|
compartir
|
Democracia profunda
JUAN CARLOS APITZ |  EL UNIVERSAL
sábado 11 de julio de 2009  09:02 AM

En 1999 se realizó en Venezuela una Asamblea Nacional Constituyente con el fin, supuestamente, de refundar la República para establecer una sociedad democrática, participativa y protagónica. Se dijo, hasta la saciedad, que una de la conquistas de ese proceso de transformación constitucional sería trascender la democracia representativa para alcanzar la democracia participativa y protagónica. Aunque, hoy por hoy, estamos al borde del peligro de extinción: no tendremos ni la una ni la otra. Somos víctimas del Plan Democracia Cero.

De aprobarse el proyecto de Ley Orgánica de Procesos Electorales, actualmente en discusión en la Asamblea Nacional, desaparecerá lo poco que queda de democracia en Venezuela; ello será así pues no hay democracia sin pluralismo político.

Según la Ley en discusión para le elección de los integrantes de la Asamblea Nacional se aplicará un "sistema electoral paralelo", de personalización del sufragio para los cargos nominales y de representación proporcional para los cargos por lista; en el cual la elección nominal nunca incidirá en la elección proporcional mediante lista. Con ello desaparecieron la representación proporcional de las minorías y urdieron una sobre-representación de las mayorías.

El Plan Democracia Cero nos lleva por un recorrido que comienza con una supuesta desaparición de la democracia representativa, que luego da paso a una, también supuesta, democracia participativa para, finalmente, desembocar en una democracia popular o socialista. Aunque de socialismo cubano, en el cual la democracia es puro cuento chino.

Los países con sistemas políticos inspirados en el comunismo marxista conocidos como "socialismo real" como China o Cuba poseen sistemas de gobierno que suelen utilizar la denominación de "democracias populares". Las llamadas democracias populares se caracterizan por estar organizadas sobre la base de un sistema de partido político único o hegemónico (PSUV), íntimamente vinculado al Estado (Comandante-Presidente de la República-Partido), en el que según sus promotores puede participar toda la población y dentro del cual debe organizarse la representación de las diferentes posiciones políticas, o al menos de la mayor parte de las mismas. También en las democracias populares actuales la libertad de expresión y de prensa están restringidas y controladas por el Estado.
Es Urgente: debemos todos luchar unidos para vencer al Plan Democracia Cero para rescatar urgentemente nuestra democracia, hasta hacerla una democracia profunda en la cual impere el pluralismo político.

La democracia profunda, partiendo de lo obvio: la vasta marginalidad y exclusión existente en la sociedad venezolana; nos presenta una visión donde abundan los espacios para el diálogo, donde mayorías y minorías son consideradas igualmente necesarias para el bienestar colectivo e individual, donde se tiene bien claro que no se trata de incluir a unos y excluir a otros; que admitir e incluir la gran diversidad existente de opiniones, estados de conciencia y realidades nos acerca más a un estado de integridad y creatividad capaz de impulsar exponencialmente nuestro desarrollo como país.

La democracia profunda -consenso mediante- nos invita a ir más allá del gobierno mayoritario en los procesos políticos. Ella está basada en la convicción de que para tomar buenas decisiones, debemos escuchar a todas las voces presentes, no sólo a aquellas de los más poderosos o más numerosos.
Entonces, ni democracia representativa, ni democracia participativa ni, aún menos, democracia popular o socialista. Lo urgente es luchar por una democracia profunda.

justiciapitz@hotmail.com



Más artículos de esta firma

|
compartir
|
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
Síguenos desde:
clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
clasificados.eluniversal.com Estampas