|
compartir
|
| Entrevista Francisco Usón, ex ministro de finanzas
"Mi pecado fue ayudar a un compañero"

"Creo que la FAN asumió una posición el 2D. Le toca definir si se hizo por una motivación institucional"

Contenido relacionado
JOSEPH POLISZUK |  DIARIO
domingo 30 de diciembre de 2007  12:00 AM

JOSEPH POLISZUK

EL UNIVERSAL

Tras casi 31.500 horas de cautiverio, Francisco Usón deja claro que no es el mismo. Lo inspiran las lecturas sobre Winston Churchill y la gente que lo visitó en su celda, le preocupa el país y por eso desde ya advierte que luchará por él en el terreno que se lo pidan.

Fuera de los cuarteles, bien lejos del despacho que tenía cuando trabajaba cerca de Miraflores y libre de las mazmorras de Ramo Verde, abre en Caracas las puertas de su residencia para comentar -con pesebre y arbolito de Navidad incluido- la Venezuela que vislumbra para 2008.

No puede hablar sobre el caso que lo mantuvo preso tres años y seis meses, aún así tiene varias cosas que decir a una semana de volver a saborear la libertad.

Quien fuera ministro de Finanzas de Hugo Chávez reivindica el capitalismo y en medio de los vaivenes de la economía nacional alerta sobre un posible Caracazo. Así está este país para el general retirado, que al margen de la cárcel señala que guarda otra condena: haber puesto un granito de arena en la construcción del socialismo del siglo XXI.

-¿Cuándo cayó en desgracia con el Gobierno?

-No se puede hablar de caer en desgracia, yo renuncié al Ministerio de Finanzas el 11 de abril de 2002 y en 2003, al darme cuenta de que el Alto Mando Militar no estaba ejerciendo una posición con respecto a la falta de buenos modales del señor Acosta Carlez y las agresiones a las que fueron sometidas unas señoras en Valencia, hice una carta al Estado Mayor Conjunto reclamando en términos muy fuertes esa falta de posición y autoridad, lo que consideraron como ofensivo.

-En esa carta calificaba al Alto Mando como "bananero". ¿Ese juicio es valido cinco años después?

-Yo hice una comparación de los militares bananeros de los países de Centroamérica, donde, fundamentalmente, se usa ese término para hablar de un tipo de oficial incapaz de fijar posición ante las violaciones.

No voy a calificar de bananero a nadie. Eso es una pregunta un tanto complicada dada mi situación, pero creo que la sociedad ha evaluado que los actuales altos mandos están muy por debajo del estatus y del posicionamiento que tuvieron los de las peores épocas de la Cuarta República.

-¿Cuál es el problema fundamental de la Fuerza Armada Nacional en este momento?

Los militares no quieren asumir las posiciones que deben tomar ante los hechos que afectan al país como a un todo y a la organización en particular. Por otro lado, indiscutiblemente hay una pérdida de la imagen de la institución armada; la ciudadanía se da cuenta que no está actuando bien.

-Hay, sin embargo, versiones que aseguran que los militares hicieron cumplir la voluntad de los venezolanos el pasado 2 de diciembre.

-Sí, yo le doy buena credibilidad a esa versión.

-¿Usted cree que el presidente Hugo Chávez no quería aceptar los resultados electorales?

-No puedo decir eso pero creo que la Fuerza Armada Nacional asumió una posición ese día. Le toca a la organización definir si esa posición se hizo verdaderamente por una motivación institucional y no por motivaciones personales de alguien. Pero creo que la fuerza armada demostraron que todavía existen en su seno oficiales o profesionales institucionalistas.

-¿Cuál es el panorama que se presenta a partir del 2D?

-El 2 de diciembre, en mi opinión, es el inicio de algo que puede ser trascendental para la nación en términos de garantizarle a las generaciones futuras un país de justicia paz, libertad, democracia. Pero la sociedad venezolana no puede conformarse con ese triunfo.

-¿Y cómo queda el Gobierno entre todo eso?

-Creo que los procesos políticos en Venezuela, sobre todo de parte de la oposición, no son lo suficientemente contundentes como para que la sociedad en pleno vea una alternativa inmediata para sustituir al Gobierno.

A Chávez no hay que dejarlo gobernar, hay que obligarlo a hacerlo y si él es capaz, saldrá airoso de esta situación dentro de cinco años.

-¿Está seguro de que el Presidente entrega en el año 2013?

