Mapa del sitio
Daily News
Búsqueda avanzada
ClasificadosUsuariosAnunciantes
Caracas, miércoles 07 de diciembre, 2005  
404 Not Found

404 Not Found


nginx
Principal > Calidad de vida > Noticias
 
Imprimir Enviar por correo  |  Disminuye letraAumenta letra
 
SOCIEDAD / Tratados y leyes acorralan a los simpatizantes del cigarro
Los fumadores piden un respiro

Los aficionados el consumo del cigarro piden que se respete su derecho a fumar
(Foto Archivo)
Artículos relacionados
Se sienten como enemigos públicos en Venezuela y en el resto del planeta

NELIDA FERNANDEZ ALONZO

EL UNIVERSAL

Ya no se puede fumar en los aviones, tampoco en los aeropuertos o en el metro. En los cines el cartelito rojo de "no fumar" se mantiene encendido durante toda la película desde hace ya bastantes años. Lo de las oficinas es más reciente, aunque ya son pocos los espacios laborales en los que los fumadores aún pueden entregarse a su vicio sin recibir reprimendas.

En fin, las áreas en las que el humo del tabaco no es rechazado son cada vez más escasas y en consecuencia, los fumadores se sienten acorralados.

"Más que acorralados, lo que sentimos en carne propia los fumadores, en pulmón propio mejor, es la flagrante violación de la noción mínima de libertad que debe tener un ser humano, de vivir o morir, de fumar o no hacerlo, de ser gay o macho, de beber ron o cerveza o nada. Ciertamente si hay un intento de acorralamiento desde hace unos 15 años y es un ataque in crescendo que ya toca límites infrahumanos".

Esta es la opinión de Humberto Márquez, presidente del Club de Fumadores de Venezuela, "una organización libertaria en la que fumar o no es lo de menos".

El mundo en contra
En 2003 la Organización Mundial de la Salud, OMS, terminó la redacción del Convenio Marco para el Control del Tabaco (CMCT) y lo ofreció a los países miembros para su ratificación y puesta en marcha.

El documento "es un tratado basado en pruebas científicas que reafirma el derecho de todas las personas a gozar del grado máximo de salud que se pueda lograr", dice textualmente el CMCT.

Específicamente los países que firmen y ratifiquen el convenio deben tomar medidas para proteger "contra la exposición al humo del tabaco", crear reglamentos que controlen el contenido de los productos del tabaco, así como en lo referente a la divulgación de la información sobre estos productos, su publicidad, promoción y patrocinio.

"Es un tratado antitabaco promovido por la Organización Mundial del Comercio (OMC) que entró en vigencia el 27 de febrero de 2005, tras años de oposición e intentos de negociación de la industria tabacalera, lo han ratificado Alemania, Francia, Reino Unido, España, Australia, Japón, India y Canadá. En cinco años, prohibirán la publicidad, la promoción y el patrocinio del consumo de tabaco", dice Márquez y agrega que se trata de "otra forma de imperialismo a través de la OMC con pantalla de la OMS".

El presidente del Club de Fumadores reclama la actitud de su propio país con respecto al convenio: "lo absurdo es que en Venezuela seamos los primeros perritos falderos en utilizar esas etiquetas espantosas y utilizar tiempo en televisión para campañas solidarias en proselitismo antitabáquico, sin darse cuenta que se están dejando violar la soberanía".

En efecto, Venezuela se ha adelantado a muchos países en la toma de medidas para el control del tabaco, como sucedió, por ejemplo, con la normativa de obligar a las tabacaleras a colocar en sus cajetillas una fotografía alusiva a los daños que produce el consumo de cigarrillos en el organismo humano.

Sin embargo, Márquez dice que Venezuela no llega a los niveles de persecución que existen en Estados Unidos, "donde el ataque es enfermizo" y apunta que se siente mejor en Madrid y en Tokio "para fumar en libertad".

Carlos Lander, fumador de habanos, también opina que Estados Unidos "es lo peor" y señala que, en efecto, ese es un país donde los fumadores son perseguidos. "En Venezuela todavía hay algunas libertades", dice.

A juicio de Lander, "la batalla contra los fumadores se está llevando a niveles exagerados. Ahora somos casi enemigos públicos".

No obstante, tanto Lander como Márquez evitan fumar en restaurantes y dicen respetar a los que no fuman.

"Cuando estoy fumando trato de no afectar a los demás", dice Lander, aunque aclara que como fumador de habanos prefiere fumar a solas o con un grupo selecto de amigos aficionados a este mismo gusto que es "un tanto egoísta".

Márquez apunta que para evitar molestar y ser molestado, visita restaurantes "donde los fumadores son bien apreciados" y agrega que "por razones de tolerancia" evita fumar en las emergencias de los hospitales, guarderías y asegura que no le gusta fumar en los vehículos.

Lander apuesta por encontrar un punto medio en el que los fumadores y no fumadores logren vivir en armonía, "porque esta es una especie de cruzada innecesaria".

Márquez aplaude la idea de que los amantes del cigarro se unan y se organicen con el objetivo de defender sus derechos, "y yo en particular estaré siempre al frente porque soy presidente vitalicio del Club de Fumadores, así deje de fumar", aclara.



 
404 Not Found

404 Not Found


nginx




 
Imprimir Enviar por correo  |  Disminuye letraAumenta letra
 
Contáctenos | Política de privacidad | Términos legales | Condiciones de uso
Búsqueda avanzada
Copyright @ Diario El Universal C.A. 2007