|
compartir
|
| Entrevista // Carlos Noguera, presidente de la Editorial Estatal
"No abrigo odios de ninguna naturaleza"

"Cadenas y Montejo se negaron a ser publicados por nosotros. Yo los sigo leyendo y considerando amigos"

Carlos Noguera no le tiene título a su nueva novela, que se ubica en los acontecimientos políticos venezolanos de los últimos cuatro años (Gil Montaño)
Contenido relacionado
ANA MARÍA HERNÁNDEZ G. |  DIARIO
lunes 7 de abril de 2008  12:00 AM

ANA MARÍA HERNÁNDEZ G.

EL UNIVERSAL

Cuarenta años cumple mañana Monte Ávila Editores Latinoamericana. Carlos Noguera, su actual presidente, profundiza en algunos temas, en especial el giro hacia la izquierda que ha acusado el sello. Por otra parte, su actividad escritural y como editor no para, y promete para este año una nueva novela.

-¿Esa novela trata del mundo editorial?

-No. Eso lo quisiera dejar para mis memorias, en la medida de lo posible. Quisiera comentar una nota de Tal Cual (publicada el jueves 3 de abril), firmada por Simón Boccanegra -yo creo que es Teodoro Petkoff-, y titulada Monte Ávila veta a Rafael Cadenas. Allí dice que él oyó a un profesor que le dijo que los muchachos estaban fotocopiando la antología de Monte Ávila de Cadenas, porque el sello, con su nueva política editorial, había vetado y no quería ya publicar más a Rafael Cadenas.

-¿Eso es verdad?

-Por supuesto que no, eso es absolutamente falso. Cadenas mismo estaba asombrado. Es que la situación es justamente la contraria. Inicialmente nosotros teníamos toda la voluntad y el deseo de reeditar su antología. Sí había la voluntad, pero el poeta se opuso: "Ahorita no quiero publicar en Monte Ávila, no es nada personal, hay amistad". Lo mismo ocurrió con Eugenio Montejo. Para Montejo hablé con Arturo Gutiérrez, me dijo: "Redacté un prólogo de 50 páginas, hice la selección", y el poeta se negó. Los dos poetas se negaron, pero la invitación a publicar con Monte Ávila sigue abierta. Te repito, yo no tengo resquemor y no abrigo odios de ninguna naturaleza. Los sigo leyendo y los sigo considerando amigos, más allá de las diferencias políticas.

-Por ustedes, no hay exclusión...

-Yo te puedo dar una larga lista de autores que no son chavistas e incluso son de oposición o que han manifestado su posición en contra; cosa contra la cual no tengo nada porque soy un demócrata. Puedes pasearte por el catálogo de Monte Ávila y ver a las personas. Nosotros publicamos autores de toda naturaleza. Acaba de haber un incidente y vale la pena mencionarlo con un libro de Víctor Bravo. Le acabamos de publicar 35 mil ejemplares en la Biblioteca Básica, con un prólogo de un gran amigo nuestro, Carlos Pacheco, con el cual hubo un desafortunado problemita, un errorcito, los diablos de taller, y paré la distribución de inmediato. Se le atribuye el prólogo, que es de Pacheco, a Jorge Luis Borges. Borges sólo era el autor de un epígrafe que se había utilizado. Con Víctor, que es editor, no hubo ningún problema. Me escribió Carlos, quien es amigo, le expliqué que aquí hay una persona que se responsabilizó directamente de ese error. Pero él había pensado que había sido una suerte de conspiración y que alguien había metido la mano, y no hubo manera de convencerlo, a él, que es una persona sensata. ¿Hasta dónde llegan las tensiones políticas? Le escribí y traté de convencerlo. Todavía sigue pensando que una mano negra alteró el texto.

-Es muy tenso todo...

-Por momentos, y lo asombroso es que ocurre con amigos; porque si fueran enemigos o adversarios me lo explicaría. Aunque te digo, yo no cobijo odios. Yo me puedo equivocar, reconozco mis errores, pero no me interesa desgastarme en eso. Me metí en esto, por supuesto, acepté echarme al hombro esta responsabilidad.

-¿Se arrepiente?

-No. No tengo nada de qué arrepentirme ni de qué avergonzarme.

-¿Quién le va a publicar su novela?

