|
compartir
|
Todos los fuegos para despedir al maestro Cándido Millán

El sepelio se efectuará hoy, a las 10:00 am, en el Cementerio del Este

Ávidos, los alumnos aprendían con el maestro Millán (Archivo)
ANA MARÍA HERNÁNDEZ G. |  DIARIO
jueves 8 de marzo de 2007  12:00 AM

ANA MARÍA HERNÁNDEZ G.

EL UNIVERSAL

El maestro Cándido Millán encontró la paz eterna ayer en la mañana. La causa de su fallecimiento fue por diabetes. Sus restos son velados, y su sepelio se efectuará hoy a las 10:00 a.m. en el Cementerio de Este.

Millán nació en Adícora (estado Falcón) el 4 de septiembre de 1931. Desde 1951 a 2001 se dedicó a la educación en instituciones públicas y privadas.

De hecho, su nombre se le asocia rápida y directamente con los libros de texto por los cuales muchísimos venezolanos estudiaron artes plásticas durante el bachillerato.

En su ejercicio docente impartió clases en las asignaturas de Educación Artística, Dibujo Técnico, Historia del Arte, Manualidades y Cerámica.

Como artista, su creación se centró en las artes del fuego. En este campo, llegó a obtener el Premio Nacional de las Artes del Fuego en 2001, otorgado por el Consejo Nacional de la Cultura.

Su trabajo creativo se pudo apreciar en individuales realizadas en las galerías Terracota y Félix de Caracas, y Lozano y Gala de Valencia. En colectivas, su obra se mostró en eventos como el VII y VIII Salón Nacional de las Artes del Fuego, I Salón Nacional de la Asociación de las Artes del Fuego, II Bienal Nacional de Artes Visuales, Cerámica Contemporánea de Venezuela, Nuevas Visiones de las Formas, Tendencias de la Cerámica Contemporánea; entre otros más.

También estuvo en colectivas internacionales, y recibió, entre otros méritos, la Orden Andrés Bello (Primera Clase), Orden 27 de Julio (Segunda Clase) e Hijo Ilustre del Estado Falcón.

Adicionalmente, fue fundador de la Asociación Venezolana de las Artes del Fuego.

Pero sin duda, su obra máxima, además de la docencia, fue la que dedicó al Taller Escuela Arte Fuego, en San Bernardino, de donde han egresado generaciones de ceramistas, orfebres y demás artistas del fuego. En sus hornos se han fraguado los sueños de jóvenes y adultos, porque sus cursos y talleres se dirigen prácticamente a todo aquel que desee aprender.

Nelly Barbieri escribió para él en el homenaje que le rindió Fundarte en 2002: "Cándido Millán dio un vuelco a su trabajo. Comenzó a construir piezas ensambladas que contraponen el cilindro básico del torno, que proporciona firmeza y estabilidad, a lo más ortodoxo del aspecto procesal y expresivo de la materia. Creo la línea de trabajo que llamó Adícora".

|
compartir
|
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
Síguenos desde:
clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
clasificados.eluniversal.com Estampas