|
compartir
|
| INSEGURIDAD / Joven asesinado era hermano de un funcionario de la PM
Fiesta que terminó en horror

La policía busca el Corsa verde cuatro puertas que manejaba el homicida de un hombre de 27 años

A las 11:45 am del sábado funcionarios de la policía científica buscaban algún indicio en la propia escena del crimen
(Foto Fernando Sánchez)
MARIA ISOLIETT IGLESIAS |  DIARIO
domingo 20 de agosto de 2006  12:00 AM

MARIA ISOLIETT IGLESIAS

EL UNIVERSAL

En sólo minutos, una bala le segó la vida a Francisco Algara, de 27 años. Ese fue el fatídico desenlace de una noche de fiesta en Las Mercedes junto a otros siete amigos. A las 3:37 am del sábado, los ocho muchachos habían salido de una discoteca. Caminaban rumbo a Chacaíto, para conseguir un taxi. Cuando cruzaban la calle en El Rosal para llegar a la cuadra que bordea a un reconocido local de comida rápida, el grupo se le atravesó a un carro Chevrolet Corsa que bajaba hacia la Principal de Las Mercedes. El conductor no les tuvo paciencia y les reclamó para que caminaran más rápido. Fue entonces cuando se formó una fuerte discusión entre los amigos de Algara y las tres personas que iban en el Corsa. En algún momento uno de los amigos de Algara pateó una de las puertas traseras del vehículo. Eso provocó que el chofer sacara un arma y disparara al aire tres veces. Después de la última detonación, el copiloto del carro decidió bajarse. El arremetió contra Algara, pero en desventaja, pues su contextura y fuerza eran mucho menores que las del joven de 27 años. Algara ganaba la contienda hasta que su rival pudo zafarse y correr hasta el carro. Pero Algara lo persiguió y arremetió contra el joven otra vez. Lo agarraba por el cuello para intentar sacarlo por la ventana del carro. El chofer puso a andar el Corsa y avanzó 10 metros, trecho que no sirvió para que Algara soltara al copiloto. En vista de que la situación seguía igual, el conductor tomó nuevamente su arma de fuego y la disparó contra el joven de 27 años. Cuando Algara cayó herido en el intercostal izquierdo, el Corsa emprendió veloz huida. Los amigos del infortunado intentaron llevarlo hasta un hospital, pero no consiguieron que alguno de los taxistas cediera. Así que esperaron hasta que llegó una unidad de la Policía Metropolitana. Los uniformados fueron los que prestaron ayuda al muchacho que ya convulsionaba. Lo llevaron hasta el hospital de El Llanito, adonde llegó sin signos vitales. En el camino los policías se percataron de que se trataba del hermano de un compañero de labores. Hoy el Cicpc está tras la pista del Corsa verde cuatro puertas.

|
compartir
|
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
Síguenos desde:
clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
clasificados.eluniversal.com Estampas