-Yo no me puedo editar aquí, me lo prohíben los estatutos, porque no puedo celebrar contratos conmigo mismo. Monte Ávila ha sido la editorial que tradicionalmente me ha editado. Entrando yo aquí, pero habiendo sido tramitada su publicación por quien me precedió, que es Sael Ibáñez, se editó La flor escrita. Despues de ese libro, estando acá, puse a circular Los cristales de la noche, y me la publicó Alfaguara. Y con esta nueva tendré que hacer lo mismo.

-¿Tiene contratos con Alfaguara?

-No. El contrato fue solamente con ese libro.

-¿Sometería esa novela a concurso?

-Mira, esa novela es muy política. Y quizás no lo es tanto, pero están muy próximos los hechos, que justamente han despertado esas tensiones a las cuales nos hemos referido, aunque no soy maniqueísta. Aquí no tengo dónde concursar, y afuera, una novela como ésta, con la atmósfera que hay, no le apostaría un centavo, por razones estrictamente políticas. No creo que tuviese ninguna posibilidad de ser considerada. Yo tengo una posición política, estoy militando en esto (izquierda) desde el 16 de junio de 1961. Dudo que las grandes editoriales, con los estándares que tienen, la premien. No digo que sea imposible. He leído novelas muy interesantes premiadas últimamente, y no te hablo de los 60 y 70, cuando se apoyaba a la izquierda, pero eso es del pasado. Ahora la situación es totalmente distinta. Todo el mundo está editando cosas en contra del proceso, fuera del sector público, y por todas partes hay una grandísima campaña en contra de este proceso de cambio.

-Monte Ávila ha publicado mucho recientemente pensamiento de izquierda...

-Es una vieja deuda, lo dije una vez.

-¿Qué está haciendo la editorial para promover ese tipo de lectura?

-Hay un señor que se llama Michael Lebowitz, politólogo, ensayista, aquí le editamos un libro que ha sido de un éxito arrollador: El socialismo no cae del cielo. Tú no puedes esperar que el Estado te dé todo, que te caigan las cosas del cielo. Este libro lo han comprado en todas partes, lo discuten en todas partes, y yo mismo fui invitado a San Cristóbal. Y eso ha ocurrido con otros libros, como el de Martha Harnecker. Han sido libros muy útiles.

-¿Mileniolibre está sólo dedicada al pensamiento de izquierda?

-La palabra lo dice, de izquierda en un sentido amplio, autores de espíritu crítico, para alimentar la discusión que estamos teniendo.

-¿Se recomiendan los libros de esta colección en cátedras universitarias?

-Por lo que he oído sí. Estos y otros. Acabamos de recibir un pedido de un posgrado en la Universidad Central; pero eso es constante. Recibimos pedidos de todo tipo de instituciones. Yo creo que estos libros, siendo como son libros pensados para la discusión, están siendo utilizados por las universidades sobre todo en los núcleos más politizados. La discusión estudiantil que estaba un poco dormida y creo que se ha despertado últimamente; estos libros contribuyen a que ese debate pueda ser más fructífero.

-¿Monte Ávila tiene editados los clásicos de derecha como para abrir la discusión?

-Los clásicos de derecha, de alguna manera los encuentras por allí, pero no al Manifiesto Comunista, en ninguna librería. Yo tengo 130, 136 títulos al año de los cuales 30 o 40% son reimpresiones que usan en los liceos, en las escuelas. 60% del presupuesto debe destinarse a las ediciones nuevas.

-¿Cómo siguen el norte de lo que se va a publicar? ¿Tienen estudios de lectoría?

-Esa es una de las grandes carencias u omisiones; es más bien intuitiva la cosa. La propia Cámara Venezolana del Libro lo entiende como un problema, no hay un estudio serio, pero hay el interés, de parte del Ministerio (del Poder Popular para la Cultura) de que esa omisión no siga.

-¿Qué rol va a jugar Monte Ávila Editores en la reforma curricular?

-No lo sabemos. Probablemente haya la posibilidad de ediciones masivas, yo lo pensaría si me lo consultaran; pero no hay nada concreto, salvo las contribuciones con las colecciones clásicas, que ya están contribuyendo con la lectura y discusión de estas cosas en el currículo actual. No son libros de texto sino libros escolares.

|
compartir
|
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
clasificados.eluniversal.com Estampas