|
compartir
|
Los gatos callejeros tienen un hada que los transforma en mascotas

La fundación Blue Sky ha cedido en adopción más de 500 mininos

Rina Dudec tiene su cruzada personal: sin mucha ayuda, rescata mininos, los cura, los domestica y les encuentra un hogar (Leonardo Noguera)
Contenido relacionado
GIULIANA CHIAPPE |  DIARIO
martes 20 de marzo de 2007  12:00 AM

GIULIANA CHIAPPE

EL UNIVERSAL

Un rústico aviso que dice "consultorio veterinario" anticipa que esa pequeña casa de rejas azules tiene que ver con animales. Lo difícil es imaginar hasta qué punto tiene que ver con ellos, especialmente con gatos.

Dentro de la casa, Marina Dudec, o Rina como la llaman, se ocupa de albergar, curar, alimentar, vacunar, esterilizar (si es el caso) y dejar a punto para la adopción a mininos sin hogar. Hasta ofrece un servicio de delivery, que en vez de pizzas, lleva gatos. Estima que en los cuatro años que cuenta en tales afanes, y según el registro escrito que mantiene, ha cedido más de 500 directamente, más muchos otros que ha brindado en las puertas de la tienda Don Perro.

El nombre de esta original casa hogar para mininos, todavía en proceso de registro, es fundación Blue Sky.

Mientras habla, Rina retoca de azul una de las paredes del consultorio. Hace un alto para darle un vistazo a sus huéspedes de turno: "Esta gatita maúlla tanto porque la acabamos de esterilizar", "esas son madre e hija (y señala a un par con caras de pocos amigos), aún están salvajes pero ya me dejan abrir la jaula", "a éste lo mordió un perro y le fracturó la columna. Como quedó inválido, lo botaron de la casa¿". Historias le sobran.

Rina rescata mininos callejeros que se encuentran en peligro. "Son animales incomprendidos pero cariñosos, inteligentes y mascotas de fácil cuidado", describe. Según edad y temperamento, los ubica en hogares o en edificios, porque los condominios los usan como personal felino de limpieza. "Ninguna fumigación es tan efectiva. Después que sacaron a los buhoneros de Sabana Grande, me han pedido más gatos que nunca para combatir roedores. Y no sólo en La Campiña, sino en toda Caracas".

La gente los prefiere esterilizados y no muy cachorros. Algunos son más exigentes: los quieren amarillos -los más pedidos y los menos disponibles- o de pura raza, que también abandonan. Rina tiene su lista de espera. Los entrega domesticados -lo que requiere de paciencia, un guante y tolerancia a los rasguños-, operados, entrenados, vacunados y desparasitados. Y no cobra.

Vive de donaciones esporádicas. Muchos de los que se llevan un gato dan una colaboración, otros depositan en biombos que Blue Sky mantiene en las tiendas Don Perro y El Establo. Casi nunca alcanza, así que invierte parte de sus ingresos como diseñadora gráfica y de lo que cobra en el consultorio.

Como toda heroína, no está del todo sola. Tiene sus aliados: el veterinario César Quero -quien dedica algunos atardeceres a operar y curar, cobrando honorarios muy simbólicos-, vecinos de La Campiña -que aportan alimentos- y recogelatas.

Sí, recogelatas. Suelen ser muy sensibles al sufrimiento animal, por lo que le llevan a los gatos que encuentran abandonados en los basureros. Como una prueba más que el tamaño del corazón no tiene que ver con la chequera, los indigentes cuidan a sus perros y periódicamente los llevan a la vacunación correspondiente.

Aunque sabe que nunca tendrá una recompensa económica y a pesar que los animalitos no le podrán pagar jamás lo que hace por ellos, Rina continúa saliendo todos los días a salvar gatos. Es su cruzada personal.

|
compartir
|
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
Síguenos desde:
clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
clasificados.eluniversal.com Estampas