|
compartir
|
Alberto Asprino pinta el paisaje de Reverón ensamblando maderas

La muestra "Lecturas reveronianas" será inaugurada el domingo en ArTepuy

Se inspiró en el paisaje marino y la obra del Maestro de la Luz (Nicola Rocco)
MARÍA GABRIELA MÉNDEZ |  DIARIO
viernes 9 de marzo de 2007  12:00 AM

MARÍA GABRIELA MÉNDEZ

EL UNIVERSAL

Hay una manera de tocar el tiempo: entrar al taller de Alberto Asprino. Allí aguardan pacientemente, desde hace años, colecciones completas de objetos recogidos en La Guaira. Pero, sobre todo, habitan maderas que el mar bondadoso ha devuelto a la orilla, donde el artista encuentra su materia prima: el tiempo. El tiempo que cobra vida en la pintura gastada y que a partir del domingo tendrá un espacio en la galería ArTepuy (calle California con Jalisco, Edif. San Carlos, Las Mercedes) con Lecturas reveronianas.

No es nueva la conexión que Asprino siente con Reverón y su ambiente marino. Ya en 1987 expuso en el Museo Alejandro Otero Mareas de sueno de Armando Reverón. Ahora, a propósito de la exposición del Maestro de la Luz en el Museo de Arte Moderno de Nueva York, Asprino vuelve a leer al pintor de Macuto desde el ahora, como una manera de rendirle homenaje. "Hay que celebrarlo no yendo a verlo al MoMA sino desde el aquí y el ahora de él".

Para el artista, su trabajo es una pintura del paisaje pero ensamblando: "Y que me perdonen los pintores, pero es una manera de pintar con otros medios".

Paradójicamente, Asprino quiso recrear la obra bidimensional de Reverón y no los objetos. Pero lo hizo a través de la tridimensionalidad de su trabajo.

La muestra está formada por 14 obras -surgidas desde la espontaneidad y la reflexión de muchos años- que van desde los 20 centímetros hasta los 100 kilos. Explica que el título de cada obra se lo reserva: "No quiero que haya ningún prejuicio en la mirada".

Hay una obra que conmovió al artista. Es aquella que incluye una tablita en la que se lee "New York" y que fue recogida hace casi 10 años. Asprino no pudo evitar pensar en la casualidad.

El Premio Arturo Michelena de 2003, cuenta que es necesario "darse duro" con la obra para que aflore. "Me di durísimo y hacerla me dio mucha paz y vitalidad". Asprino utilizó la pátina del tiempo, esa que trabajosamente generó la acción del sol y del mar: el ocre, el blanco, el azul debajo de muchas capas.

El artista no sólo se siente inspirado por la obra de Reverón sino también por su deseo de promocionar el trabajo de uno de los más importantes pintores venezolanos, aún desconocido por mucha gente.

Algunos ven bibliotecas en su obra: "Yo las veo como lecturas porque no siempre leemos lo mismo". Él se ha propuesto una lectura: "No solamente hay que mirar la obra sino lo que Reverón fue, con toda su complejidad: se refugió en sí mismo para profundizar esa necesidad existencial que tenía de crear".

|
compartir
|
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
Síguenos desde:
clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
clasificados.eluniversal.com Estampas