|
compartir
|
Gustavo Dudamel tejió y destejió sonidos a su antojo

El director inició ayer un ciclo de conciertos que finalizará el 14 de diciembre

Dudamel parece la fuente de la música. Su energía contagia a los músicos de la Sinfónica de la Juventud Venezolana Simón Bolívar (OSWER DÍAZ MIRELES)
Contenido relacionado
  DIARIO
lunes 20 de noviembre de 2006  12:00 AM

ÁNGEL RICARDO GÓMEZ

EL UNIVERSAL

Estaba como tejiendo sonidos. Con la batuta a modo de aguja tendía y destendía la madeja de hilos. Los arcos de las violas y violines bailaban al compás de la varilla principal. Su cuerpo parecía la fuente de tanta música, de tanta energía...

Gustavo Dudamel brillaba en su tierra nuevamente, pero más que un director de orquesta parecía un mágico tejedor.

A veces inhalaba melodías completas. Cada frase en un respiro, para luego soltarlas por los cabellos. Sus rizos se estremecían a cada impulso.

Brusco, enérgico, brutal, cuando el arreglo lo exigía. Suave, sutil, casi un susurro, si de secretos se trataba.

De pronto tomaba un racimo de notas para sostenerlas en el aire, luego las soltaba en el momento preciso. ¡Blum! De la palma de su mano parecían salir rayos que terminaban en explosiones de percusión.

Pero Dudamel no es egoísta, no buscaba toda la atención. El chelista sueco Daniel Blendulf salió para ser solista en el Opus 107 de Schostakovich. Y el director se hizo invisible sin llevarse su energía. Allí seguían sus músicos acompañando al virtuoso invitado.

Siete canciones populares españolas de Manuel de Falla en una sola voz. Ahora en el es- cenario, la soprano Sylvia Schwartz, quien entonó una Jota, un Polo y una tierna canción de cuna o Nana. Ante el torrente de la invitada, Dudamel guardó silencio, pero también cuando los aplausos fueron para sus músicos.

El concierto se inició con La Valse de Maurice Ravel y cerró con el imponente Sombrero de tres picos de Manuel de Falla, cuya Danza final sirvió de bis ante la petición del público.

El joven barquisimetano, quien colabora regularmente con directores de la talla de sir Simon Rattle, Claudio Abbado y Daniel Baremboim, seguirá al frente, como el líder ideal, como el testimonio de que Venezuela es mucho más que politiquería, corrupción y niños de la calle.

agomez@eluniversal.com

|
compartir
|
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
Síguenos desde:
clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
clasificados.eluniversal.com Estampas