|
compartir
|
Colegio Fray Luis de León celebra 50 años de Amadeo

El "hermano" estará presente en el reencuentro del próximo 13 de julio

ALFREDO YÁNEZ MONDRAGÓN |  DIARIO
domingo 22 de junio de 2008  12:00 AM

ALFREDO YÁNEZ MONDRAGÓN

EL UNIVERSAL

Llegó en barco, una tarde de octubre de 1957, procedente de su España natal. El calor lo impresionó tanto que se preguntó "Cómo pueden vivir aquí", sin darse cuenta de que este clima sería suyo, al menos, en las siguientes cinco décadas.

Amadeo Cuesta, uno de los "hermanos" de la congregación de los Agustinos Recoletos fue destinado por sus superiores al Colegio Fray Luis de León, de Caracas, ubicado en la avenida Fuerzas Armadas. Desde aquella vez, ha visto a sus compañeros frailes y sacerdotes cambiar de residencia y responsabilidades, pero él siempre permaneció allí entre las esquinas de Cristo e Isleño, atendiendo "los cuidados de los niños en el autobús escolar, el fútbol, la administración y las labores de mantenimiento", recuerda en orden cronológico el hombre bajito y de voz característica -como si sufriera afecciones respiratorias- que ha visto pasar a 50 promociones de estudiantes del céntrico colegio agustiniano.

"Me han hecho muchos homenajes, que no merezco", señala el hermano Amadeo, casi sin darse cuenta de que su presencia es referencia obligada para quienes se han relacionado con esta institución.

"Desde muy niño supe que mi vocación era la de servir. No quería ser sacerdote, sino hermano", evoca sentado en una de las oficinas del colegio, que conoce como la palma de su mano.

Tras la insistencia del hermano Dionisio y habiendo desistido, a los 11 años de edad, de un primer intento vocacional con los Trinitarios, Amadeo llegó al convento de San Millán, en el que inició su formación como religioso. Allí estuvo desde 1949 hasta el año 57, cuando fue enviado a Venezuela.

En su estancia en Caracas han pasado infinidad de situaciones. Las travesuras no las recuerda, salvo alguna explosión en los baños por "pruebas químicas" de los estudiantes, a quienes "siempre he atendido con cariño y aprecio", recalca.

"De los primeros años uno recuerda algunos alumnos, como a los hermanos Santor y a Iatas; pero de los tiempos recientes, no me sé ni los nombres", señala.

Sin embargo, Amadeo Cuesta, el hermano Amadeo, quisiera verlos a todos en el próximo reencuentro de ex alumnos y egresados del colegio que se efectuará en la sede de la institución el domingo 13 de julio, desde las 9:30 de la mañana.

"Es una iniciativa interesante, que ojalá dé frutos, no sólo para los que alguna vez estudiaron aquí y tienen tiempo que no ven a sus compañeros, sino también para el colegio y los actuales alumnos, para que vean quienes han pasado por estas aulas y aún guardan bonitos recuerdos"

La de este año, será la 50 promoción de bachilleres del colegio Fray Luis de León, que tiene 65 años funcionando, no llevará el nombre de Amadeo porque "nunca me ha gustado. Me lo han propuesto, pero prefiero que reconozcan a otros". Esa es la humildad, de quien se acostumbró al calor de este país.

|
compartir
|
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
Síguenos desde:
clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
clasificados.eluniversal.com Estampas