Mapa del sitio
Daily News
Búsqueda avanzada
ClasificadosUsuariosAnunciantes
Caracas, martes 20 de septiembre, 2005  
404 Not Found

404 Not Found


nginx
Principal > Opinión > Noticias
 
Imprimir con   |    Enviar por correo

Julio Borges // Petróleo para el progreso


UNO RECORRE EL PAIS. Habla con los venezolanos, en pueblos y ciudades, en campo y barrios. Luchan por sobrevivir. Venezuela recibe millones de dólares del petróleo. Pero ese dinero no llega a los venezolanos. Para demasiados, la vida es un martirio. Buscan trabajo, pero no encuentran empleos dignos. Quieren seguridad, pero hay crimen y miedo. Quieren unidad, armonía, pero hay divisiones y desconfianza, no tolerancia y respeto.

Eso no tiene que ser nuestro destino fatal. Hay que dibujar un nuevo futuro con progreso popular, construir una nación donde oportunidades, justicia y paz no sean vanas consignas sino ejes de nuestra sociedad. Una Venezuela de ciudadanos libres, con la independencia y la dignidad que genera tener un empleo estable y bien remunerado. Una Venezuela que cobije a los desamparados hasta que puedan valerse por sí mismos, porque tiene que haber lugar para todos. Una Venezuela con educación de primera, donde cada cual obtenga los conocimientos y las habilidades imprescindibles para enfrentar los retos del siglo XXI. Una Venezuela donde los derechos prometidos en la Constitución sean realidades. Una Venezuela para sus causahabientes, que son todos venezolanos y no sólo algunos venezolanos.

Hemos recogido una propuesta antes dicha pero nunca escuchada: que una parte de los enormes ingresos petroleros sea transferida directamente al pueblo. Que el 25% del ingreso fiscal petrolero sea distribuido cada año entre todos los venezolanos a partes iguales. Sin discriminación, sin distinción política ni alcabalas. Dar a los venezolanos lo que por derecho les toca; que el pueblo reciba parte del ingreso petrolero con la menor intervención posible del Gobierno, con las menores oportunidades para el engaño, la discriminación, el favoritismo político y la corrupción.

Cada familia podría elegir qué hacer en función de sus necesidades. Podrían asegurar los gastos de salud; los desempleados podrían tener ingresos suficientes para subsistir mientras consiguen un empleo digno; muchos escogerían invertir en una pensión de retiro. A no dudarlo; los venezolanos pueden tomar las mejores decisiones para el bienestar de sus familias. Esto no es populismo, es su antídoto, pues libera al pueblo de ser mendigo frente a un gobierno que hoy le da esclavitud y clientelismo.

Esto no sustituye los programas sociales, que son necesarios y deben ser mejorados. Pero, al forzar al Gobierno a transferir directamente a los venezolanos una parte del ingreso petrolero, se le obliga a ser más cuidadoso y transparente con el gasto público, ajustándolo a las prioridades del pueblo.

Eso no resolverá todos nuestros problemas. Lo sabemos. Pero ayudará al pueblo de forma inmediata. Pongamos a un lado nuestros desacuerdos. Trabajemos juntos esta iniciativa. Es petróleo para el progreso.

Julioaborges@gmail.com


 

Imprimir con   |    Enviar por correo
Contáctenos | Política de privacidad | Términos legales | Condiciones de uso
Búsqueda avanzada
Copyright @ Diario El Universal C.A. 2005