|
compartir
|
| ENTREVISTA / Jim Carrey protagoniza la comedia "Las locuras de Dick y Jane"
No puedo dejar de hacer bromas

Aceptó actuar en esta comedia, dice el actor, porque tenía que vestirse de la cantante Cher

(Foto cortesía Sony Pictures)
Contenido relacionado
FABIAN WAINTAL |  DIARIO
viernes 17 de marzo de 2006  12:00 AM

FABIAN WAINTAL

ESPECIAL PARA EL UNIVERSAL

Especialmente invitado por un homenaje al director Ron Howard, Jim Carrey estuvo por una semana en Nueva York y aprovechamos para entrevistarlo en el clásico Waldorf-Astoria. Elegantemente vestido con traje negro, sin corbata, parece haber elegido un diseño exclusivo de Giorgio Armani o Christian Dior, "pero no pienso decirte la marca", nos dice él con una sonrisa. "Porque este traje, lo pagué yo", agrega enseguida. En verdad, él es uno de los pocos actores de Hollywood que no acepta regalos de los diseñadores de moda. Y tampoco los necesita, figurando en la lista de actores que más ganan, cobrando 25 millones de dólares por película. Y sobre ese tema se trata nuestra entrevista, recorriendo las épocas en que ni siquiera era famoso o millonario, comparando la actualidad. _¿En qué momento de su vida vivió la peor época financiera? _Cuando tenía doce años, en mi familia vivimos un caos porque mi padre había perdido el trabajo. Tuvimos que vivir en una camioneta. A mí me cambió por completo. Hasta aquel entonces, yo pensaba que todo tenía que ocurrir perfectamente, que yo sólo andaba por el camino, disfrutando del buen momento.. Y en aquel punto, el piso se derrumbó. Pero me sirvió increíblemente, en toda mi carrera. Las peores épocas de mi vida resultaron las herramientas que hoy utilizo en mi trabajo. _¿Toma ciertas precauciones para no perder su fortuna? _No juego demasiado en Wall Street. Soy muy seguro con las inversiones. Honestamente, aún en aquellos tiempos malos, no me preocupaba el dinero. No era ese el tema. Estaba furioso con el mundo porque en cierta forma habían conspirado contra mi padre. Yo estaba bien, no necesitaba nada. Comía en McDonald's y me iba a dormir, no me importaba. Soy muy conservador con mi bolsillo. A mi primera esposa la volvía loca porque nunca sabíamos cómo íbamos a pagar el alquiler. Y siempre caía un cheque del cielo, porque yo confiaba, tengo fe. _¿El dinero hace la felicidad? _Yo aprendí la lección, duramente. Se puede tener todo lo que uno sueña, pero no te hace feliz. Un simple momento con mi hija me hace feliz. _¿Por qué dice que aprendió cruelmente la lección? _Todos deberían ser ricos y famosos, conseguir los sueños, para darse cuenta que no es la respuesta de la felicidad. _¿Disfruta la fama? _En Nueva York, por ejemplo, me gusta caminar por la calle, siento que vivo una película en cada esquina. Y claro que me reconocen, pero me gusta disfrutar con la gente. _¿Algún momento extraño que haya experimentado? _Honestamente, la gente es bastante amorosa. Tengo suerte, aunque a veces pretenden demasiado... Me piden partes de mi ropa interior (riéndose). Es verdad. La otra noche estaba cenando en un restaurante y una persona se me acercó a la mesa pidiéndome que actuara una parte de la película Todopoderoso. Le dije que estaba comiendo, pero siguió insistiendo. Así es mi vida. _¿Se volvió una costumbre en Hollywood filmar la misma película una y otra vez? _La mayoría de las veces, yo lo odio. Me pregunto, ¿para qué otra vez? Pero me gustó filmar Las locuras de Dick y Jane. Pensé que la idea podía ser muy divertida. Sé que la habían hecho hace poco, en 1977. Pero pasaron tantas cosas desde 2000, que pensé que podíamos agregarle bastante. _¿Le gustó vestirse de Cher? _Bueno, es la razón por la que filmé la cinta (se ríe). _¿Las filmaciones son tan divertidas como sus películas? _Depende del lado de la broma en la que estás. A Tea (Leoni), la tiré a la piscina durante la filmación de Las locuras de Dick y Jane. Lavi parada en el borde y no pude evitarlo. _¿Es cierto que ni siquiera perdonó a Meryl Streep cuando filmaron la película Una serie de eventos desafortunados? _Es verdad. Ella vino al estudio y empezó unos ejercicios de respiración profunda, con los ojos cerrados. Estaba sentada abajo de una cámara, concentrándose. Se la veía muy solemne. Y yo me le acerqué, le puse mi nariz a una pulgada de la suya y esperé hasta que abrió los ojos y gritó. No puedo dejar de hacer bromas. _¿Quién lo hace reír a usted? _Tengo un perro gran danés, George. Tiene el peor aliento del mundo y disfruto cuando se le pega a la gente.

|
compartir
|
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
Síguenos desde:
clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
clasificados.eluniversal.com Estampas