-Tiene que entregar.

-¿Seguro?

-No, yo no estoy seguro. Quien está seguro de eso es él. Tiene que hacerlo porque la Constitución dice que tiene que hacerlo.

-Es decir que la salida de Chávez es electoral y pacífica?

-Yo quisiera que fuese electoral y pacífica.

-Pero usted conoce el mundo militar, ¿cree que¿

-El problema es que el ambiente indica que probablemente no sea así.

-¿Y cuál es la salida entonces?

-Si no es pacífica es violenta.

-¿Pero cuando se refiere a salidas violentas habla de un golpe de Estado, un Caracazo o qué?

-En mi apreciación es un Caracazo.

-¿Cómo se pueden manifestar esos fenómenos?

-Tampoco es que tenga que haber un estallido social. Me explico: un fenómeno como el Caracazo no se produce en un laboratorio; eso fue producto de una situación de desasosiego y de violencia contenida y de rechazo a lo que estaba ocurriendo en el país.

Eso no se puede producir como una receta. No se trata de mezclar dos sustancias para producir una tercera, eso ocurre y como consecuencia de eso se puede presentar una salida política.

-¿Y los ingredientes de 2008 están listos para traernos una suerte de Caracazo?

-Sí.

-¿Y entonces qué hacemos? ¿Nos vamos a la casa tranquilos?

-Lo que hay que hacer es estar preparados para que cuando se genere la crisis, no entremos en caos. Tienen que haber unas estructuras que estén dispuestas a controlar el caos.

-¿Qué sucede?

Puede haber una crisis en la sociedad, lo que no puede ocurrir es que esa crisis desemboque en el caos. Tienen que crearse estructuras de control que impidan que la violencia se salga de las manos.

-¿Cómo ex ministro de Finanzas, cree que hay mecanismos económicos para evitar ese estallido?

-Es posible que ya sea demasiado tarde, hay que utilizar muy bien el presupuesto nacional. Si nos ponemos a ver, la deuda que se ha emitido en los últimos dos años a favor de Argentina y otros países llega fácilmente a unos 10 mil millones de dólares. ¿Por qué no destinaron esos recursos para el desarrollo de la infraestructura nacional, que a su vez es una de las mejores fuentes de trabajo?

-¿Cómo evalúa los nuevos actores que hay desde el 2D? El movimiento estudiantil por ejemplo.

-Yo veo a los estudiantes como un liderazgo grupal. Mientras ellos se mantengan descontaminados de las influencias políticas de un determinado partido, y eso es una opinión personal, seguirán con la vigencia que tienen. Sin embargo, hay unos que indiscutiblemente tienen aspiraciones políticas y su plataforma de proyección no puede ser el movimiento estudiantil. Lo primero que tienen que hacer ellos, si se lanzan a la arena política, es deslindarse del sistema estudiantil.

-¿Cómo vislumbra el papel de Marisabel Rodríguez, Ismael García y el general Raúl Isaías Baduel a raíz del 2D?

-Yo no me voy a referir a ellos en el plano personal, los voy a evaluar como algo genérico: la democracia tiene que estar fundamentada en verdaderos líderes y no en oportunistas del momento. Esa es mi opinión cuando yo evalúo a los oportunistas que en un momento determinado pudieron dar cosas muy buenas pero a fin de cuentas no las hicieron.

-Pero la oposición tiene que ser inclusiva si quiere construir una mayoría.

Perfecto, pero yo no puedo medirlos a ellos como modelos de conducta, ese es el problema. Los partidos políticos no pueden cambiar los actores de una telenovela sólo para solucionar los problemas de rating.

-¿Y quién encarna un modelo a seguir en Venezuela?

Por qué no hablamos del difunto cardenal Castillo Lara, mujeres profesionales como Patricia Poleo o María Corina Machado o algunos de los muchachos que están emergiendo, que son las caras del movimiento estudiantil.

-Lo cierto es que 10 minutos después de que Baduel hablase, el CNE dio los resultados electorales. ¿Qué lectura podemos darle a eso?

-Es difícil darle la lectura porque cualquier cosa que yo pueda decir es una mera especulación. Es cierto que Baduel tiene o, por lo menos tuvo, una influencia importante sobre los mandos de ciertos niveles de la organización militar aunque esa influencia en el momento que pasa a retiro comienza a disminuir. Pero si bien es verdad que lo que él dijo causó una buena impresión en la sociedad venezolana, eso no lo exime de las cosas que hizo dentro del seno de la Fuerzas Armada.

