|
compartir
|
| Economía urbana
Productos lácteos se encarecen ante ausencia de otras proteínas

Comerciantes señalan que los quesos se han encarecido cerca de 50% en dos meses

Los quesos duro, semiduro y pasteurizado no se consiguen con regularidad desde que están regulados Cheo Pacheco/Archivo
ANGIE CONTRERAS C. |  DIARIO
lunes 21 de enero de 2008  12:00 AM

ANGIE CONTRERAS C.

EL UNIVERSAL

La ausencia y el encarecimiento que registran las proteínas animales como pollo, carne y leche, no deja muchas opciones a los consumidores para sustituir estos alimentos y suplir los valores nutricionales que estos aportan al organismo.

Las alternativas que ofrecen el mercado para suplir estas proteínas animales no resultan muy económicas y, en algunos casos, no se consiguen con mucha facilidad.

Tal es el caso de los lácteos. Ante la escasez que registra la leche en el mercado venezolano, los especialistas recomiendan ingerir mayores cantidades de queso, alimento que aporta igual número de calcio al organismo que un vaso de leche.

No obstante, los quesos han quedado fuera del alcance de muchos consumidores, pues se han encarecido significativamente durante el último año.

Los comerciantes de quesos que hacen vida en los mercados municipales y charcuterías señalaron que los quesos se han elevado en casi 50%, en los últimos dos meses.

En el caso de los quesos blancos, guayanés, telita y palmito figuran como unos de los más económicos del mercado, los cuales se cotizan en BsF 17, BsF 18 y BsF 11,91, respectivamente. Para finales del año pasado, estas variedades se vendían entre BsF 14 y BsF 16.

En la categoría media se ubica el queso munster, el cual, por ejemplo, pasó de costar BsF 36 a BsF 48 en dos meses.

También los consumidores observan alzas en el precio del queso tipo americano el cual se cotizaba en BsF 29 y ahora se vende en BsF 36 por kilo.

Un incremento similar registró el precio del queso tipo mozzarella que pasó de BsF 29 a BsF 39.

Otras variedades que se expenden a nuevo precio son el tipo holandés a BsF 36 y palmizulia a BsF 33, por kilogramo.

En el caso de los quesos más costosos del mercado figuran el emental, el parmesano, el pecorino, el queso azul y manchego, los cuales oscilan entre BsF 49,50 y BsF 58.

La oferta de quesos cuyos precios están regulados se encuentra bastante reducida en el mercado, pues desde hace meses no se consiguen queso blanco duro, semiduro o pasteurizado empacado al vacío, cuyos precios deben oscilar entre BsF 11,94 y BsF 14,89, según la Gaceta Oficial.

Versiones similares a los quesos controlados se consiguen pero con otros nombres y fuera de regulación, sobre todo en los pasteurizados, los cuales se ofrecen como tipo premium o light, por encima de los BsF 24.

Los comerciantes señalan que los consumidores se inclinan por los quesos más baratos, lo que ha mermado la venta de otros no tan económicos como el queso amarillo tipo munster y el americano.

Por su parte, los consumidores manifiestan que por los altos precios sólo compran entre un cuarto y medio kilo de queso, para la semana.

Bajan inventarios Otro producto derivado de la leche que los nutricionistas recomiendan consumir , es el yogur.

Pero este alimento, que es altamente nutritivo, también se ha encarecido en los últimos días. Los comerciantes señalan que este año el yogur líquido de medio litro, que costaba en diciembre BsF 2,70 ahora cuesta BsF 3, mientras que la presentación de un litro que se comercializaba en BsF 4,5 alcanza los BsF 6,5.

En cuanto al yogur firme, estos también subieron de precio, por lo menos BsF 0,30 (Bs 300).

Pero no sólo los precios inciden en el consumo de este producto. Ante la escasez de leche que persiste en el país, la variedad de yogur se ha ido reduciendo paulatinamente.

Supermercados y panaderías evidencia una disminución en el suministro de estos productos. Los comerciantes atribuyen esta merma a las fallas de abastecimiento de la leche.

Círculo vicioso Ante la falta de leche los especialistas recomiendan consumir carne de res, pollo o huevos, productos que tampoco tienen una presencia regular en el mercado. Queda entonces como alternativa entre las proteínas animales el pescado, el jamón o el pavo, pero sus precios no están al alcance de todos los bolsillos.

En el caso del pescado, un kilo de atún fresco se vende por BsF 26, y un kilo de salmón por BsF 46.

Para comprar un kilo de jamón de pierna se necesitan entre BsF 32 y BsF 37. En el caso del jamón de pavo sus precios son todavía más elevados. En dos meses, el kilo de pechuga de pavo paso de cotizarse en las charcuterías de BsF 32 a BsF 46.

Mientras se estabiliza la oferta de leche en el mercado los consumidores deben seguir pagando altos precios para compensar la ingesta de proteína animal.

|
compartir
|
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
Síguenos desde:
clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
clasificados.eluniversal.com Estampas