|
compartir
|
| ENTREVISTA / Rafael Núñez cuenta su historia tras haber sido liberado
Odisea de un hacker venezolano

Se dio a conocer en nuestro país por la fuerte campaña virtual por su liberación. A pesar de haber pasado casi nueve meses en una cárcel de Estados Unidos consideró justo su castigo y asume su responsabilidad

Rafael Núñez se dedica actualmente a actividades informáticas como asesoría, sistemas y seguridad
(Foto cortesía Enio Perdomo)
Contenido relacionado
DIEGO PENZO VIVAS |  DIARIO
domingo 12 de febrero de 2006  12:00 AM

Rafael Núñez, el hacker venezolano que fue arrestado en Estados Unidos por cargos contra la seguridad nacional de ese país, se encuentra rehaciendo su vida tras haber sido liberado el 13 de diciembre del año pasado. Lejos de lo que muchos podrían pensar no está molesto, considera que su castigo fue justo y asume entera la responsabilidad por lo que hizo en el pasado. "Fue una experiencia fuerte, pero sé que pudo haber sido mucho peor. Lo veo como un aprendizaje realmente. Yo sabía que había hecho algo y que debía aceptar mi responsabilidad. Lo que siempre traté fue de defenderme, porque yo sabía que no era ni un terrorista ni un criminal", asegura RaFa, como se le conoce a Núñez en el mundo virtual. Tras casi un año de juicio y encierro, la historia del hacker más famoso de Venezuela encierra una serie de mentiras, exageraciones y medias verdades. El protagonista cuenta su historia. Comienzos informáticos
"Desde muy niño me interesaban las computadoras. Mi papá era programador y gracias a él entré en contacto con el mundo de la informática. Claro, a esa edad lo mío era jugar. Años más tarde mi padre me enseñaría a programar con Qbasic y es a partir de ahí que entré en ese ambiente", relata Núñez. Siempre fue autodidacta, y la instrucción académica que recibió al respecto fue muy poca. "Yo empecé a estudiar Ingeniería Informática en la Universidad Católica, pero me retiré a los pocos meses. Necesitaba ganar dinero y empecé a trabajar", prosigue. El primer trabajo que ejerció en ese ámbito fue creando páginas web. Posteriormente se interesaría por la seguridad en Internet y trabajaría como programador freelance. Para el momento RaFa pertenecía a varias comunidades virtuales de aficionados a Internet. Fue a través de una de éstas que entró en contacto con el grupo de hackers World of Hell (Mundo del Infierno). Por sus cualidades pasó poco tiempo antes de formar parte del equipo. "World of Hell existió por un período muy corto, pero en su momento fue el grupo de hackers más famosos del mundo", asegura Núñez. Muy pocos formaban parte de este selecto grupo que ciertamente contaba con fama mundial. Fugaz estrellato
"El grupo duró pocos meses, desde comienzos de 2001 hasta septiembre de ese año. Pero hicimos demasiadas cosas. Violentamos masivamente la seguridad de muchas páginas web como prueba de su vulnerabilidad. Era una cuestión de ego, de decir que éramos los mejores. Pero luego entré en conciencia de que era algo dañino", asegura RaFa. Se trataba de ataques masivos donde muchas páginas eran puestas fuera de servicio y en su lugar se colocaba el mensaje: "woh is back... and kiss my ass cause I just Owned yours!" (mundo del infierno ha regresado... y besa mi trasero porque el tuyo me pertenece). "Nosotros hicimos algo nuevo en el mundo hacker, hicimos ataque en escalas nunca antes vistas", afirma RaFa. Fue en uno esos ataques masivos que violaron la seguridad de una página que tenía entrada a una red de la Fuerza Aérea de Estados Unidos. Sin embargo, cuenta: "El 11 de septiembre de 2001 el grupo se disolvió. Era peligroso seguir en esas actividades tomando en cuenta los incrementos de seguridad que tendría el país luego de los atentados terrorista. Sin embargo, ya yo me había alejado de eso. Fueron sólo unos meses y cerré ese ciclo rápidamente porque me di cuenta que era un error". "Luego me olvide de eso. Comencé a trabajar en una empresa de seguridad y posteriormente pasé a la Cantv", asegura para cerrar ese capítulo. Lejos de actividades negativas RaFa comenzó a trabajar en importantes iniciativas virtuales. Tras publicar un artículo sobre un error que había encontrado en el sistema operativo Windows, el cual fue corregido gracias a él por Microsoft, fue contactado por el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) para colaborar en casos de fraude electrónico, secuestro y pornografía infantil. Igualmente participó en la Unidad de Investigación contra la Pedofilia (Cpius por sus siglas en inglés), una organización sin fines de lucro que persigue a quienes trafican este tipo de material. Fue mientras trabajaba con la Cantv que fue arrestado. Arresto
