|
compartir
|
| EXPEDIENTE
Esperando techo

El gobierno de Chávez ostenta el récord del menor número de viviendas construidas en un año, con 8.811 en 2003, mientras que Carlos Andrés Pérez logró 91.979 unidades en 1992

Lo único que han recibido quienes necesitan viviendas, son promesas. El de Chávez ha sido el Gobierno más ineficiente en materia habitacional (VENANCIO ALCAZARES)
Contenido relacionado
  DIARIO
domingo 1 de octubre de 2006  12:00 AM

Francisco Olivares
EL UNIVERSAL

Fracaso Uno de los emblemas que utilizó Hugo Chávez en la oferta electoral para su ascenso al poder en 1998, fue darle a los pobres y excluidos una vivienda digna. Ocho años después, a la luz de los índices adversos en materia de construcción y las manifestaciones populares en demanda de techo propio, esa problemática se ha agravado y constituye una piedra en el zapato de la revolución.

¿Cómo explicar que un gobierno que ha gozado de uno de los más altos ingresos de la historia no haya podido cumplir con las metas mínimas en una materia tan sensible para la población? En el tema de la vivienda, el Gobierno ha puesto al desnudo su capacidad gerencial y la palabra empeñada ocho años atrás.

Chávez creó grandes ilusiones en la población sobre el derecho a la vivienda, cuestionó la gestión de gobiernos anteriores señalando que sus construcciones eran "cajas de fósforos" y ofreció planes de vivienda extraordinarios, con unidades de setenta metros cuadrados y totalmente equipadas.

El tema de la vivienda fue debate fundamental durante el proceso constituyente y se estableció como derecho en el artículo 82 de la Constitución naciente en 1999. Allí se estableció que "Toda persona tiene derecho a una vivienda adecuada, segura, cómoda, higiénica, con servicios básicos esenciales que incluyan un hábitat que humanice las relaciones familiares, vecinales y comunitarias" (¿) "El Estado dará prioridad a las familias y garantizará los medios para que éstas, y, especialmente, las de escasos recursos, puedan acceder a las políticas sociales y al crédito para la construcción, adquisición o ampliación de viviendas".

En siete años de gestión de gobierno son numerosos los planes y las ofertas hechas a los sectores populares en materia de viviendas, pero la realidad de los números indica un panorama muy diferente al establecido en la Constitución y en la propaganda oficial.

Cifras adversas Entre 1990 y 2005, los años en que menos se han construido viviendas, son los que pertenecen a la gestión del presidente Hugo Chávez, con cifras por debajo de 35 mil viviendas por año, mientras que, en períodos anteriores, el peor año fue 1994 con 44.728 construcciones, a pesar que fue el año de la crisis bancaria.

Llama la atención que en el estigmatizado gobierno de Carlos Andrés Pérez se rompió el récord histórico en construcción de viviendas con 98.532 unidades. Pero lo más destacado es que ese auge ocurrió precisamente en 1992, el año donde se produjeron los dos golpes de estado que protagonizó el actual presidente Hugo Chávez.

Consultado el economista Miguel Rodríguez, quien fuera ministro de Cordiplán durante el gobierno de Pérez (1989-1993) sostiene que para esa fecha la economía venía con un alto crecimiento. En 1991 se había producido un salto en la economía con un crecimiento de 10%, incluso por encima de China y en 1992 fue de 7% producto de las grandes inversiones que se estaban haciendo. Ese auge económico era distinto al crecimiento actual que es producto del rebote de la renta petrolera.

Pero ese proceso de crecimiento se detuvo por los efectos de los golpes de estado de 1992 que crearon incertidumbre y generaron una fuga masiva de capital. Igualmente habría que recordar la convulsión política que se generó a partir de los golpes de estado, la actuación de los llamados "notables" que sirvieron la mesa para la salida de Pérez del poder. En efecto, en materia de construcción, para 1993, el año siguiente a los golpes de Estado, se registra una caída a 59.852 viviendas construidas y en 1994, período de transición que encabeza Ramón J. Velásquez, baja a 40.728 unidades. Sin embargo, aún en esos dos años de convulsión política, la producción de viviendas es superior a cualquiera de los años de gobierno de Hugo Chávez.

Cuando en 1994, Rafael Caldera llega a la presidencia, comienza un repunte en materia de construcción. Aún con la inestabilidad política que se arrastra de los dos años anteriores, con altas tasas de interés producto de la salida de capitales y una crisis en el sector bancario que llevó a la quiebra a más de la mitad del sistema financiero, no hubo un verdadero impedimento para atender la demanda de vivienda.

Para Caldera, el tema de la vivienda había sido un punto de honor desde su primer período presidencial cuando acuñó el lema de "100 mil casas por año". De manera que, estando de nuevo en la presidencia, ésta era una prioridad para su Gobierno. En ese quinquenio (1994-1998) se construyeron 341.666 viviendas, siendo el año de mayor producción 1997 con 91.979 viviendas. Para ese año, el precio del barril estaba en 18 dólares y es en 1998 cuando se produce la caída del precio a 8 dólares por barril. Aun así, y siendo un año electoral, se construyen 61.795 viviendas.

Consultado Fernando Egaña, quien fuera ministro de la Secretaría de la Presidencia durante el último año de la gestión de Caldera, atribuye el éxito en esa materia a que había un plan nacional de vivienda. En 1994, se creó Funda Barrios que tenía como objetivo atender a los sectores populares y campesinos, y se puso al frente de ese programa a un especialista en materia de viviendas, Rafael Izquierdo, quien había realizado una gestión exitosa en esa materia en la gobernación de Carabobo durante la administración de Henrique Salas Romer. Igualmente se había recogido la experiencia de Yaracuy donde se construyeron 100 mil viviendas durante la gestión de Juan José Caldera.

En 1999, con el ascenso al poder de Hugo Chávez, se produce una caída dramática en la producción de viviendas con apenas 31.090 unidades. Al lado de promesas de viviendas dignas y la oferta de construir 150 mil unidades, año tras año la producción fue disminuyendo hasta lograrse el récord histórico de la ineficiencia, con el menor número de viviendas construidas en un año, pues en 2003 sólo erigieron 8.811.

|
compartir
|
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
Síguenos desde:
clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
clasificados.eluniversal.com Estampas