Mapa del sitio
Daily News
Búsqueda avanzada
ClasificadosUsuariosAnunciantes
Caracas, domingo 22 de mayo, 2005  
404 Not Found

404 Not Found


nginx
Principal > Economía > Noticias
 
Imprimir Enviar por correo  |  Disminuye letraAumenta letra
 
La economía se enfermó de política

ISABEL GARCIA NEVETT

EL UNIVERSAL

Venezuela está enferma. Hace muchos años sufrió de la llamada "enfermedad holandesa", condición que regresa hoy en día con una mutación a la criolla. La enfermedad se ha tornado política.

Los economistas describen los síntomas de enfermedad holandesa como la desindustrialización causada por el descubrimiento de un recurso natural. La riqueza inmediata que esto genera hace que los gobiernos descuiden otras industrias y se crea una sensación irreal de prosperidad.

Esta es una situación que se ha repetido a lo largo de los años: países con una fuente de riqueza en bruto se concentran sólo en ella. El descubrimiento hace que la moneda local suba de valor y se vea afectada la calidad y producción de otros productos. Las importaciones aumentan, mientras decaen las exportaciones y se estanca la industria en general. Ultimamente, se ha añadido una nueva dimensión a este término: enfermedad holandesa política. Esto ocurre en aquellos países cuya cúpula política autoritaria se apodera del descubrimiento y desarrolla una industria basada sobre todo en consideraciones de carácter político, ayudándolos a enraizarse con firmeza en el poder. Libia e Irak, en la era de Saddam Hussein, son clásicos ejemplos.

Venezuela nunca afrontó de frente la situación de enfermedad holandesa que se presentó con el descubrimiento del petróleo. Esto se puede explicar con el argumento que Venezuela siempre ha sido monodependiente y en el momento de la explotación inicial del oro negro no existía una industria plural desarrollada que pudiera verse afectada. No obstante, el actual gobierno parece estar comportándose como si el petróleo fuera un mineral recién descubierto y está tratando de reinventar el rol que hasta ahora ha tenido la industria petrolera en la economía venezolana. Vemos entonces cómo se está desarrollando una suerte de enfermedad holandesa política en nuestro país.

Otras industrias continúan rezagadas en segundo lugar, mientras que Pdvsa se autodestruye y es convertida, paso a paso, en nada más que la caja chica del Gobierno, utilizada para la financiación de las misiones y subsidios que tanto ayudan a la popularidad del Presidente. El espejismo de riqueza fácil que provee el petróleo y la urgencia que tiene el Gobierno por obtener dólares hacen que el diagnóstico venezolano sea desalentador.



 
404 Not Found

404 Not Found


nginx




 
Imprimir Enviar por correo  |  Disminuye letraAumenta letra
 
Contáctenos | Política de privacidad | Términos legales | Condiciones de uso
Búsqueda avanzada
Copyright @ Diario El Universal C.A. 2007