|
compartir
|
Carta a mi tía
NITU PÉREZ OSUNA |  EL UNIVERSAL
miércoles 30 de septiembre de 2009  05:24 PM

He querido dirigirle estas líneas hoy a una de mis tías más queridas. Ella ha sido y es una gran mujer, eje central de su hogar, refugio de cariño y comprensión. Como tantos venezolanos, cree fervientemente en el presidente Chávez y sus capacidades, una de las pocas cosas en la que difiero de ella radicalmente. Pero debo pedirle que alce su voz ante el mandatario, para que voltee su mirada hacia Venezuela y los venezolanos. Querida Tía: Te escribo estas letras con el cariño y respeto de siempre, impregnado de recuerdos de mi infancia donde tú, el tío y los primos tienen un lugar preponderante. Contigo aprendí a nadar en las playas de Naiguatá. ¿Recuerdas lo hermoso que era ese pueblito del litoral con sus calles sencillas, sembradas de árboles, limpias y seguras? La casita de la abuela con su porche donde tomábamos fresco a puertas abiertas y esperábamos -en Semana Santa- el paso de la procesión para acompañar al Nazareno hasta la iglesia? ¡Qué tiempos aquellos! Recuerdo claramente al amigo de la bodega -mi casi tocayo Nito- que nos daba fiado caramelos y chucherías. El señor de la pescadería, quien siempre te guardaba los parguitos fresquitos que tú magistralmente nos preparabas. El de la gasolinera, el vecino Santana, portero de Puerto Azul, el que nos vendía las pantuflas y salvavidas en la quincalla… a todos los tengo presentes en mi corazón. Te preguntarás por qué te escribo sobre eso ahora. La razón es sencilla: estuve por La Guaira en estos días y todo ha cambiado radicalmente. No solo el paisaje producto del deslave natural de 1999, la gente también ha sufrido transformaciones. El guaireño ya no es esa persona de risa fácil y alegría contagiosa. Ahora se le ve apesadumbrado y angustiado, yo te diría que abrumado, no sólo por la enorme cicatriz que les dejó la llamada tragedia de Vargas, donde muchos lo perdieron todo, sino porque luego de 10 años es poco lo que se ha hecho por reconstruir esa región bañada de sol y mar. El hampa los tiene -como al resto de los venezolanos- encarcelados en sus casas. El abasto, quincalla, bodega y el resto de los comercios y casas de Naiguatá, por ejemplo, perdieron sus típicas fachadas ante la necesidad de enrejarlas por todos lados. Sus calles, abarrotadas de basura y huecos. Qué decirte de los grandes hoteles… están en el piso, Los Caracas, destruido, e infinidad de casas y edificios deshabitados, por eso muchos puestos de trabajo se han perdido… El hermoso casco colonial ni tuberías de agua tiene y la luz, me cuentan que es más lo que se va, que lo que viene. Sé que no eres cercana al Presidente, pero crees y confías en él por eso te pido que en algún evento rojo rojito al que asistas, te le acerques y le pidas que done una plática -de la que nos da el petróleo- para reconstruir el litoral, éntrale con esa forma tan dulce tuya y antes que se te encadene con alguna respuesta que ojalá y sea positiva, pídele también por los estudiantes que están en huelga de hambre, por esos jóvenes que pudieran ser mis hijos, los hijos de tus hijos, es decir tus nietos, que han llegado a este extremo porque ya no encuentran qué hacer para que liberen a su compañero, el joven Julio Rivas, preso por no ser chavista, preso por pensar diferente, preso por protestar, no por robar o matar. Tía yo sé que a ti, te puede escuchar. La bendición.

pereznitu@gmail.com



Más artículos de esta firma

|
compartir
|
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
Síguenos desde:
clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
clasificados.eluniversal.com Estampas