Caracas, domingo 01 de junio, 2008
Sucesos


Muerte del azote de La Silsa genera una cadena de crímenes

El Cicpc ultimó al "Cancho", acusado de cometer al menos 30 homicidios

GUSTAVO RODRÍGUEZ
EL UNIVERSAL

Los familiares del vendedor de frutas Javier Jesús Linares Moreno acusaron a la policía de haber roto el equilibrio que existía en la barriada, tras ultimar en un presunto enfrentamiento al antisocial más buscado en el oeste de la capital.

A las diez de la mañana del viernes funcionarios de la Subdelegación Oeste y de la Brigada de Acciones Especiales dieron muerte a Yorman Hugo Linares, apodado "el Cancho", a quien se le señalaba de haber cometido al menos 30 homicidios en La Silsa, Propatria y Casalta, entre otros.

En la madrugada del sábado llegaron al Tercer Plan los más cercanos rivales de "el Cancho" para apoderarse de la zona y diezmar a los integrantes de la acéfala organización criminal. Los vecinos afirman haber visto a una escuadra perteneciente a la banda de La Morán, la cual estaba comandada por "Roy", "Chapista" y "el Pelón". Se toparon con un vendedor de frutas y lo acribillaron.

"Mi sobrino Cancho no era un angelito. Mataba a ratas como él y robaba para darle a la gente pobre. Gracias a él vivíamos en paz, porque aquí la policía nunca viene", dijo una de sus tías, que no quiso identificarse.

En el callejón del Tercer Plan de La Silsa se encontraban los familiares de Linares Moreno. Despotricaban de las autoridades. "Él tenía 19 años. Trabajaba como pichachero en la calle vendiendo frutas. Dejó huérfano a un hijo de dos años y su esposa está embarazada", refirió uno de los parientes, mientras esperaba que llegara la policía para que levantara el cadáver.

En algunos sectores de La Silsa consideraban al "Cancho" como un Robin Hood, aunque los detectives lo consideraban como uno de los delincuentes más sanguinarios de todo el oeste de la capital. Oficialmente tenía tres solicitudes por homicidio, dos por drogas y otra por violación. En doce ocasiones fue detenido, pero lograba salir en libertad con suma facilidad.