"Yo viajaba a Estados Unidos sin ningún miedo. Sabía que existía la posibilidad de que nos estuvieran buscando pero yo me había dejado de eso hacía demasiado tiempo y pensé que no estarían ni cerca", asegura Núñez. "Cuando me detuvieron en Miami no tenía idea de qué se trataba", cuenta. El arresto ocurrió el 2 de abril de 2005. RaFa se dirigía a California a realizar un curso al que lo había mandado la Cantv y tenía pensado pasar unos días en Miami. "Luego de pasar mis huellas en las oficinas de inmigración me dijeron que había una irregularidad. Posteriormente me llevan a una oficina y aparecen dos agentes que se identifican como parte del Departamento de Defensa de Estados Unidos. Cuando empezaron a hacerme preguntas fue que entendí por donde venía todo", sostiene. "Como ya estaba allá acepté lo que había hecho. No tenía sentido mentir. Y si había hecho algo era mejor decir la verdad. Me leyeron mis derechos y me mandaron a un Centro de Detención", prosigue. Habían pasado cuatro años desde el incidente de la Fuerza Aérea. Sin embargo, en el informe que hizo el agente especial del Departamento de Defensa de EEUU encargado de llevar el caso, Joseph Diebert, se explican las pistas que desembocaron en el arresto. El primer factor era la fama de World of Hell, y de sus integrantes más conocidos, entre los que se contaba RaFa. Sin embargo, esto no hubiese representado mayor problema para Núñez, ya que no eran más que apodos y conocidos virtuales, a no ser por dos de los integrantes que fueron arrestados por cargos individuales y fuera de WOH. Un joven de quince años, residente del estado de Tennessee, cuyo apododo era Cowhead2000, fue el primero en caer tras ser arrestado por un acto de vandalismo en una conferencia hacker en Las Vegas. Una pista llevo a la otra y tras la evaluación de su disco duro obtuvieron más datos. Supieron que RaFa era un venezolano de nombre Rafael Núñez, no obstante existían dudas con respecto a su lugar de residencia. El otro en caer, tras un seguimiento de Ip's (identificación de conexión de usuarios a Internet) fue un personaje de 18 años, residente de Richmond, Virgina en Estados Unidos, llamado Dawgyg. La información que poseía este segundo sobre RaFa era muy precaria y de poca utilidad. No obstante existían conversaciones por Internet guardadas entre Dawgyg y RaFa, a manera de chat logs, donde aparecían páginas de Internet que contenían información sobre el segundo. A medida que la investigación avanzó aparecieron más datos sobre RaFa. Cuando ya tenían clara su identidad era cuestión de tiempo para que cuando entrara en Estados Unidos fuera arrestado. Es probable que la primera vez que estuvo en el país la investigación no estuviese muy avanzada y por ello no haya sido detenido. No obstante, la segunda fue la definitiva. Presidio y libertad
"En Miami estuve arrestado unos días, luego me transfirieron a la jurisdicción del caso, en Denver. Mi juicio fue tras las rejas debido a que, por ser extranjero, decían que tenía riesgo de fuga", cuenta RaFa. "Al principio del juicio enfrentaba cargos que podían haberme llevado a 10 y 12 años de presidio, estuve muy preocupado. Pero siempre estuve mentalizado que pasara lo que pasara lo iba a aceptar de la mejor manera posible, porque sabía quién era y lo que había hecho", asegura. La estadía en la cárcel fue dura, aunque muy civilizada. "Recuerda que en esos centros de detención todos enfrentan juicios, por lo que quieren mantenerse alejados de los problemas, como peleas y ese tipo de cosas, porque puede ser un cargo más", relata. "Conseguí un buen abogado público federal que sabía bastante del tema informático y que fue crucial para que todo saliera bien. El se encargó de demostrar que lo que yo había hecho era fruto de inmadurez y que yo estaba al tanto de eso. Que posteriormente había reflexionado y cambiado. A eso se le sumaron las cartas de recomendación de empresas, organizaciones, personas y amigos que fueron presentadas mostrando mis labores éticas tras los errores del pasado. Su defensa fue impecable", recuerda Núñez. Núñez se declaró culpable y gracias a esa negociación de su abogado le dieron lo que se conoce como "tiempo servido", es decir que su pena fue el presidio que cumplió durante el juicio. Sin embargo, se le dio una restricción de entrada a Estados Unidos por 10 años. Rafael Núñez ve con optimismo el futuro tras haber obtenido su libertad. Actualmente se encuentra preparando su propia empresa y tiene varias ofertas laborales. Quiere seguir trabajando en el área de redes, seguridad y comercio por Internet. Igualmente, no ha dejado de tener muy presentes las labores benéficas. Al momento de preguntarle la mayor lección que recibió de toda esta experiencia, no teme en reprocharse a sí mismo: "Todo lo que hacemos en el pasado es nuestro presente. Estamos construyendo con el hoy y el ahora nuestro futuro. Los hackers deben pensar en beneficiar más que en perjudicar. Yo cambié a tiempo y eso fue lo que me dio mi libertad. Creo que fue algo justo y estoy agradecido por eso". Diego Penzo Vivas
dpenzo@eluniversal.com  

|
compartir
|
¡Participa!

Envíanos tus comentarios
Para escribir tus comentarios en las notas, necesitas ser usuario registrado
de EL UNIVERSAL. Si no lo eres, Regístrate aquí
correo (obligatorio)
clave (obligatorio)
Ingresar
El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro. Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quién los escribe.
El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.
ESPACIO PUBLICITARIO
Síguenos desde:
clasificados.eluniversal.com Estampas
Alianzas
clasificados.eluniversal.com Estampas