Mapa del sitio
Daily News
Búsqueda avanzada
ClasificadosUsuariosAnunciantes
Caracas, sábado 21 de mayo, 2005  
[an error occurred while processing this directive]
Principal >  Deportes >  Beisbol > Grandes Ligas > Noticias
 
Imprimir Enviar por correo  |  Disminuye letraAumenta letra
 
OPINION
Rivalidades

Oswaldo Guillén

Ojalá Freddy haya ganado anoche, y los Medias Blancas hayan salido adelante, en esta serie de tres juegos contra los Cachorros de Chicago. En lo personal, este fin de semana es una especie de revancha, porque nuestros archirrivales de la ciudad nos barrieron el año pasado, cuando me estrené como manager. Y para que los venezolanos entiendan lo que significa esta serie, imagínense un juego Caracas-Magallanes, y multipliquen la emoción por tres. En estos momentos, por ejemplo, nosotros estamos primeros en la división central de la Liga Americana, y ellos terceros en la Nacional. Pero si nos ganan la serie, los fanáticos de los Cachorros estarán tan felices como si hubieran ganado la Serie Mundial. Así de apasionada es esta rivalidad. Desde el año pasado dije que a estos juegos interligas, los equipos de la Americana llegamos en desventaja, porque nosotros perdemos un bateador cuando nos toca jugar en su estadio, mientras que ellos ganan uno cuando vienen a nuestros parques. En la Nacional están acostumbrados a que su lanzador batee; por eso, cuando le agregan un designado, saltan en una pata. Nosotros en cambio debemos resignarnos a utilizar a nuestros lanzadores exclusivamente para tocar bolas y mover los corredores, por más que algunos, como Freddy, quieran hacer swings de jonrón, aumentando los riesgos de una lesión. Este fin de semana, en el papel ellos parecieran tener ventaja, a pesar de que nosotros tenemos mejor récord. Anoche lanzaba Freddy contra Gregg Maddux, un futuro hall de la Fama. Hoy será Contreras contra Carlos Zambrano, el consentido del lado norte de la ciudad, y mañana El Duque contra Mark Prior. O sea que en el papel ellos van de robo, porque a nuestros dos mejores pithers, Mark Buehrle y Jon Garland, con récords de 7-1 y 8-0 respectivamente, no les toca lanzar. Y ni hablar de los averages de bateo de nuestros lanzadores. Imagínense, Contreras tiene de 11-0 con 7 ponches. El Duque tiene de 19-1, mientras que el mejor bateador en nuestro staff es el cerrador, Hermanson, que hasta ha conectado dos jonrones. No sé cómo le habrá ido a Freddy anoche, aunque su promedio vitalicio es de 241, con un tubey incluido. Pero pienso que si seguimos jugando como hasta ahora, podemos salir de Wrigley Field con récord positivo. Por cierto, esta semana la revista Sport Illustrated publicó un reportaje sobre mi trabajo de este año, y mi dirección electrónica colapsó. Aunque sé que los lectores de Estados Unidos no leen esta columna, igual quisiera agradecerle a todos los que han escrito para expresar sus comentarios. Uno de esos lectores, por cierto, me recuerda que los Medias Blancas de 1959 llegaron a la Serie Mundial a pesar de que quedaron de últimos en jonrones conectados con 97, pero quedaron primeros en robos de base con 113. Supongo que su intención es avalar el estilo de juego que hemos adoptado, basado en buena defensa, buen pitcheo y mucha agresividad al batear. Y también espero que eso resulte este fin de semana, porque si salimos derrotados nuevamente contra los Cubs, ¡quién aguanta ese chichín!!

ozzieguillen13@hotmail.com



 
[an error occurred while processing this directive]




 
Imprimir Enviar por correo  |  Disminuye letraAumenta letra
 
Contáctenos | Política de privacidad | Términos legales | Condiciones de uso
Búsqueda avanzada
Copyright @ Diario El Universal C.A. 2007