Caracas, jueves 10 de abril, 2008
Sucesos


Investigan banda parapolicial por crimen del jefe de Polisir

División élite investigará homicidio que conmocionó a El Tigre

GUSTAVO RODRÍGUEZ

EL UNIVERSAL

Las primeras pesquisas relacionadas con el crimen del director de la Policía del Municipio Simón Rodríguez del estado Anzoátegui, comisario José Jesús Acosta Millán, quien resultara acribillado la mañana del pasado martes, conducen a los investigadores a desempolvar otros expedientes, cuyo modus operandi es casi idéntico.

Los funcionarios de la División contra Homicidios enviados desde Caracas a la población de El Tigre recordaron que el pasado 21 de septiembre fue asesinado en similares circunstancias el inspector Víctor Palmar.

El investigador fue acribillado a tiros cuando se desplazaba en su vehículo Fiat por la avenida intercomunal El Tigre-El Tigrito. Los criminales que lo interceptaron tripulaban una camioneta Chevrolet, modelo Blazer. Bajaron las ventanas del auto y accionaron en ráfaga un fusil AR-15. Similar escena se repitió en la misma avenida intercomunal el pasado martes, pero con un agraviado diferente.

Las investigaciones realizadas a finales del pasado año relacionadas con el funcionario del Cicpc permitieron ubicar una banda "parapolicial" que perpetró innumerables asaltos, incluyendo camiones blindados y a quienes se les sindica de cometer unos doce asesinatos.

A quienes los adversaban terminaban siendo ultimados con fusiles AR-15.

En esa ocasión fue detenido Damneph Enrique Guzmán, efectivo de la Policía del Municipio Simón Rodríguez, en El Tigre; y el subinspector Andrés Peralta Moroy, adscrito a la policía estatal. Joel Toledo, jefe de la Brigada Motorizada de El Tigre, se encuentra en fuga y es considerado el cerebro del grupo. Al Juzgado Primero de Control de Anzoátegui le fueron expedidas ordenes de aprehensión para cuatro funcionarios de la policía científica de la población de El Tigre por su presunta participación en una cadena de homicidios y asaltos.

Se estableció así que una banda conformada por miembros del hampa común y policías activos había ordenado la ejecución de Palmar, quien se desempeñaba como jefe de la Brigada contra Homicidios de El Tigre. Una pesquisa documental y el análisis de llamadas telefónicas amenazantes que recibió el infortunado funcionario permitieron desarticular parcialmente a la organización criminal. En la región oriental se les conoció luego como "Los Sanguinarios" debido a la saña que demostraban en cada uno de los crímenes cometidos.

Trascendió que el director de Polisir fue acribillado con un fusil AR-15. Los tripulantes de una camioneta Hyundai, modelo Tucson, de color azul, huyeron y posteriormente le prendieron fuego al vehículo.

Acosta Millán salía de su vivienda ubicada en el Conjunto Residencial Rahme, en la avenida Intercomunal del Sur de la entidad y se dirigía a la sede de Polisir, situada en la avenida España. A un lado del cadáver quedó tirada la motocicleta que tripulaba. Los pobladores de El Tigre protestaron.

Barajan hipótesis

El alcalde de El Tigre, Ernesto Paraqueima, dijo que no cesará de luchar contra la inseguridad. Trascendió que se ordenó una recompensa de 150 mil bolívares fuertes para la persona que "entregue" a los homicidas.

Por ahora se manejan tres hipótesis que podrían ser descartadas: el comisario Jesús Acosta Millán fue ultimado en venganza por la detención de un sujeto, que luego fue decapitado en la cárcel; otra refiere que se debe al pago de recompensas, y una última le endosa la muerte a "Roberto el Sicario".