|
compartir
|
La tolerancia
OSCAR HERNÁNDEZ BERNALETTE |  EL UNIVERSAL
martes 3 de marzo de 2009  06:30 PM

En una sociedad democrática  los resultados  de una contienda electoral son  una oportunidad para medir  los niveles de tolerancia. En Venezuela, tanto ganadores como perdedores se pueden  preguntar qué tanta capacidad existe para aceptar  que la victoria  obliga a mayor humildad y respeto por los perdedores y por el otro, cuánta capacidad se tiene al reconocer que siendo minoría se debe aceptar la percepción de la mayoría.  Por siglos, pensadores han tratado de definir  y estudiar el concepto de la tolerancia. La interrogante central ha sido cómo lograr que los seres humanos convivan en convergencia y no en confrontación. Esto es, cómo convivir en paz, sin discriminación, armonía y respeto por  quienes actúan y piensan distinto,  o simplemente, los que "no son como uno". El concepto  y la manera de reaccionar ante la diversidad   ha evolucionado, hay matices de tolerancia  y sin duda cada día, por lo general,  somos los seres humanos  más tolerantes ante la variada gama de valores y rasgos que  caracterizan a unos de otros. Pensemos por un instante  en la magnitud de encuentros  y relaciones  diarias  a que nos sometemos. Cuántas  realidades no  nos gustan pero  las  soportamos. El hombre de  la  sociedad moderna tiende a sobrevivir tolerando. Aprendemos a ser mayoría y a vivir en minoría. Podemos convivir entre tolerar y ser tolerado.

La tolerancia de los individuos se demuestra cuando se practica y no  sólo cuando se habla de ella. Es precisamente  una muestra de coraje   la capacidad  que se  tiene ante cualquier circunstancia de la vida en sociedad  cuando se es capaz de aceptar que se está en minoría,  y la verdadera prueba de que se es tolerante es cuando se está en mayoría, precisamente porque es cuando el individuo no está en la obligación de demostrar tolerancia. Las sociedades tolerantes son aquellas capaces de convivir con lo  contrario. Los individuos tolerantes son aquellos que antes que confrontar quieren aprender cómo son los otros.

Ello puede ser con resistencia o sin resistencia, pero precisamente moderar las resistencias es parte de la capacidad de demostrarse tolerante. Las naciones que han intentado ser más homogéneas en el tiempo  en cuanto a conformación racial, cultural, social, ideológica,  económica y política han  demostrado ser las sociedades más intolerantes, por ende generan  conflicto y a  largo plazo  son  las más frágiles en cuanto a su sobrevivencia. Hay sociedades que no han sido toleradas por otras y estas a su vez son  también intolerables en la medida que son mayoría ante otros   grupos.

A diferencia de otras épocas, estos tiempos cada vez nos señalan más claramente que la diversidad de espíritu no contradice la capacidad de vivir armónicamente y en paz. Precisamente forzar las conciencias hacia un pensamiento ideal provoca en el tiempo la inconsciencia social y la generación de  traumas. Reconocerse en la  diferencia es una garantía  para la  coexistencia. Es por ello que la base de sustentación de la tolerancia no puede soportarse sólo en  la evolución de las  conciencias, sino  en las leyes, el ordenamiento jurídico.

En el caso de nuestra Constitución, desde el preámbulo resalta el carácter tolerante de los principios que  deben regir nuestra coexistencia cuando señala como un fin de la República   establecer una sociedad democrática… multiétnica y multicultural. La búsqueda de estos fines no se pueden alcanzar si no existe un proyecto de sociedad tolerante. El artículo dos establece la pluralidad  política,  la cual es inalcanzable cuando una sociedad no es tolerante. Cuando en el artículo tres nos demanda la defensa y el desarrollo de la persona y el respeto de su dignidad, una vez más nos da un mandato hacia la tolerancia.




Más artículos de esta firma

|
compartir
|
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
Síguenos desde:
clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
clasificados.eluniversal.com Estampas