|
compartir
|
Sobrino de Durán contradice testimonio de Guido Antonini

Telpuk reiteró que el FBI la interrogó durante dos horas al llegar a Miami

La ex agente argentina que encontró los 800 mil dólares atendió el llamado de la defensa de Durán y declaró ayer en el juicio (EFE)
NOELIA SASTRE |  ESPECIAL PARA EL UNIVERSAL
sábado 4 de octubre de 2008  12:00 AM

Miami.- "Antonini pagó la cuenta en el restaurante del hotel. Sacó de su cartera billetes de 100 dólares. Dijo que eran de la maleta confiscada en Buenos Aires y que también le había dado dinero a Daniel Uzcátegui". Con esa declaración se despachó ayer el primer testigo de la defensa, Pedro Durán Fernandes, sobrino del acusado Franklin Durán e hijo de Pedro. Este chico de 14 años, que estudia octavo grado, contradijo el testimonio de Antonini, que la semana pasada aseguró ante el jurado que fue Daniel Uzcátegui quien metió el dinero en su maletín, que eran 3.000 dólares en billetes de 50 y que se los entregó "intactos" al FBI.

Pedro Durán, junior, voló a Miami procedente de Caracas junto a su madre y una amiga de ésta para testificar en el juicio.

El adolescente también viajó a Florida con su padre y su tío el verano pasado. La noche del 10 de agosto de 2007, los acompañó a hablar con Antonini durante "más de tres horas" en el restaurante italiano del lobby del hotel Four Seasons en West Palm Beach. Era la primera vez que se veían tras el decomiso de los 800.000 dólares en Buenos Aires, seis días antes. Allí, en ese hotel, se había refugiado el "Gordo" del acoso de la prensa.

¿Antonini le pidió algo a su tío y a su padre durante la reunión?, preguntó la abogada de Durán, María Shohat. "Sí, sí, les pidió ayuda bastantes veces y también un millón de dólares para su familia".

Pasaban 30 minutos de la medianoche en la madrugada del 10 al 11 de agosto de 2007 cuando los tres Durán llegaron al Four Seasons. El chico declaró que Antonini se comportó de forma "desesperada".

¿Llevaba su tío algún documento? "Sí, un cuaderno de hojas blancas y recortes de prensa sobre el escándalo que Antonini leyó". ¿Qué hacía su tío mientras tanto? "Escribía lo que le contaba Antonini. Mi padre sólo escuchaba".

Cuando le tocó el turno al fiscal Thomas Mulvihill, le preguntó al chico si ha visto las credenciales de la Disip en su casa, a nombre de su padre. "Sí", apuntó Pedro Durán, junior.

El adolescente señaló: "Mi papá me ha contado lo que sabe, pero quiero decir que lo que yo digo es mi palabra".

Respuesta "automática" La defensa llamó también a María del Luján Telpuk, la agente argentina de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) que encontró la famosa maleta con el dinero.

"Antonini me respondió de forma automática: 'sí', cuando le pregunté si la maleta era suya", comentó Telpuk. Y declaró que a su llegada a Miami el domingo la sacaron de la cola de inmigración y la llevaron a una oficina donde tres agentes del FBI la interrogaron sobre este caso durante dos horas.

¿Le informaron que tenía derecho a no contestar a sus preguntas?, cuestionó el abogado Edward Shohat. "No", contestó Telpuk. ¿Le dijeron que podía retirarse cuando quisiera? "No", repitió la ex policía. "Yo viajé con un amigo, Víctor Touriño. Pero en ese momento nos separaron".

Preguntado por este supuesto interrogatorio irregular, el agente del FBI que lleva el caso, Lawrence Lynn, se limitó a decir a los medios: "No tomen decisiones precipitadas por lo que han escuchado hoy. Esperen a la semana que viene".

Telpuk, que ya ha declarado cuatro veces en su país, tuvo la confirmación definitiva de que debía venir a Miami (su estancia la paga el despacho de Shohat) tres días antes de volar desde Buenos Aires. Hoy en día Telpuk trabaja en una empresa de aviación privada, Jet Handling.

La ex policía explicó que el vuelo de Caracas debía llegar a medianoche, pero arribó a las 2,45 de la madrugada. "Solicité al piloto la presencia del dueño de la penúltima maleta que pasé por el escáner. Una maleta mediana que me llamó la atención porque veía como seis libros", dijo Telpuk.

¿Había alguna otra maleta que fuera tres o cuatro veces más grande?, preguntó el abogado: "No". ¿Alguna vez ha decomisado esa cantidad de dinero? "Sí, tres millones de euros que venían en varias piezas".

Con esas preguntas se intentaba descartar así la hipótesis de que pasó otra maleta con 4,2 millones de dólares.

Libros y papelitos "Antonini estaba en la sala de espera con Daniel Uzcátegui. No había más pasajeros. Se acercó, me preguntó: ¿qué pasa? Le pregunté si era suya, me contestó que sí, que traía libros y papelitos", apuntó Telpuk.

La ex agente continuó el relató: "La abrió y pude observar que estaba repleta de dólares. Sólo había eso: dólares. Él me dijo que unos 60.000". También indicó que tuvo que pedirle dos veces a Antonini que la abriera. "Se puso nervioso; me miraba fijamente y sospeché que algo pasaba. Daniel hizo una llamada de teléfono".

¿Pareció sorprendido Antonini cuando vio el dinero? "Sí". Eran las 8,30 am cuando llamaron a Telpuk para firmar el acta. "Ahí me enteré de que en la maleta había casi 800.000 dólares", manifestó Telpuk en el interrogatorio.

|
compartir
|
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
Síguenos desde:
clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
clasificados.eluniversal.com Estampas