Mapa del sitio
Daily News
Búsqueda avanzada
ClasificadosUsuariosAnunciantes
Caracas, domingo 19 de junio, 2005  
[an error occurred while processing this directive]
Principal > Economía > Noticias
 
Imprimir Enviar por correo  |  Disminuye letraAumenta letra
 
ENCUESTA / Empresarios temen reacción de EEUU ante provocaciones de Chávez
Desconfianza renovada

Artículos relacionados
Aunque la crisis económica es recurrente en Venezuela, y las empresas siempre lo han sabido, se niegan a invertir para el largo plazo. Ahora hay razones adicionales para ello.

EDUARDO CAMEL ANDERSON

EL UNIVERSAL

La crisis en Venezuela es casi un asunto de cultura: ¿Cuándo no la ha habido? El país tiene una larga tradición de inestabilidad cambiaria, conoce de sobra los mecanismos de control de cambio, y las restricciones crediticias tampoco son una novedad. Siempre ha existido la queja de la contracción en el poder adquisitivo, y el problema del desempleo y de las inseguridades jurídica y personal.

Pero aunque los inversionistas del país estén acostumbrados a producir en medio del mare mágnum, ahora sostienen, de acuerdo con estudios de Datanálisis, una formal reticencia a colocar capitales a largo plazo para expandir sus operaciones en el país.

Y si los motivos ya enumerados no son nuevos, ¿qué es lo que los frena? Luis Vicente León, director de la firma investigadora, indica que las enrarecidas relaciones entre Venezuela y EEUU, se crea o no (y aunque no han llegado éstas a ningún punto tangiblemente grave) son el principal dolor de cabeza de los inversionistas nacionales e internacionales.

Está claro que la seguridad jurídica, la promoción de inversiones y un sistema financiero fuerte son condiciones sine qua non para pintar un cuadro perfecto que seduzca capitales foráneos y criollos, pero ahora las razones que espantan los capitales "van más allá de lo que se conocía".

"De la enferma relación entre ambas naciones puede ser también sorprendente que el miedo principal se origine en los ladridos que hace el Gobierno venezolano ante quien considera su enemigo ideológico". De hecho, es la sobria actitud crítica que se hace desde América del Norte la que genera la mayor desconfianza entre los tenedores de capital.

Por eso, explica el analista, los empresarios prefieren aprovechar la bonanza que Venezuela vive de cara a los altos precios del petróleo y una anárquica distribución del gasto público. Dinero en la calle hay, razón suficiente para invertir lo necesario para operar, pero sin ir mucho más allá de eso.

La consulta
Estas no son reflexiones de pasillo, sino el resultado de 100 entrevistas profundas realizadas a empresarios medianos y grandes de Venezuela, así como del estudio de la Encuesta Omnibus de la consultora.

Resulta que pocos años atrás, cuando el presidente Hugo Chávez empezó su campaña antinorteamericana, se pensó públicamente _de acuerdo con lo comentado por León_ que esa era parte de una estrategia efectista y populista, como fueron varias otras de sus acciones.

Sin embargo, la historia ha enseñado que muchas de las cosas que antes parecían imposibles ahora lo son, y que cosas con las que ha amenazado Chávez se han realizado o han parecido hacerlo. En ese marco, León se topó con el hecho de que la mayoría de los empresarios tienen muy creativas ideas de las acciones que podría ejercer el Gobierno contra Estados Unidos, y que provocarían un conflicto económico que afectaría sus operaciones en Venezuela.

Entre otras posibilidades, reconocieron creer que Venezuela podría romper relaciones económicas con Estados Unidos, o que deje, de verdad, de venderles petróleo.

No obstante, cuando se consulta su parecer (de los empresarios) de que esto ocurra, el índice de confianza se ubica en dos puntos (siendo un punto total desconfianza de que ocurra, y cinco, total confianza). Es decir, les preocupa este asunto, pero por encima de él están más pendientes de los otros enemigos de la inversión, como los ya citados al principio.

Ahí viene lo grave
"Pero la tortilla sufre un tremendo revés cuando se dibuja el mapa desde el otro lado", desde la perspectiva de lo que puede hacer Estados Unidos contra Venezuela.

Allí, con un índice de confianza de 3,5 a 4, los entrevistados reconocieron que piensan que, económicamente, la administración de George Bush puede tomar acciones concretas contra Chávez, que terminarían afectando de plano al empresariado y la economía.

Se cuentan entre éstas el que EEUU elimine a Venezuela de todos los programas de ayudas no comunitarias, así como que tome algunas represalias en materia de aranceles y preferencias comerciales.

También es un temor expreso que la potencia norteamericana ponga a Venezuela en una lista negra para los fondos americanos, lo cual implicaría que aquellos fondos que operan en EEUU, y que deseen seguir haciéndolo, deberían vender todos los papeles venezolanos que tengan en su poder.

Asimismo, hay la percepción de que Estados Unidos podría hacer un ejercicio de cabildeo entre organismos multilaterales e instituciones internacionales, con la intención de evitar que Venezuela reciba ayudas y financiamientos para el desarrollo.

"Todas esas son cosas que están en las cabezas de los empresarios", enfatizó nuevamente Luis Vicente León, para quien, desde un punto de vista analítico, "es prácticamente imposible que alguna de esas situaciones tenga lugar".

Aunque sean estados mentales, estos indicadores de confianza son determinantes al momento de estudiar por qué los inversionistas prefieren ver, por lo pronto, los toros desde la barrera. La percepción, dijo León, seguirá dependiendo de la interacción entre los dos presidentes que comprenden la polémica.



 
[an error occurred while processing this directive]




 
Imprimir Enviar por correo  |  Disminuye letraAumenta letra
 
Contáctenos | Política de privacidad | Términos legales | Condiciones de uso
Búsqueda avanzada
Copyright @ Diario El Universal C.A. 2007