|
compartir
|
La defensa del mercado hoy

La crisis que vive el Capitalismo, más que a la Economía, atañe a la concepción del individuo

EMETERIO GÓMEZ |  EL UNIVERSAL
domingo 19 de octubre de 2008  12:00 AM

La devastadora crisis financiera que vive el Capitalismo le está dando -y le va a seguir dando- oxígeno a Chávez. ¿Cómo será de demoledor el impacto que en las mentes humildes genere el descubrir que la economía de Estados Unidos se está derrumbando? ¿Cuánto se estará reforzando con ello la decaída credibilidad de Chacumbele?

No hay que forzar mucho la imaginación para prefigurar el banquete que se va a dar Huguito con la descomunal estafa que el sistema financiero gringo le ha hecho a su propia gente. Ladrones masivos, cuya hazaña fue pre-anunciada por el saqueo que hace unos años consumaron los altos ejecutivos de Enron, Worldcom, Parmalat, etc. ¡Tipos muy decentes todos!

Ante a la andanada de críticas que se nos viene encima, los defensores del Mercado no podemos seguir aferrados al anacrónico argumento de la Mano Invisible. No podemos seguir atados a esa noción según la cual basta con que cada quien ejerza su egoísmo individual, para que todo funcione de la mejor manera posible. Esta idea tuvo una gran fuerza en el siglo XVIII; se debilitó en el XIX, con el surgimiento de los monopolios y oligopolios ¡¡y se desplomó en el XX con la Gran Depresión!! Seguir apelando a ella en el siglo XXI es sencillamente ingenuo.

Los liberales tenemos que hacer un gran esfuerzo para intuir que la crisis que vive nuestra ideología -no tan grave como la demolición del marxismo- no se origina en el plano de la economía; no se debe, en lo esencial, a que el crecimiento desaforado del tamaño ¡¡y, sobre todo, del poder!! de las empresas liquide la añorada competencia perfecta, aquella visión idílica de las firmas precio-aceptantes (price-takers) a las que el mercado les imponía todo: la ganancia, los costos y hasta la calidad. Por mucho que los grandes monopolios, oligopolios y transnacionales hayan triturado a la Mano Invisible del Mercado, ¡¡no es esa la razón más profunda de la crisis que vive el Liberalismo!!

La causa más honda de esa crisis no reside en la Economía sino en la Filosofía, es decir, en los fundamentos o cimientos penúltimos de la Cultura Occidental. Ruego que no se tome lo que sigue como una pedantería, sino como un deseo sincero de contribuir a la defensa del Mercado y de la Libertad Individual; no quiero para nada alardear& pero es necesario decirlo: ¡¡la defensa del Mercado hay que montarla no sólo en el terreno económico, sino esencialmente en el filosófico!! Porque la crisis que vive el Capitalismo, más que a la Economía, atañe a la concepción del individuo -esto es, a la concepción filosófica del Individuo-, de la cual depende, por supuesto, la visión que se tenga de la Libertad Individual y, en última instancia, del Mercado.

El bacalao que en ese sentido llevamos a cuestas los liberales es muy pesado: se trata, nada más y nada menos, que de la quiebra radical de la Filosofía Moderna -la que tuvo como figura central a Kant- ¡¡la que pretendió darle fundamentos a la Libertad Individual!! En otras palabras: quien intente hoy defender al Capitalismo -única salida ante al fracaso del Comunismo- debe estar al tanto de que los esfuerzos hechos en los siglos XVII y XVIII para fundar la Libertad Individual ¡¡fracasaran rotundamente!! Razón por la cual la Modernidad terminó en el totalitarismo de Hegel y, más aún, en el de Marx. Dicho de otro modo, a quien siga creyendo hoy lo que el siglo XVIII creyó y lo que fue el basamento esencial del liberalismo clásico: que la ética es un asunto individual -como nos dijo en estos días un querido correligionario- va a resultarle muy difícil defender al Mercado.

emeteriog@cantv.net

 



Más artículos de esta firma

|
compartir
|
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
Síguenos desde:
clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
clasificados.eluniversal.com Estampas