Inicio  >  Deportes >  Andrés Galarraga > Noticias
El Universal como página de inicio  |  Agregar a favoritos  |  Ayuda
Votar
[an error occurred while processing this directive]



Dos Victorias

En febrero de 1999 un linfoma cancerígeno quiso apartar al ídolo del campo de juego; sólo lo logró por una temporada, porque el ímpetu y el deseo por volver se impusieron. Luego en 2003, hubo otro intento por separarlo del deporte, y nuevamente venció, para regresar tal y como siempre prometió

El Gato ha sido un ejemplo de superación para todos los venezolanos (Foto Alejandro van Schermbeek)

RHADAMES FIGUEROA

La temporada 1999 de Grandes Ligas marcó la vida de Andrés Galarraga. Pero no sólo la del jugador sino la de toda una afición y de todo un país que quedó conmocionado.

Ese año, el "Gran Gato" de Venezuela fue diagnosticado con el mal de Hodgkins, una forma de cáncer en la espalda. El linfoma, como Galarraga prefiere llamarlo, lo obligó a perderse toda la campaña del 99 con los Bravos de Atlanta, equipo con el que firmó después de seis temporadas con los Rockies de Colorado.

Fue un duro golpe para él y su familia pero también para el beisbol. El orgullo de Chapellín tuvo que abandonar los diamantes de juego y cambiar el bate y el mascotín, por tratamientos y medicamentos para combatir su enfermedad.

Antes de librar esa nueva y larga batalla, y dando muestras de ser un gran ser humano, Galarraga se acordó de sus seres queridos. De allegados que no sólo involucraban a su familia y amigos, sino a sus compañeros de equipo, a la organización de los Bravos y a toda la afición del beisbol.

En un gesto de profundo sentimiento y sinceridad, se acordó de todos en una emotiva carta que escribió con su propio puño y letra. En ella agradecía el apoyo brindado, lo más importante de todo, es que dejaba claro y prometía que iba a regresar.

Y como hombre de palabra cumplió con su promesa.

El ídolo del beisbol venezolano nunca bajó la cabeza y fue optimista después de que los médicos le dieron la mala noticia. Pero la enfermedad tenía remedio, y eso fue lo que llenó de ímpetu el espíritu del "Gran Gato", quien siempre estuvo seguro de que volvería a los terrenos para jugar beisbol.

Sin embargo, antes tuvo que pasar por la terrible experiencia de la rehabilitación y las quimioterapias para poder vencer al cáncer. El Gato confesó lo difícil que fue soportar sobre todo la primera quimioterapia, que para él fue "algo indescriptible".

Pero a pesar de los desagradables momentos, Galarraga demostró que los obstáculos están en el camino no para detenerse sino para superarlos. Demostró por pasión por la pelota, por devoción a Dios y la Virgen, por amor a su familia y con confianza en sí mismo, que las adversidades pueden vencerse por muy difíciles y fuertes que éstas parezcan.

Y en esa lucha nunca estuvo sólo. Contó con el apoyo de la fanaticada que le hizo sentir el verdadero cariño que se le tiene a un ídolo como Galarraga, y que se cansó de demostrárselo especialmente el año de la enfermedad. El Gato llegó a decir en su momento, que ese apoyo fue uno de los principales factores que lo impulsaron a seguir.

Sueño de un milagro

Un ser humano como Andrés Galarraga debe tener un ángel de la guarda que lo cuida y lo protege ante cualquier adversidad, incluso de una enfermedad como el cáncer. Y para el Gato, no hay dudas de que su recuperación se debió, en parte, a una intervención divina.

Galarraga ha relatado en varias oportunidades la anécdota del sueño, que como una premonición, le abrió los ojos y le hizo entender que estaba totalmente curado.

Probablemente haya sido sólo un sueño, producto de su imaginación y de su deseo de sanar y retornar a la actividad deportiva, pero para el Gato se trató de una experiencia muy parecida a la realidad.

Galarraga soñó con Dios, mientras millones de venezolanos soñaban en volver a ver a su ídolo uniformado. El Gato sintió la presencia de algo que no se puede explicar con palabras, pero que para él, tuvo el sentido y la lógica justa. Una intervención divina que lo hizo despertar con una sonrisa en el rostro -más marcada que de costumbre-, y con la sensación de que su mal había desaparecido. Un sueño que lo llevó a decirle, sonrientemente a su esposa: "estoy curado. Yo ya estoy bien".

