|
compartir
|
| Libre expresión
Medios en la mira

16 millones de personas en Venezuela tienen acceso a la TV por cable. El incremento hacia estos servicios se inició a partir del cierre de la señal de RCTV, ahora el Gobierno va tras este medio. Por Francisco Olivares

Semestralmente se incorporan 145 mil hogares a los servicios de televisión por cable; casi la mitad de los habitantes de sectores populares tienen acceso a ese servicio, mientras la audiencia de los canales oficiales no pasa de 5%.
  EL UNIVERSAL
domingo 14 de junio de 2009  12:00 AM

Era cuestión de tiempo. Ni la televisión por cable estará libre de la mano controladora del Gobierno socialista, lo ratificó con toda claridad el número dos del gabinete, el titular del Ministerio de Obras Públicas y Vivienda, Diosdado Cabello: "Toda acción que implique uso del espectro radioeléctrico o actividades de telecomunicaciones, tenga o no tenga uso del espectro radioeléctrico, debe ser regulado por Conatel. Eso va con las cableras, con las empresas de televisión por cable que se metan en las cableras, que pareciera que no tuvieran gobierno, pues sí tienen". Al mismo tiempo informó que será reformada la Ley de Telecomunicaciones porque según dijo fue redactada cuando "no estaba claro el proyecto político y es necesario que sea modificada para adaptarla al socialismo". ¿Hasta dónde llegarán los controles?

Poco a poco se hace realidad aquella expresión que emitiera el ex ministro de Comunicaciones Andrés Izarra en enero de 2007, según la cual: "Nuestro socialismo necesita una hegemonía comunicacional" y "todas las comunicaciones tienen que depender del Estado como bien público". La expresión se ha convertido en política de Estado y en un hecho para los venezolanos.

Con la salida de RCTV de la señal abierta y la amenaza que se cierne sobre Globovisión no existirá en el espectro radioeléctrico ningún canal de televisión independiente, que no se rija por el parecer del oficialismo. De allí que en materia de televisión, de producirse la salida de Globovisión de la señal abierta, al Gobierno sólo le faltaría "ir por el cable" para que se haga realidad el sueño de Izarra y de Cabello que no es distinto al del Presidente.

¿Por qué el cable? La tecnología y la globalización de las comunicaciones han generado un cambio significativo en las necesidades del público. Venezuela no escapa a ese fenómeno y cada día más personas se suscriben a los circuitos privados por cable. Los expertos consideran que la audiencia en Venezuela, a través del cable, será una mayoría aplastante frente a las señales abiertas, tal como sucede en otros países. Eso lo sabe el Gobierno y por ello el presidente Chávez ordenó desde su programa Aló Presidente elaborar "un mapa de guerra mediática" para determinar la influencia de los medios comunitarios y oficiales, frente a televisoras, radio y medios impresos que están en manos privadas. Dijo que "ese mapa es para saber cuántos periódicos maneja la oligarquía en cada estado y municipio, en Internet, porque ésta es una batalla de todos los días. Hay que hacer propaganda y contrapropaganda".

El Gobierno conoce las cifras y sabe que en señal abierta, todos los medios oficiales juntos apenas alcanzan 3,5% (share) de la audiencia (AGB), siendo TVes el mayor fracaso comunicacional del Gobierno, que aún habiéndose apropiado de toda la red tecnológica de transmisión de RCTV, en sus dos años de existencia no ha logrado superar el 2,5% de audiencia, a pesar de que hay zonas completas donde la única señal que llega a los televidentes es la que transmite TVes desde la red confiscada a RCTV.

Aun con la red de televisión y emisoras de radio, 450 medios comunitarios financiados por el Gobierno y toda la estructura comunicacional oficialista, en la que se incluyen más de 1.200 horas de cadenas hasta el 31 de marzo, el ex ministro Andrés Izarra reconoció que "la distribución del espectro radioeléctrico en su mayoría (80%) está en manos privadas, al igual que las audiencias". En cuanto a esas audiencias, expresaba Izarra que ése sería el siguiente paso que debía atender el Gobierno. Y por ello se preguntó: ¿Cómo construiremos ahora un sistema de televisión pública con público? El fracaso ha estado a la vista y el emblema ha sido la sustituta en el canal 2, TVes. De allí que sea a través de leyes impositivas y cierre de emisoras como el Gobierno pudiera lograr la esperada hegemonía.

