|
compartir
|
La santería mueve los mercados

70% de los animales vivos que venden en las distribuidoras son usados en rituales

Algunos locales llegan a ofrecer un servicio de "delivery" para aquellos que tienen una urgencia del más allá en horario no comercial (Eduardo Fuentes)
Contenido relacionado
PAULIMAR RODRÍGUEZ |  DIARIO
domingo 20 de enero de 2008  12:00 AM

PAULIMAR RODRÍGUEZ

EL UNIVERSAL

Juan Pereira vende artículos y comida para mascotas. También distribuye animales vivos para el consumo humano. Desde hace diez años los patos, las gallinas, los pollos, los chivos y los guineos conviven en la platabanda de su distribuidora Pro- Avícola, que está ubicada en la caótica calle Argentina de Catia. Allí, entran y salen los plumíferos que llegan de Maracay, Barquisimeto y Los Teques.

Semanalmente puede vender cinco chivos, entre 80 y 120 pollos y la misma cantidad de gallinas. Después, en una semana, vuelve a llegar otro lote. Todos son alimentados con maíz, agua y vitaminas. Pereira vende su mercancía al vecino que quiere hacer un sancocho, criar a un chivo y también a quien utiliza el animal para hacer rituales de santería. Esta actividad ocupa 70% de sus ventas semanales.

Juan Pereira es sólo uno de los distribuidores avícolas que se encarga de comerciar "animales para rituales". Catia y el mercado de Quinta Crespo son las dos opciones más fuertes en la ciudad para los santeros que buscan comprar estos animales vivos.

Incluso, hay quienes publicitan sus comercios a través de revistas como Los Orichas. "Les da la bienvenida a sus instalaciones en donde encontrará a los mejores precios del mercado los animales para ceremonias como chivos, gallinas y pollos", señala uno de las anuncios.

También, hay ofertas más completas, como el de un local que ofrece sus servicios incluso en horario nocturno.

"Si tiene una emergencia y necesita animales de noche, se hace despacho previo pedido", así se promociona otra distribuidora en Catia.

"El negocio de la venta de animales para rituales creció hace un año. Antes se veía que algún santero compraba sus animales. Pero, definitivamente, no tanto como ahora. Yo trato de no meterme en eso. Simplemente vendo mis animales y no le pregunto a la gente qué uso les dará. Con un pollo todo cliente puede hacer una sopa o un ritual de santería", afirma Pereira.

Salvador Xiqués es un babalao cubano. Llegó a Venezuela en los 80 durante el gobierno de Carlos Andrés Pérez. Xiqués asegura que si los santeros abandonaran la compra de animales en Quinta Crespo y Catia las distribuidoras quebrarían, simplemente porque ellos son sus mayores clientes.

Pero también afirma que la santería se ha vuelto para muchos un negocio. "Los animales se les sacrifican a las deidades. Si ellas piden un animal para solucionar un problema, se hace el ritual. En Venezuela se han confundido los términos. Mucha gente bota al animal y eso está mal. Uno se lo come, tal cual como se come un pollo guisado, una sopa. Desde hace un par de años ha habido una proliferación de personas que desconocen la religión y la ejercen de forma errada. Matan a animales y no saben lo que están haciendo. Los babalaos creemos que hay un descontrol y un irrespeto. Además, el Gobierno le está dando entrada a mucho nigeriano", señala.

Sin embargo, en qué consta el ritual de sacrificio es un misterio que sólo conocen los practicantes de la santería.

Según la literatura de esta religión, hay tres tipos de sacrificios de animales. El primero es para limpiar de un mal o una maldición. Otro tipo es el que se realiza al orisha, para pedir su asistencia. El último consta de la ceremonia de iniciación en una de las órdenes de la santería.

Rafael Mata, santero, aclara que no en todos los rituales de santería es necesario hacer un sacrificio. "A través de los caracoles hacemos advertencias. Dependiendo del signo se determina una limpieza. Incluso, se puede realizar el ritual con un huevo, unos granos, hierbas. Somos mal vistos por los sacrificios de los animales. También, las personas que venden animales hacen un negocio, porque la ceremonia más importante de la santería requiere de una tanda de animales", explicó.

Por tu color te conoceré Los vendedores de animales afirman que en Quinta Crespo está el mayor mercado de santería de Caracas. Delante del pasillo en donde venden animales vivos, hay una fila de puestos en donde ofrecen también la indumentaria blanca típica de la santería. Hay para todos los gustos, tallas y tamaños. Guillermo Romero, vendedor de animales en Quinta Crespo, sólo sabe que le vende a un santero por las pulseras y los collares que lleva. Otros llegan portando la indumentaria teñida de blanco, típico de los que están en su año de iniciación en la santería.

"El vendedor es el vendedor. Y el santero es el santero. Yo lo que hago es vender mi mercancía. Todos son clientes", afirma Romero.

A Leonardo José Díaz, comerciante y distribuidor de animales, le llegan pedidos de hasta 3 millones de bolívares de parte de un solo cliente. "Me hacen listas con animales variados. Lo piden una semana antes. Por ejemplo, anotan 5 chivos, 10 gallos, 6 gallinas, dos palomas y tres pollitos".

Lewis Barrios, también santero, estaba en el mercado de Quinta Crespo comprando un lote de animales vivos para un ritual. Se trataba de una iniciación en la santería. "Vengo a Quinta Crespo porque es el mercado en donde se consiguen animales vivos. Hay facilidad para estacionarse y hay todo lo que necesitamos", comenta.

Pero la idea de que en la ciudad hay cada vez más personas que le rinden culto a la santería no es falsa. Incluso, hasta los que trabajan debajo de la cúpula de la Asamblea Nacional se hacen sus consultas.

"Todavía vivimos en un país donde hay libertad de culto. A la iglesia entra todo el mundo, los políticos también. Y a la santería entran políticos, comerciantes, y eso no tiene nada de malo", afirma Xiqués.

prodriguez@eluniversal.com

 

|
compartir
|
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
Síguenos desde:
clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
clasificados.eluniversal.com Estampas