Mapa del sitio
Daily News
Búsqueda avanzada
ClasificadosUsuariosAnunciantes
Caracas, sábado 16 de julio, 2005  
[an error occurred while processing this directive]
Principal > Economía > Noticias
 
Imprimir Enviar por correo  |  Disminuye letraAumenta letra
 
Análisis /// Energía
Futuro petrolero sin Venezuela

Juan Carlos Sosa Azpúrua

Desde esta columna queremos insistir en las terribles consecuencias que le depara el futuro energético a Venezuela, si no se toman medidas concretas, efectivas y rápidas para solventar la aguda crisis que atraviesa la política petrolera del país, que se traduce en los siguientes factores:

1) Pérdida de la infraestructura profesional de Pdvsa: En el pasado, sus profesionales eran formados en las mejores universidades del mundo y recibían continua actualización desde entes como el CIED, creados por Pdvsa para garantizar el mantenimiento de los estándares internacionales de rendimiento. En el presente, las contrataciones no cumplen el mínimo de condiciones que velen por la calidad profesional. Se requiere esencialmente fidelidad a una ideología y obediencia absoluta a los dictámenes jerárquicos de un reducido grupo de dirigentes militares y políticos. Se nota un avance progresivo del nepotismo contractual, lo que significa que se contratan familiares y amigos de la alta gerencia, sin que existan credenciales profesionales que respalden los nombramientos. Este hecho está generando profundos resentimientos laborales internos, que se manifiestan en pérdida de entusiasmo y estímulo hacia el logro. El concepto de competitividad está siendo deliberadamente borrado de la misión y visión de la empresa; de hecho, ha sido virtualmente prohibido, ya que según el Gobierno la competitividad es una noción derivada de las prácticas del "Imperialismo", y una comunidad socialista es incompatible con la competencia, todas las personas deben ser iguales y no deben medirse con criterios de eficiencia, sino simplemente bajo expectativas de obediencia y fidelidad a las políticas del régimen. Esta tendencia, trasladada a Pdvsa, ha ocasionado desgano generalizado para alcanzar metas corporativas. 2) Pérdida de la capacidad de producción propia: Los recursos financieros están siendo desviados en forma desproporcionada hacia fines ajenos a la naturaleza de la empresa. En consecuencia, han pasado a un segundo plano la inversión en mantenimiento de pozos, las mejoras en tecnología, la exploración de nuevas reservas, el cuidado de las instalaciones y la seguridad de las operaciones generales. Por ende, se estima que Venezuela ha perdido en los últimos años más de un millón de barriles en su capacidad de producción y se calcula que las reservas están declinando con rapidez, al punto que sería difícil cuantificar el daño, pero se presume que, en el caso de la región occidental, los daños al potencial energético de Venezuela podrían ser irreversibles. 3) Pérdida de credibilidad internacional y percepción negativa generalizada: El hecho de que Pdvsa no haya enseñado cifras confiables desde 2002, y parezca inauditable, según declaraciones de sus mismos auditores externos, ha ocasionado un daño inmenso a la otrora impecable reputación de Pdvsa. A la empresa le cuesta mucho más conseguir socios para sus proyectos y le es totalmente imposible, por prohibiciones legales expresas, realizar operaciones financieras en EEUU, el mercado petrolero más importante del planeta. 4) La Ley Orgánica de Hidrocarburos: es un obstáculo importante para el desarrollo de nuevos proyectos petroleros. La misma contempla un marco fiscal que desestimula la inversión en crudos pesados y extrapesados, las mayores reservas del país, y exige figuras corporativas con una participación estatal innecesaria, dañina para Pdvsa y perjudicial para los posibles socios. Además, conlleva al robustecimiento del PetroEstado, con las consecuentes taras socioeconómicas que eso genera. 5) Discurso gubernamental grosero e injusto hacia sus socios actuales: han generado reacciones adversas en todo el mundo y han cerrado muchas oportunidades futuras al país en cuanto a desarrollo de nuevos proyectos energéticos en su territorio. 6) Corrupción: Pdvsa ha sido listada por entes especializados como una de las empresas petroleras más corruptas del mundo. Los procesos de licitación para efectuar contrataciones son casi inexistentes y los que se hacen no siguen lineamientos transparentes. El uso de traders es práctica común y con ello se ha perdido control de muchas operaciones clave que implican cientos de millones de dólares que no son supervisados y se destinan sin ninguna ética a bolsillos privados.

Estos son los puntos más relevantes de la crisis energética venezolana. Mientras tanto, el mundo necesita más petróleo que nunca. India, que importa 70% del petróleo que consume, continúa su crecimiento superior a 8% de su PIB y China supera 9%. EEUU se muestra robusto y Europa no entrará en recesión, a pesar de que su crecimiento será más lento y difícil. Esto implica que la demanda de petróleo se mantendrá y solamente aquellas naciones que tomen las previsiones y se sintonicen con la realidad mundial podrán prevalecer. Arabia Saudí incrementó en 100 mil barriles diarios su producción de mayo y está invirtiendo agresivamente en aumento sustancial de su capacidad de producción y refinación. Lo mismo hacen casi todos los demás miembros de la OPEP (especialmente Nigeria, Irak, Irán), con el objetivo de incrementar de 40% a 45% su participación de mercado antes del final de esta década. Por su parte, Angola, Algeria y Nigeria se hacen cada día más atractivos como productores. Esto se puede decir también de Rusia, la zona del Caspio y todo el Medio Oriente, lo mismo que Canadá y Brasil. Algunos (CERA) calculan que la demanda crecerá para el 2010 en 16,4 millones de B/D, 20% de incremento, y que estas regiones mencionadas estarán preparadas para satisfacer esa demanda adicional.

Así, la crisis merece atención especial. Implica que aun con las reservas petroleras explotables más cuantiosas del Hemisferio Occidental no seremos un actor importante en los próximos años. De hecho, Venezuela será irrelevante.

Juzgando por los hechos descritos, el incremento de los despachos "gratuitos" a Cuba y la reciente mueca demencial de Petrocaribe, es evidente que el Gobierno no tiene anotado en su agenda la supervivencia de Venezuela como un factor importante del mercado energético mundial. Por lo que se ve, el futuro no montará en su tren a este país.



 
[an error occurred while processing this directive]




 
Imprimir Enviar por correo  |  Disminuye letraAumenta letra
 
Contáctenos | Política de privacidad | Términos legales | Condiciones de uso
Búsqueda avanzada
Copyright @ Diario El Universal C.A. 2007