|
compartir
|
| Entrevista // Víctor García, director comercial de Random House Mondadori
"Venezuela tiene los libros más caros"

"No me opongo a que el Gobierno regale libros... ¿Eso va a incentivar la lectura? No... se incentiva de otra manera"

García afirma que aunque la industria editorial quiere imprimir en el país, no hay insumos porque no hay dólares de Cadivi (Cortesía Vasco Szinetar)
ANA MARÍA HERNÁNDEZ G. |  EL UNIVERSAL
lunes 1 de junio de 2009  12:00 AM

Víctor García, director comercial para Venezuela de Random House Mondadori, el sello editorial más importante del mundo, sabe bien qué implica el término "industria editorial": producción de libros, producción cultural, insumos, dólares para la importación.

"Nosotros estamos realizando un plan editorial local con autores locales, con impresión local, pero hoy nos encontramos con la dificultad de que también las imprentas no tienen papel. No se sabe lo que va a pasar, no hay tinta ni películas ni repuestos para las maquinarias, y lo peor, no hay reglas claras para adquirir el dólar permuta. Imagínate, Venezuela tiene hoy en día el libro más caro del mundo", es el abrebocas de García.

-¿Qué implica eso?

-Nos encontramos con esta dificultad y no sabemos en este momento qué vamos a hacer. Estamos esperando que las imprentas nos den un panorama más claro.

-Las imprentas tampoco están recibiendo los dólares de Cadivi...

-Ni para papel ni para insumos. Este tipo de acontecimientos hace que cunda el pánico: los que tienen papel, insumos, tinta, película y todo eso, empiezan a cobrar más caro previendo que el dólar va a valer algo que no se sabe cuánto.

-Esto afecta sus planes: ¿qué no se va a editar?

-Por ejemplo, estos libros que le encantarían a "tu comandante" -y enumera-: Paracos de Alfredo Serrano Zabala, que es la historia de los paramilitares en Colombia; Marx para principiantes de Rius; Legado de cenizas. Historia de la CIA de Tim Weiner, premio Pulitzer; A las puertas del ubérrimo de Iván Cepeda y Jorge Rojas. Éstos le encantarían a Chávez.

-¿Autores locales?

-Estamos es el mismo panorama. Tenemos cinco libros que tenían que salir en abril: El libro rojo del resentimiento de Ruth Capriles, que es un acercamiento psicológico al fenómeno político nacional; El fascismo del siglo XXI, sobre la simbología fascista del chavismo de Hugo García Larralde. Están dos libros de la colección Grijalbo Economía: Historias empresariales de Rafael Arráiz Lucca, y otro sobre la crisis financiera de Sary Levy; y la Antología de la novísima narrativa breve hispanoamericana.

-¿No hay alternativas para los insumos?

-Te cuento que filosóficamente estamos de acuerdo con imprimir acá, pero las imprentas no nos dan una regla clara y el Gobierno tampoco le da una regla clara a las imprentas. Aquí está Venepal, que es una empresa venezolana que nacionalizó el Gobierno. ¿Dónde está el papel de Venepal? Nosotros podemos imprimir todo lo que se le ocurra a este Gobierno, pero la literatura es patrimonio de la humanidad, y ¿qué está pasando? Que nos estamos quedando aislados, estamos teniendo un desprestigio afuera que no nos merecemos.

-¿De quiénes?

-Del mundo editorial, la industria editorial: no podemos importar libros, no podemos importar papel, no podemos importar repuestos. No hay repuestos, no se puede producir La catedral del mar de Falcone, no se puede imprimir Grisham, no se puede imprimir Rius, el autor de la serie "Para principiantes" donde figuran Marx, el Che, Lenin, Gramsci.

-¿El que iba a ser plagiado o algo así bajo la administración de Juan Barreto?

-Fue plagiado por la Alcaldía Mayor.

-¿Qué pasó con eso?

-Eso se quedó así.

-¿Salieron los libros?

-No sé si salieron.

-Pero salió la publicidad, el 15 de junio de 2008 en Últimas Noticias.

-No salieron. Mira, yo no me opongo a que el Gobierno regale libros en plazas, parques, donde quiera. Pero también los hacemos. ¿Eso va a incentivar la lectura? No. La lectura se incentiva de otra manera.

-¿Cómo se incentiva?

-La lectura se incentiva desde la escuela primaria, desde el jardín de infantes.

-¿Con qué tipo de libros?