-Si es por eso, usted ayudó a construir el socialismo del siglo XXI.

-Sí es verdad. Yo ayudé. Yo de alguna manera tenía que ayudar a un compañero de casi 30 años de servicio a tener una buena gestión, pero nunca lo hice con el propósito de instaurar el socialismo del siglo XXI y mucho menos un gobierno autoritario.

A fin de cuentas yo estoy pagando mi karma, yo estoy pagando mi pecado. Días después de caer preso, un monseñor amigo de muchos años me dijo: "Francisco, tu tienes que tomar este encarcelamiento como una penitencia y un proceso de purificación, porque tu trabajaste para el maligno y por haber trabajado para el maligno tienes que pagar tus pecados".

-Y quién es el maligno

-No sé, él me habló del maligno, yo lo repito aquí pero no se quién es el maligno.

-¿Usted cree en el socialismo?

-No creo en el socialismo.

-¿Y en el capitalismo?

-Creo en un capitalismo que no deje sin oportunidad de desarrollarse a las personas que en un momento determinado no tienen posibilidad inmediata de surgir. O sea hay que echarle una mano a esas personas que no están en capacidad de ir al ritmo que va el resto de la sociedad.

-Hasta la gente que adversa a Chávez se cuida de hablar del capitalismo, ¿por qué usted no?

-Yo sí me atrevo a hablar bien del capitalismo, yo sí. Eso no quiere decir que el capitalismo es perfecto, no lo es. Pero puede ser perfeccionable. El capitalismo permite que cada ser humano se desarrolle en función de sus propias capacidades y eso lo hace libre.

-¿Hugo Chávez tenía un ministro de finanzas capitalista en un gobierno socialista?

-Bueno si lo miran de ese lado y yo soy esa honrosa excepción, en lo absoluto me preocupa que me califiquen así.

-¿Y cómo lo ve usted?

-Yo ejercí el Ministerio de Finanzas como percibía que debían hacerse las cosas. En una oportunidad le dije (a Chávez): "Mire yo tengo mi gabinete de sombra y ese gabinete de sombra está integrado por personas que usted llama escuálidos, ¿por qué? Porque esos escuálidos son los que saben hacer la economía de los países.

-¿Los militares activos deben asumir cargos en el Gobierno?

-No.

-¿No? Pero usted los asumió y los asumen muchos.

-Está bien, y a lo mejor lo hacemos bien, pero dado que hay un altísimo potencial en la sociedad civil para que le vas a quitar a la Fuerza Armada hombres y mujeres capaces

¿Por qué no dejas al funcionario militar haciendo que la organización castrense funcione bien? Y haces que el civil actúe en su campo de trabajo. Si existe un militar en particular con una capacidad de tal magnitud para hacer que él sea importante, pues que actúe en el campo civil, pero esa es la excepción, uno en un millón.

-¿Se dedicará a la política ahora que está libre?

-Sería desconsiderado de mi parte decirle a la sociedad venezolana que yo tengo aspiraciones políticas: primero porque tengo una inhabilitación política que me lo impide hasta casi finales del año 2009, pero por otro lado, porque yo no creo estar predestinado a otra cosa que no sea a ser yo mismo.

Yo no puedo decir síganme o hagan esto porque sería ir en contra de lo que yo pregono. Si en un momento esas proyecciones de país que yo estoy pintando son en alguna manera bien recibidas por algún sector de la sociedad y ese sector me propone para alguna opción, entonces yo sabré asumir las responsabilidades que involucren ese llamado

-¿Y si allá afuera hubiese una masa que clamara por usted, quisiera ser alcalde, gobernador, ministro..?

-Eso no está planteado en este momento, no está planteado en mi mente.

-Eso dicen todos

Eso dicen todos, y yo voy a tratar de ser la excepción. Voy a trabajar, voy a reunirme con gente, voy a exponer mis ideas y a escuchar. Así como todas las personas que iban a echarme cuentos en la celda, ahora voy a seguir escuchando la información de otros. Yo voy a enviarles mis mensajes y el futuro dirá, todavía hay que hacer muchas cosas para estar pensando en esa s alternativas.

jpoliszuk@eluniversal.com

|
compartir
|
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
Síguenos desde:
clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
clasificados.eluniversal.com Estampas