Inicio  >  Arte y Entretenimiento >  Cultura > Noticias
El Universal como página de inicio  |  Agregar a favoritos  |  Ayuda
Votar
(5) 2 votos



Las metáforas de la Necrópolis de Santiago Gamboa


Anterior
Siguiente
Santiago Gamboa estuvo por Caracas en noviembre de 2009 para presentar su novela (Gabriela Pulido/Archivo)

01:54 PM Caracas.- Matriushka, caja dentro de caja, o colección de relatos. En ninguna de estas categorías entra la novela del escritor colombiano Santiago Gamboa, "Necrópolis", ganadora el año pasado del Premio La Otra Orilla 2009, según la decisión del jurado conformado por Roberto Ampuero, Jorge Volpi y Pere Sureda.

Podría ser que a primera vista el lector se sienta confundido, debido a la variedad de las historias. Se trata de una estrategia del escritor: Gamboa define la trama en un congreso tan bizarro como emblemático: es el Congreso Internacional de Biógrafos y de la Memoria (CIBM), que se lleva a cabo en Jerusalén al cual ha sido invitado el protagonista de la historia, que en este caso se trata de un escritor.

Establecido en la polémica ciudad, se empiezan a escuchar los relatos de vida que constituyen la base de las ponencias del CIBM, y allí es donde se engancha el lector de "Necrópolis": habla José Maturana, ex ministro de un culto cristiano que funcionaba en Miami; y con él se escuchan desde los clamores de los inmigrantes, hasta las vicisitudes de los malvivientes, los vericuetos del ministerio religioso, las mafias y hasta el derrumbe del culto por una acusación de pedofilia.

Habla Edgar Miret Supervielle, un bibliófilo francés, y relata cómo las variantes introducidas en un juego de ajedrez le cambiaron la vida a dos desconocidos que terminan enfrascados en el juego ciencia. Sigue el relato de Moisés Kaplan, un judío colombiano, y allí uno se entera de cómo es el asunto de las vacunas, la zozobra en la provincia colombiana, y hasta surge un Edmond Dantes, con venganza incluida, de las fauces de los paramilitares.

Después se escuchará a la actriz porno italiana Sabina Vedovelli, y no se puede evitar cierta simpática evocación con la Cicciolina y sus altibajos en la política, sólo que Sabina es más chic y tiene una productora de cine para la cual hacer cine es, de verdad, todo un arte, con búsquedas estéticas y todo, aunque la materia básica del lenguaje artístico sea lo pornográfico.

Todo este material narrativo se ve aderezado por las subjetividades del protagonista y por la inclusión -en distintos relatos y momentos del libro- siempre recurrente de un sándwich de pollo y una coca cola dietética

Cada una de las historias vale prácticamente por sí sola, y el pretexto para convivir juntas es el CIBM: Gamboa cambia de registro con virtuosismo, muestra sus múltiples voces, y luego de la porno-ponencia, la trama se desenlaza de manera sorprendente, bajo un bombardeo en Jerusalén, y entre las vicisitudes de Maturana y las del escritor que protagoniza la novela. Sin duda Necrópolis es un texto digno del premio que gana, un elaborado trabajo literario.

Ana Maria Hernandez G.
EL UNIVERSAL


 

Participa (envíanos tu comentario)

 

El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Diario El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.

Síguenos desde:


Celular Rss Facebook Twitter igoogle youtube

Ahora en Portada

Blogs Ver todos

  • ELIDES J. ROJAS L.
    Sobre la marcha
    Rica tradición mundial, cayendo en desuso, aunque últimamente en auge en (...)

    HACE4horas
  • GUÍA TURÍSTICA
    ¡Buen viaje!
    Ya está todo listo para que comience el festival de comida, Taste of St. Johns (...)

    HACE3dias
  • ERNESTO LINZALATA
    42 kilómetros
    Les debía unas líneas de la carrera/caminata/rodada que este domingo organizó (...)

    HACE3dias