|
compartir
|
En Parque Central todos los días el hampa cobra una víctima

Las bandas delictivas se han repartido las áreas del complejo habitacional

Las bandas delictivas se han repartido las áreas del complejo habitacional (Fernando Sánchez)
GUSTAVO RODRÍGUEZ |  EL UNIVERSAL
sábado 2 de mayo de 2009  12:00 AM

Vecinos y comerciantes del complejo urbanístico Parque Central aseguran que a partir del incendio que consumió la Torre Este, el 17 de octubre de 2004, las llamas de la inseguridad continúan propagándose por todos los rincones, sin que las autoridades puedan sofocarlas.

Los vendedores reportan una disminución de sus ventas en un 70% debido al clima de inseguridad y la ausencia de clientes que laboraban en diferentes despachos gubernamentales que quedaron reducidos a cenizas. "Por aquí ya no viene nadie y los que se atreven son asaltados", dijo Juan Carlos López, encargado de una tienda de bisutería ubicada en el edificio Tajamar.

Dicen que la mayoría de las víctimas se abstiene de formalizar sus denuncias porque no tiene esperanzas en recuperar sus bienes. Los agraviados que acuden a la sede de la Unidad Especial de Vigilancia y Protección de Parque Central y Paseo Vargas de la PM sólo encuentran a una secretaria que se dedica a leer revistas y tomar nota de las denuncias. Sólo dos agentes femeninas adscritas a la Zona 5 realizan recorridos.

Sin embargo, el Cicpc procesó el pasado año 104 delitos reportados en las torres, pero la División de Operaciones de la PM sostiene que se recibieron 408 denuncias; es decir más de un delito al día. En ese lapso se produjeron cuatro homicidios y 17 personas resultaron heridas al resistirse al robo. En lo que va de año dos ciudadanos han sido asesinados con armas blancas en los predios de la avenida Lecuna. El primer cuatrimestre de 2009 el Cicpc ha procesado 42 denuncias, la mayoría fue delitos contra las personas.

Delincuencia por todos lados Alberto Ramírez, propietario de un bazar ubicado en la planta baja del edificio Anauco dijo que por allí pululan los delincuentes. "Hay más que todo rateritos que se meten en los negocios, y si los comerciantes se descuidan los roban".

Ramírez sostiene que las bandas se han distribuido el trabajo en Parque Central, pues mientras una agrupación comete hurtos en el ala norte que colinda con la avenida Bolívar otros antisociales se dedican a asaltar a mano armada a los visitantes, clientes y vecinos del complejo residencial en las cercanías de la avenida Lecuna. Por ello la PM instaló el jueves de la pasada semana una carpa provisional en la referida arteria vial para mantener ahuyentados a los antisociales que provienen de sectores de San Agustín.

Carlos López, miembro del Consejo Comunal Anauco Parque, informó que en lo que va de año tres mujeres han sido violadas en Parque Central. Dijo que representantes vecinales se entrevistaron con miembros de la Guardia Nacional, pero los uniformados señalaron que carecen de recursos. Recomendaron la instalación de cámaras de seguridad en las áreas críticas, las cuales deberán estar conectadas a una sala situacional.

Sin embargo, el Cicpc no ha recibido ninguna denuncia al respecto. Los comerciantes sostienen que existen pocos vigilantes privados para cubrir los diferentes sectores. Algunos de ellos se limitan a trabajar sentados en una silla.

Los vecinos se reúnen cada jueves con las autoridades del Centro Simón Bolívar para acordar medidas para enfrentar la inseguridad. No obstante, aún no han podido controlar el uso de los estacionamientos con precaria iluminación para cometer delitos.

"Caleta" de carros Detectives de la División de Vehículos explican que los sótanos de las edificaciones son utilizados con frecuencia para "enfriar" por un lapso los automóviles robados en Caracas. Posteriormente los sacan con el propósito de colocarlos en el mercado ilícito. Algunos antisociales se cuelan para violentar los autos y sustraer los objetos allí dejados por sus propietarios.

El servicio de vigilancia interna dispone de doscientos vigilantes que laboran en tres turnos. Los residentes sostienen que el número de vigilantes es insuficiente. Incluso denuncian que algunos de estos funcionarios podrían estar comprometidos con los antisociales, pues sólo se percatan del delito si los afectados denuncian.

Por ello numerosos comerciantes han cerrado sus puertas agobiados por el hampa y por los altos cánones de arrendamiento. Denuncian que el deterioro generalizado se observa en las condiciones de las edificaciones. Dicen que las víctimas más frecuentes son los propios simpatizantes del partido de gobierno quienes llegan a diario a buscar ayudas económicas y se marchan asaltados.

grodriguez@eluniversal.com

|
compartir
|
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
clasificados.eluniversal.com Estampas