|
compartir
|
¿La "fragancia" del delito?

En estos tiempos la flagrancia parece haberse convertido en regla y en un concepto amplio

ALBERTO ARTEAGA SÁNCHEZ |  EL UNIVERSAL
miércoles 9 de junio de 2010  12:00 AM

La Constitución no ofrece ninguna duda: nadie puede ser preso o detenido sin una orden judicial, excepto el caso de flagrancia o de sorpresa de una persona in fraganti. ¿Qué significa esto? Sencillamente, unas detenciones sin orden de un juez -como las que se están haciendo a diario- solo son posibles en el caso de que una persona sea sorprendida en el momento en que está cometiendo el delito, cuando acaba de cometerse, cuando la persona que lo ha cometido se ve perseguida por la policía, la víctima o el clamor público o, a poco de haberse cometido el hecho, con armas u otros objetos que hagan presumir seriamente que es el autor.

En otras palabras, es delito flagrante el que emite señales reales de su comisión ante alguien que lo percibe y que por ello puede aprehender a quien se muestra como autor, dadas las evidencias de su comisión, en una relación de inmediatez con el hecho, de la cual no puede prescindirse.

Si esto no lo entendemos así y extendemos la figura a la sospecha de que alguien ha cometido un delito, la flagrancia se convierte en la "fragancia de un delito" o en el olor de su comisión, de acuerdo a la subjetividad de quien pretende apreciarlo, lo cual permite que se pueda apresar a cualquier persona sobre la cual recaigan sospechas de haber realizado un hecho que "huele a delito", aún en casos que necesariamente exigen una delicada tarea de investigación, no prescindible ni siquiera en supuestos de hechos comprobables con mayor facilidad.

En estos tiempos, la flagrancia, situación específica y excepcional, parece haberse convertido en regla y en un concepto tan amplio que permite que una actividad de investigación como una inspección o un allanamiento de un lugar en el que se encuentran elementos que deben ser analizados, en laboriosa tarea de técnicos y especialistas, de inmediato lleva a la detención de toda la directiva que aparece en un papel impreso, a la que se atribuyen, sin más, "presuntas irregularidades delictivas".

Esta parece ser la posición del Ministerio Público en su función de investigar sedicentes hechos punibles, apelando a un concepto amplísimo de flagrancia que la equipara a simples sospechas de la comisión de delitos, lo que "justifica" la aprehensión de personas que podrían haber participado en los hechos investigados.

La flagrancia no puede ser entendida en forma subjetiva, atendiendo a las convicciones personales de quien aprecia el hecho y detiene porque cree que se trata de un delito y que el detenido es el autor, todo ello sobre la base de sospechas, inaceptables en derecho penal, debiendo entenderse que la expresión "sospechoso" utilizada por el COPP se enmarca en el camino del derecho penal de autor proclive a las violaciones a los derechos humanos, al pretender sancionar por la condición de una persona y no por un hecho concreto -como lo apunta Medina Salas. Delito flagrante solo existe cuando se dan elementos serios y convincentes que hacen presumir la comisión de un delito por parte del sorprendido, sin que pueda prescindirse de la relación de inmediatez con el hecho, lo que permite, de manera excepcional, la detención sin orden judicial.

 aas@arteagasanchez.com



Más artículos de esta firma

|
compartir
|
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
Síguenos desde:
clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
clasificados.eluniversal.com Estampas