La audiencia no es oficialista Con la salida de RCTV de la señal abierta se generó en la audiencia un impacto inmediato, ya que se trataba de la emisora televisiva con mayor audiencia en el país. Recordemos que en los días previos a la salida del aire, RCTV contaba con una penetración de 46% de la audiencia (AGB), un share de 28,1%, un punto por encima de Venevisión, su competidor más cercano. A su regreso a las pantallas de TV, esta vez por los circuitos de suscripción, se generó un volumen sin precedentes hacia la televisión por cable.

En referencia a la audiencia por sistemas de suscripción, según cifras de Conatel, al cierre de 2005 existían en Venezuela 1,1 millones de hogares suscritos al servicio. Y hasta junio de 2007 (fecha cuando entra RCTV Internacional al cable) se adicionaban un promedio de 94 mil hogares cada semestre.

Esa realidad cambió drásticamente a partir de esa fecha. Con la medida de retiro de la concesión de RCTV el 27 de mayo de 2007 y el inicio de las transmisiones de RCTV Internacional por cable el 16 de julio del mismo año, Conatel registra la entrada de 207 mil 151 hogares para el segundo semestre de 2007. Eso es más del doble de la tendencia habitual registrada antes del cierre de la señal abierta. Eso equivale a casi un millón de nuevos televidentes, considerando un promedio de 4 a 5 personas por suscripción.

Durante el año 2008 el crecimiento de esa audiencia no deja de ser llamativo. El incremento por semestre fue de 145 mil hogares, lo que significa que en los últimos tres años el mercado de suscriptores medido por Conatel fue de 1.900.185 hogares, lo que significa un crecimiento de 70%.

Ahora bien, se sabe que la medición de televisión paga que realiza este ente gubernamental no incluye los hogares con conexión irregular, llamados "piratas" o "colgados". Estudios de mercado consultados arrojan cifras que oscilan en 60% de penetración del cable con una proporción de 1 por 1. Es decir que por cada suscriptor legal existe uno irregular. De allí la importancia cada vez mayor de este mercado, ya que se estima que 16 millones de venezolanos tienen a su disposición la oferta de canales disponibles de los sistemas por cable.

En otro estudio realizado por la empresa Keystone Mercadeo Táctico, su presidente, José Antonio Pons, al revelar los resultados del segundo estudio Target 15 durante una presentación que hiciera en Fedecámaras, aseguró que hay un significativo aumento de la penetración de la televisión por cable en los distintos estratos socioeconómicos del país. Indicó que 69% de los obreros ve televisión por cable, 97% de los empresarios, 59% de los empleados públicos y hasta la clase E tiene televisión por cable en 42%.

¿Quién domina el cable? En la última medición realizada por la empresa AGB Nielsen Media Research, entre los más de 120 canales disponibles que integran la programación por cable, la emisora RCTV Internacional obtiene 5 veces la audiencia del competidor más cercano. Asimismo se destaca en la medición que la audiencia de RCTV Internacional es tres veces el rating combinado de los cinco canales de series y películas más conocidas difundidas por los canales por suscripción como FOX, GW, AXN, Universal y Sony. RCTV Internacional obtiene 3,38 puntos y el segundo competidor, Venevisión Plus, le sigue con 0,71. Detrás de estos dos canales cuyo plato fuerte es la producción nacional, le siguen un canal de películas y las cadenas que difunden programación infantil. Es de destacar que los dos canales que dominan la audiencia se nutren con producción nacional.

La medición fue realizada entre el primero y el 22 de abril del presente año, de lunes a sábado y en el horario estelar de 9 de la mañana a 11 de la noche.

Lo que viene Entre las regulaciones a la televisión por cable que se discuten en la Comisión de Ciencia y Tecnología de la Asamblea Nacional, se contempla obligar a las operadoras de cable a ceder 60% de sus espacios a la producción nacional de manera gratuita. A juicio del presidente de esa comisión parlamentaria, Manuel Villalba, la programación que presentan las compañías de cable violenta la soberanía nacional.

Otro aspecto que se contempla es que los canales locales o extranjeros que violen el ordenamiento legal venezolano no podrán transmitir sus señales por ningún sistema de TV por suscripción durante el lapso que se determine. La responsabilidad de aplicar esta sanción recae en Conatel.

folivares@eluniversal.com

|
compartir
|
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
Síguenos desde:
clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
clasificados.eluniversal.com Estampas