Mapa del sitio
Daily News
Búsqueda avanzada
ClasificadosUsuariosAnunciantes
Caracas, viernes 04 de mayo, 2007  
[an error occurred while processing this directive]
Principal > Opinión > Noticias
Hoy Esta Semana Nuestras Firmas
 
Imprimir Enviar por correo  |  Disminuye letraAumenta letra
 
Miguel Ángel Santos // El singular caso Fujimori-Ivcher

Un resultado imposible de predecir en 1998 cuando tenían el control de todos los canales

Corrían los primeros meses del año 1998. Samuel Winter, empresario peruano de origen judío, se encontraba en Venezuela buscando posibles socios o compradores para el Canal 2 del Perú, Frecuencia Latina. Los detalles operativos y financieros de rigor vinieron en aquella ocasión antecedidos por una curiosa historia. Los hermanos Winter, Samuel y Mendel, habían sido accionistas minoritarios del canal hasta que, a finales del año 1997, el Gobierno había anulado la propiedad del accionista mayoritario, Baruch Ivcher Bronstein.

Ivcher era un ciudadano israelí, nacionalizado peruano en 1984. Durante los primeros meses de 1997 Frecuencia Latina, a través de su programa "Contrapunto", había televisado diversos reportajes sobre denuncias de situaciones irregulares en el gobierno de Fujimori. En particular se destacaron los programas en los cuales se presentó el caso de dos agentes del Servicio de Inteligencia del Ejército (SIE), Mariela Barreto Riojano y Leonor La Rosa (la primera de ellas torturada y asesinada); el reportaje que reveló las declaraciones de impuestos con los ingresos privados de Vladimiro Montesinos, y el que puso al descubierto los casos de espionaje telefónico a diversas personalidades, políticos y empresarios por parte de los servicios de inteligencia.

A partir de la difusión de estas noticias se iniciaron las medidas de presión por parte del gobierno de Fujimori. Vinieron primero las investigaciones irregulares por parte de funcionarios de la Superintendencia Nacional de Administración Tributaria contra Frecuencia Latina. Siguieron los vuelos de helicópteros militares sobre las instalaciones de algunas de sus compañías.

En mayo de 1997 el Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas acusó a Ivcher de utilizar su medio de comunicación para realizar una campaña con el objetivo de dañar el prestigio de las Fuerzas Armadas, "desnaturalizando situaciones, tergiversando hechos y difundiendo comentarios mal-intencionados". Después de algunas escaramuzas legales, el gobierno de Fujimori declaró nula la propiedad accionaria de Ivcher en Frecuencia Latina, sobre las bases de que su naturalización había sido fraudulenta (ningún extranjero puede ser dueño de canal de radio o televisión en ese país).

Cuando viajé al Perú, a principios de 1998, representando a algunos empresarios venezolanos interesados en el canal, Ivcher se había refugiado en Israel. Los hermanos Winter dirigían el canal, que se había tornado menos crítico y más neutro, por decir lo menos.

Hace tres años volví a Lima. Después de la caída del gobierno de Fujimori, la nacionalidad peruana de Ivcher fue reestablecida, así como también las propiedades de sus activos. Estaba otra vez al frente del canal. Los hermanos Winter se encontraban en prisión, habían participado en un lamentable episodio registrado por los videos de Vladimiro Montesinos. Fueron de los pocos implicados que se quedaron en Perú para hacerle frente a la justicia. Todas estas cosas ocurrieron en un período de apenas cuatro años. Un resultado imposible de predecir en 1998, cuando Fujimori mantenía el control y el monopolio de todos los canales, instituciones e instancias de manifestación pública.

miguel.santos@iesa.edu.ve



 
Más artículos de esta firma
 
Imprimir Enviar por correo  |  Disminuye letraAumenta letra
 
Contáctenos | Política de privacidad | Términos legales | Condiciones de uso
Búsqueda avanzada
Copyright @ Diario El Universal C.A. 2007