Regreso a lo grande

Galarraga regresó al beisbol de la única forma en que él podía haberlo hecho: a lo grande. En la temporada 2000 volvió a vestir el uniforme de los Bravos de Atlanta y el primer partido quedará registrado por siempre en su memoria. Pero también en la de los fanáticos porque sencillamente fue espectacular. Más impresionante de lo que muchos habían podido imaginar.

Ese juego fue como una película en la que el protagonista, el héroe de Chapellín, hizo lo necesario para que la trama que por un momento se tornó dramática y triste, culminara con un final feliz.

El Gato disparó un cuadrangular en el primer choque de la temporada. Un premio a su dedicación, esfuerzo y entrega, que dejaba a un lado el fantasma del cáncer y que lo volvió a colocar en el escenario de las grandes estrellas. Galarraga además fue elegido para participar en el juego de las Estrellas de esa campaña, y con el brillo de su sonrisa volvió a iluminar el firmamento del mejor beisbol del mundo.

Pero los estadounidenses no fueron los únicos que disfrutaron de la presencia del Gato en el terreno de juego. Durante la pretemporada de las mayores, los Bravos de Atlanta y los Mantarrayas de Tampa Bay disputaron una serie en suelo venezolano, donde el centro de las miradas no podía ser otro sino Andrés Galarraga.

El estadio de la Ciudad Universitaria se vistió de gala y se llenó hasta reventar, para rendirle un merecido tributo al inicialista de los Bravos. La ovación fue estruendosa y provocó que los ojos de Galarraga se llenaran de lágrimas y emoción, porque sintió en carne propia todo el apoyo que siempre le ha brindado el pueblo venezolano.
Especialmente en ese momento, pues acababa de vencer la terrible enfermedad.

Sin embargo, el mal reapareció. Galarraga tuvo una recaída en la temporada de 2003, pero en esa oportunidad no lo hizo público. El Gato estaba a dos cuadrangulares de llegar a los 400 pero en reiteradas ocasiones trató de desentenderse de la situación, comentando que no tenía intenciones de volverlo a intentar con ninguna organización.

Quizás fue una cortina de humo para ocultar la segunda aparición de la enfermedad, pero en la mitad de la temporada 2004 volvió a demostrar que es un luchador nato, un hombre que no baja los brazos.

Con estirpe de ganador venció una vez más al cáncer gracias a la quimioterapia y sus deseos de vivir. Volvió a las mayores con los Angelinos de Anaheim para conectar su último cuadrangular en una temporada regular del mejor beisbol del mundo.

En la entrevista que le realizó Ernesto Jérez para el programa Perfiles de ESPN, Andrés Galarraga dijo que el peor momento de su carrera había sido cuando los médicos le informaron que tenía cáncer. Pero a pesar de sus logros como profesional, sus récords, jonrones y triunfos, inmediatamente replicó que el mejor de todos fue haber vencido a la enfermedad.



Ahora en Portada

Amoroso: Solo 15 juristas han presentado irregularidades en el proceso
01:45 PM.NACIONAL Y POLÍTICA. El parlamentario Elvis Amoroso realizó un balance de los dos primeros días de entrevistas a (...)
01:42 PM.FÚTBOL. "Tenemos que corregir"
01:18 PM.FÚTBOL. Mineros recupera el gol
 Lo más
  •  Leído 
  •  Comentado 

Blogs Ver todos

  • ERNESTO LINZALATA
    42 kilómetros
    El auge de las carreras de calle ha llevado a sus organizadores, patrocinantes (...)

    HACE3minutos
  • Julio Tupac Cabello
    Metamorfosis
    El tiempo de las verdades se acabó. No hay en el mundo un sistema que nos (...)

    HACE16horas
  • ELIDES J. ROJAS L.
    Sobre la marcha
    Nota tomada de Noticiero Digital: El diputado oficialista Elvis Amoroso admitió (...)

    HACE19horas
  • Dr. Ricardo Szemat Nikolajenko
    Destino Salud
    Una nueva estrategia para combatir la esclerosis lateral amiotrófica y la (...)

    HACE2dias
  • ANTONIO CASTILLO
    El Leonático
    Realmente flojo fue el desempeño del Caracas durante el fin de semana en el (...)

    HACE2dias
  • ANDRÉS CORREA
    Latiendo en la cueva
    "A última hora aprobaron 28 leyes que nadie conoce su contenido (...) Según (...)

    HACE2dias