-Con todo tipo de libros. Con los que quiera el Gobierno y con otros. Te digo, yo he participado en Cuba en varias ferias de libros y no he encontrado otro pueblo tan culto como los cubanos: han leído El Quijote, a Shakespeare, a Joyce. Obviamente, después habrán leído otras cosas. Pero no me opongo a las campañas de lectura, las que sean. Para incentivar la lectura está el Estado, y a nosotros nos parece fantástico que regalen libros. El Estado tiene de todo, una fábrica de papel, una imprenta novísima, varias editoriales, consejos comunales, músculo. Háganlos. Fantástico, buenísimo. Pero déjennos trabajar a nosotros también, que nosotros le damos trabajo a los obreros de las imprentas, damos trabajo a las librerías. Hay miles de personas, de familias que dependen de la industria editorial, que no es una industria nacional, sino mundial. La literatura es patrimonio de la humanidad, no de un gobierno ni de un país. No estoy en contra de lo que hace el Gobierno.

-Paradójicamente se siguen abriendo nuevas librerías.

-Sí. La industria editorial no ha decrecido, la gente quiere leer, te preguntan en las librerías por qué no tienen esto o lo otro. Te repito, el Legado de la CIA le encantaría a Chávez, porque no queda bien parada la CIA. Otro ejemplo, Las venas abiertas de América Latina ¿dónde está? A ver, hay unas ediciones piratas por ahí, horribles, porque hay unos vivos que están pirateando. ¿Te parece? No, claro. ¿No y que el Seniat combatía la piratería? Bueno, Las venas abiertas de América Latina no se puede imprimir acá, los derechos los tiene la editorial Siglo XXI, ¿y tú le vas a piratear un libro a Eduardo Galeano?

-¿Ha habido algún acercamiento entre ustedes, editores privados, y el Gobierno? Para llegar a un convenio, a un acuerdo...

-Hemos pedido reuniones y reuniones y reuniones, y sólo se han dado poquísimas. Porque te aclaro, y quiero que quede clarísimo: nosotros estamos de acuerdo con que hay que producir acá. Buenísimo. Hace unos ocho meses, la embajada argentina trajo un autor nuestro, Rep (Miguel Repiso), dibujante y caricaturista argentino de izquierda, muy progresista, un humorista tremendo& yo no puedo imprimirlo acá.

-¿Qué otros tienen que no veremos?

-Tenemos el libro de Ramonet sobre Chávez, pero no se puede editar. No hay papel. Otra amiga del gobierno es Isabel Allende. ¿Cómo vamos a hacer con la nueva novela de Isabel Allende? ¿Y con la biografía del Gabo que ella escribió, de 940 páginas? ¿Cómo vamos a hacer? García Márquez no es enemigo del Gobierno. Como los libros de Rius. No se pueden editar. ¿Los quiere editar el Gobierno? Pues Rius vive de sus derechos de autor, no de otra cosa. Tiene que pagar los derechos. Venezuela es firmante de los convenios internacionales sobre los derechos de autor.

-¿A qué se refiere cuando usted dice que no hay reglas claras?

-A que haya un dólar permuta a ocho, seis, cuatro, cinco, que se fije. Yo lo compro, voy al Banco Central, "véndame tanto", y yo puedo demostrar que importé tanto cupo de dinero, históricamente. Aquí tengo todo, papelito sobre papelito.

-¿Cómo están haciendo con los derechos de autor?

-No hay providencias de Cadivi para pagar los derechos de autor, y le debemos derecho de autor a Dios y a la Virgen María. La paciencia de los autores nos ampara. ¿Qué se le va a entregar a Rius? ¿Una edición de su libro? Pero por otra parte me parece fantástico que el Presidente promocione libros. Yo nunca vi a (Vicente) Fox (ex presidente mexicano) en su programa recomendando libros. La editorial con nosotros tiene un libro que a Chávez le encantaría. Se llama Derecho a réplica, que es de un tipo que desnuda toda la corrupción de Fox, que es lo que le interesa a él. Tampoco lo puedo traer, y no le puedo pagar porque él dijo "si no me pagan mis derechos de autor no autorizo la edición". Se llama Carlos Ahumada.

-En definitiva, ¿qué tenemos entre manos?

-El Gobierno no puede producir las 240 mil novedades que se producen a nivel mundial, en el año, en el mundo de habla hispana. Prácticamente una por día. Y sin contar con las traducciones al español. En definitiva, es un problema de descoordinacion entre la industria y el Gobierno. Hemos editado todo tipo de libros y nunca hemos tenido problemas, y no creo que los vayamos a tener. Para nosotros no hay un plan ideológico, sino un problema técnico, de descoordinación.

|
compartir
|
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
clasificados.eluniversal.com Estampas