|
compartir
|
Escuela promoverá redes de información pública comunitaria
GUSTAVO MÉNDEZ |  DIARIO
miércoles 19 de septiembre de 2007  12:00 AM

GUSTAVO MÉNDEZ

EL UNIVERSAL

"La construcción de la nueva conciencia socialista venezolana y la formación de las nuevas generaciones portadoras de ella..." Ese es el fin último del Sistema Educativo Bolivariano (SEB). Y para ello, los contenidos apuntan a crear un hombre nuevo bajo las doctrinas pedagógicas de Simón Bolívar, Ezequiel Zamora y Simón Rodríguez.

Primero lo primero. A excepción de Rodríguez, los otros próceres no tienen aportes. "Zamora nunca tuvo pensamiento u obra pedagógica. Tampoco se conoce el pensamiento educativo de Simón Bolívar. Sus ideas son de los ilustrados franceses de su tiempo, pero no de él ", destaca el docente del Pedagógico de Caracas, Robert Rodríguez Raga.

Lo que sí parece cierta es la intención del currículo en formar al hombre nuevo con una exacerbada formación nacionalista, militarista, de rechazo a la pluralidad bajo la premisa del ideario bolivariano y la aversión hacia la cultura europea, y países industrializados y desarrollados. En especial Europa y EEUU, pero se obvia China y Rusia.

Claros en sus objetivos, los creadores del currículo lanzan su artillería desde el primer grado de la Educación Primaria Bolivariana. Entre los objetivos de ese nivel, de acuerdo con el programa: El hombre y su Desarrollo Geohistórico y Cultural se enfatiza: Ideario bolivariano. Socialismo del siglo XXI, Árbol de las tres raíces (Simón Bolívar, Simón Rodríguez y Ezequiel Zamora).

El enfoque de la Historia, advierte Rodríguez, extrema el papel de los "héroes, forjadores y precursores patrios", cuyo fin verdadero sería: "Reproducir e imponer una historia militarista donde todo circula alrededor del culto a Bolívar. El pueblo, la civilidad, no aparece por ningún lado".

Para el docente e investigador de la UCV, Tulio Ramírez, la insistencia de la palabra héroe está asociada a lo militar. "Se apunta a la cuartelización del país. La revolución no es democrática porque su fin es perpetuarse. Las generaciones futuras deben ser formadas leales a la revolución y a lo militar".

Una formación que en su devenir pedagógico intenta fortificar la "lealtad" al Estado donde se vigila y cuestiona a todo aquel que pueda afrontar el socialismo, que se impone como único modelo.

1830 -1998 Una mágica síntesis de nuestra historia contemporánea tendrán que realizar los docentes del sexto grado. Ese largo período histórico y social se estudiará por "etapas". El objetivo es entender que en ese lapso se crearon "las bases del Estado capitalista, latifundista y subdesarrollado que lo caracterizan, para entender los cambios ocurridos a partir del inicio del proceso revolucionario (1999-actualidad)".

A la par se educará cómo el país es parte de "una gran familia en Latinoamérica y el Caribe", donde el ALBA funge como mecanismo de intercambio de los países latinoamericanos caribeños.

Defensa interna e izquierda Entre los objetivos específicos del Liceo Bolivariano se apunta a: "Participar en los procesos colectivos de transformación social y humana en el marco de la seguridad y defensa de la soberanía manifestando su opinión ante la dominación imperialista de los pueblos".

Ese aspecto se precisa con detalle a partir del tercer año: "Promover mecanismos de información pública comunitaria para expresar la defensa de la soberanía nacional y una actitud crítica ante cualquier pretensión de agresión interna o externa".

Para Ramírez, ese fin del Liceo Bolivariano sólo es una red de espionaje. "Los estudiantes desde el tercer año se formarán como soplones para atacar la agresión interna, que no es otra cosa que la disidencia".

Esta acción se complementa con la educación para: "Propiciar espacio de participación que contribuya en los procesos de transformación social para la seguridad y defensa de la soberanía del país".

Para Rodríguez Raga, los estudiantes podrían ser la milicia que aspira el Presidente en el marco de la seguridad y defensa de la nación. Para completar su idea, destaca otro de los objetivos del quinto año. "La Fuerza Armada Bolivariana en el marco de la seguridad y defensa integral de la nación hacia una educación en valores en todos los espacios. Habilidades y destrezas militares".

En el núcleo del primer año, El Lenguaje como expresión del pensamiento sociopolítico y económico del ser humano, se hace énfasis en el estudio de los "movimientos liberadores en el contexto mundial: Corea, Vietnam, Japón, China, Cuba, Nicaragua, México, Chile"¿

Ese cariz, que se mantiene en todo el proceso educativo, finaliza en el quinto año con los temas: El marxismo leninismo como corriente ideológica. El pensamiento socialista en el contexto actual.

Por ello, Ramírez percibe "el olor ideológico" de la reforma curricular. "Se habla de formar a un hombre crítico, pero quién lo podrá ser si no hay variedad de información sino un sola línea de conocimiento. En los contenidos sólo se habla de socialismo, bolivarianismo y marxismo-leninismo, en el quinto año. Someramente se aborda la democracia, pero asociada al capitalismo y como crítica. No se destacan los valores intrínsecos a la libertad y al pluralismo".

"Hay una dirección e intención ideológica expresada en el contenido curricular. En la vertiente del pensamiento único que quiere el Presidente", refiere Ramírez.

Racismo Otro rasgo que revela Rodríguez Raga del programa es su componente racial, que va concatenado a lo nacionalista y militar.

Se crea la base para una lucha entre los indígenas y negros contra los blancos de la migración europea básicamente.

"Se habla de los afrodescendientes pero desde el enfoque de la "leyenda negra". Se dice que hay que valorar los sabe- res de la población originaria: indígena y afrodescendiente como parte de los saberes populares en la aplicación de procedimientos para el aprovechamiento de la diversidad del territorio regional y nacional. Esto se complementa con la reforma constitucional, artículo 100, que privilegia a las culturas indígenas y afrodescendientes. Esto es un marcado racismo que niega la hibridación cultural del país donde todos tenemos una mezcla de blancos y negros. Es el populismo de lucha de clases".

|
compartir
|
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
Síguenos desde:
clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
clasificados.eluniversal.com Estampas