|
compartir
|
El "Matachoros" murió entre enemigos

Daniel Tarazona ejercía de vengador y no duró ni una hora en retén de Tocuyito

En el penal carabobeño, tradicionalmente violento, se formó una revuelta con la llegada de Daniel Tarazona (Archivo)
Contenido relacionado
  DIARIO
domingo 30 de septiembre de 2007  12:00 AM

Valencia.- Las autoridades policiales de Carabobo no han establecido aún si todas las víctimas de Daniel Alberto Tarazona Moreno, de 23 años -acusado de haber cometido por lo menos una docena de asesinatos en el eje oriental del estado-, eran delincuentes. Todos los móviles de los homicidios que se le imputaban al reo conocido con el alias de "Matachoros" fueron manejados policialmente como ajustes de cuentas o rencillas.

El comisario Nieves Sira, jefe de la subdelegación Mariara del Cicpc, ubicada en la zona donde Tarazona Moreno actuaba como una especie de "vengador anónimo", comenta que "habrá que hacer un estudio de cada una de las víctimas asesinadas por el acusado y buscar patrones comunes para determinar si en verdad eran delincuentes o transgresores de la ley".

A este hombre, ajusticiado una hora después de haber ingresado a la cárcel de Tocuyito, se le vinculaba con hechos delictivos ocurridos entre 2003 y 2005 y en varios casos se señala como victimario.

El jefe policial relata que durante el tiempo que ha estado al frente de la jefatura del Cicpc en la zona, más de un año hasta la fecha, Tarazona Moreno no fue una persona localizable, lo que desvirtúa las afirmaciones de algunos familiares que aseguraron que era un trabajador que laboraba en una zapatería propiedad de su padre, ubicada en el municipio San Joaquín.

Antes de su ingreso al Internado Judicial de Carabobo, los familiares del denominado Matachoros advirtieron que ello significaba una muerte segura para el reo; no obstante, fuentes policiales informaron que el fiscal penitenciario, los defensores de presos, los jueces de ejecución y los directores de penales son las autoridades llamadas a estar pendientes de los lugares de reclusión del imputado y de su integridad física.

Sobre este aspecto el comisario Nieves comentó que desde el pasado miércoles 26 de septiembre se registraba una situación de alerta y emergencia en el penal de Tocuyito, ya que ese día fue trasladado a esa penitenciaría Eleazar José Gómez Jiménez, de 32 años, a quien se le dictó medida privativa de libertad por violación de una niña de seis años.

La llegada de este violador a Tocuyito activó operativos de seguridad en la cárcel ante el hecho casi seguro de que los otros presos harían justicia por su propia mano aplicando lo que para ellos constituye un código de vida.

Muerte anunciada Según el testimonio de algunos familiares de Tarazona, quien fue ejecutado con más de veinte disparos el pasado martes en la cárcel de Tocuyito, su muerte había sido anunciada antes del ingreso del joven al penal carabobeño.

Una de las mujeres de la familia de Tarazona aseguró que la persona que lo denunció ante las autoridades policiales fue la misma que profirió las amenazas a la familia.

Trascendió que este denunciante era familiar de una de las víctimas mortales de Tarazona Moreno, ejecutada por éste en el mes de mayo pasado.

"El denunciante me dijo que mi primo sería asesinado apenas pisara al penal, por eso ya la familia había llegado a un acuerdo para que a Daniel lo metieran en un pabellón donde le iban a brindar seguridad, pero ni siquiera lo dejaron llegar", comentó la angustiada dama.

Ante los hechos los familiares de Daniel Tarazona solicitaron que les brindaran protección puesto que el hombre que mandó a matar a su primo también los amenazó de muerte. Los deudos del joven aseguran que Daniel Tarazona no era un sicario, sin embargo el día que fue capturado él mismo admitió en presencia de testigos que matar a los delincuentes "era necesario".

Según las versiones que se difundieron durante más de un año en San Joaquín, a Tarazona (con concubina y un bebé de brazos) le decían también "Mira pa'l cielo", porque, afirmaban los vecinos, esto era lo que le decía a los antisociales que decidía ajusticiar segundos antes de darles el tiro de gracia.

En la Policía, sin embargo, aún se ponen en duda estas especies, y los funcionarios se preguntan por qué un joven se arriesgaría de tal modo, y teniendo familia, para ejercer funciones de "profilaxia social" contrarias al estamento legal.

|
compartir
|
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
Síguenos desde:
clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
clasificados.eluniversal.com Estampas