intensificado fuera de cámaras-. Lo mismo que con el caso de los alimentos -millones de kilos descompuestos- tres presos por responsabilidad administrativa, pero sin debates en el parlamento, sin actuación de los fiscales comprometidos con la verdad, sin contraloría que controle, sin defensoría que defienda.

Hay tales montones de desperdicios bajo la alfombra, que da tiempo para detenerse en aquellas interpelaciones que devenían en "responsabilidad política", ahora tan escondidas como los pedazos de un jarrón roto detrás de una puerta.

Podemos decir lo mismo del agua marrón, olorosa y con sabor que sale por los grifos en Carabobo, o del derrame que se suma a la lemna en el lago de Maracaibo, o de los indicadores económicos -modificados o maquillados- que solo reflejan improvisación, desatino, desconocimiento, experimento y pobreza. Así avanzan estas políticas que concluyen en las últimas páginas de los periódicos; ahora desnudas de imágenes, pero explícitas en una realidad que no cabe debajo del tapete rojo de la censura.

Poco a poco la miseria, se sale por los lados, cuando la anarquía se apodera de los sucesos de un país, no hay guardianes capaces de detenerla; y por más "risitas" que esto genere, por más explicaciones que atribuyan a "objetos parecidos a una bala", los cientos de miles de hechos "fortuitos y aislados", de poco vale la esperanza cifrada en una promesa a veinte años.

La alfombra no soporta más. Sabe que aún intentarán reguardar debajo de ella otros montones de barro. Mientras, siente el paso de millones de personas que descubrieron lo que ocultaba, y que esperan por una foto mucho más cercana a la verdad del país; una foto cruda y en tercera dimensión; esa que probablemente se tome como un gran suceso político -así dice la pauta- el domingo 26 de septiembre.

incisos@hotmail.com
En twitter: @incisos




Más artículos de esta firma

|
compartir
|
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
Síguenos desde:
clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
clasificados.eluniversal.com Estampas