13 06 2005 Caracas Sabor a ayer y realidad de hoy 221 ANIVERSARIO / Culminan festividades por la fundación de El Hatillo El casco extendido a municipio recuerda su historia sin olvidar exigencias que están en plena vigencia MARIA ELISA ESPINOSA EL UNIVERSAL De El Hatillo convertido en parroquia eclesiástica el 12 de junio de 1784, y del empeño que pusieran sus fundadores en que eso sucediera, saben muy poco quienes suelen los fines de semana visitar ese pueblo convertido hoy por hoy en la meca del turismo caraqueño. Aun así, disfrutan del legado de aquellos tiempos, incluidas la iglesia Santa Rosalía de Palermo, sus casas (muchas de las cuales hoy comparten su uso residencial con el comercial), las plazas Bolívar y Sucre, y el orgullo de los hatillanos de pura cepa de haber podido remarcar su gentilicio al convertirse en municipio autónomo a inicios de los años noventa del siglo pasado. A propósito de la celebración del 221 aniversario de la fundación del pueblo, sus autoridades locales organizaron una programación _entre deportiva, cultural, de inau guraciones e inspección de obras_ a lo largo de toda una semana, con lo cual los moradores y visitantes pudieron divertirse, pero asimismo aprovechar la oportunidad para hacer exigencias. Registro civil Como uno de los "regalos" que recibiera la comunidad hatillana en esta fecha aniversaria, se incluyen las oficinas del Registro Civil, ubicadas en el centro comercial Terrazas de La Lagunita, donde a partir de ahora los habitantes del municipio pueden dirigirse a tramitar sus partidas de nacimiento, cartas de soltería, y demás constancias y documentos que allí se expiden. De igual importancia ha sido considerada la obra _iniciada a mediados de mayo, e inspeccionada esta semana por el alcalde Alfredo Catalán_ del bulevar La Boyera, ubicada en la transversal 1 de esa urbanización, a través de la cual se espera devolver la tranquilidad a los residentes de esa calle, así como optimizar la circulación vehicular. Fiestas de antaño Como cierre de la programación aniversaria, este fin de semana los hatillanos y visitantes disfrutaron de varias presentaciones en la plaza Bolívar, entre ellas Payasocrópolis, con un espectáculo infantil bautizado Collage Carcajada, y las agrupaciones Danzas Ditirambo y Teatro Birongo. En plena tertulia en esa misma plaza _remozada varias veces a lo largo de sus más de dos siglos de existencia_ estuvieron el sábado Luis Pino, Manuel García y Omar Nowak, nacidos y criados en el pueblo, y por tanto testimonios vivientes de lo que ha sido y es El Hatillo hoy. Ninguno de ellos olvida los tiempos en que en ese casco cívico se celebraban fiestas con terneras en plena plaza. "Nos daban casabe con carne asada, no había carros sino burros y mulas. Era por allá por los años 30, cuando el primer carro lo trajo mi papá (Pedro Nowak)", relataba el señor Omar teniendo de fondo la música de un par de payasos infantiles.

Ver también:

[APOYO:13402C]De Tierra de Indios se hizo parroquia y desde entonces honra a Santa Rosalía de Palermo[/APOYO]

[APOYO:13402B]Las necesidades subsisten más allá del "modernismo"[/APOYO]

/2005/06/13/13402a1.jpg Lo comercial supera lo residencial, pero aun así ambos usos conviven
(Foto Nicola Rocco)