Mapa del sitio
Daily News
Búsqueda avanzada
ClasificadosUsuariosAnunciantes
Caracas, viernes 11 de marzo, 2005  
[an error occurred while processing this directive]
Principal > Nacional y Política > Noticias
 
Imprimir Enviar por correo  |  Disminuye letraAumenta letra
 
Alberto Arteaga estima que la Sala Constitucional se ha convertido en el tribunal supremo del TSJ
Grave precedente para la justicia venezolana

El experto constitucionalista advierte que la decisión que anula el fallo del 14 de agosto de 2002 abre la posibilidad de revisar cualquier decisión que se haya tomado en el pasado de naturaleza absolutoria o de sobreseimiento. Con esta decisión se podrá revivir cualquier proceso ocurrido en cualquier momento

Karina Arteaga Cifra
eluniversal.com

Caracas.- Expertos jurídicos en materia constitucional han expresado su preocupación por el precedente que sienta la decisión tomada hoy por la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia que anuló el fallo del 14 de agosto de 2002, según el cual quedaban absueltos los cuatro oficiales de la Fuerza Armada acusados de encabezar el golpe de estado del 11 de abril de 2002.

El abogado constitucionalista, Alberto Arteaga, señaló que "una decisión como esta constituye un gravísimo precedente en la administración de justicia venezolana".

Estima que por primera vez en la historia jurídica venezolana se produce una decisión mediante la cual se anula una sentencia de sobreseimiento -que equivale a una sentencia absolutoria en materia penal- y además se impone la decisión de una sola sala del máximo tribunal sobre un fallo dictado por el pleno del TSJ.

Para Arteaga, esto evidencia que "la sala Constitucional se convierte en el tribunal supremo del Tribunal Supremo", lo cual considera como manifiestamente contrario a los principios de la lógica y de la más elemental interpretación de la institucionalidad jurídica.

Además, destacó que no existen precedentes similares en algún otro país respetuoso de las garantías fundamentales que rigen un proceso penal en un estado social y democrático de derecho.

Reapertura de casos

El jurista advierte que "con este precedente cabe la posibilidad de revisar cualquier decisión que se haya tomado en el pasado de naturaleza absolutoria, un sobreseimiento, o cualquier decisión que haya beneficiado a una persona. Con esta decisión se puede revivir, en definitiva, cualquier proceso ocurrido en cualquier momento".

Este panorama deja claro para Arteaga que los oficiales que fueron sometidos a ese procedimiento de antejuicio muy probablemente serán nuevamente juzgados por los mismos hechos.

Esta acción atentaría, en su opinión, contra el principio fundamental según el cual una persona no puede ser juzgada nuevamente por los mismos hechos. "Al decidirse un sobreseimiento o una absolución no se puede someter de nuevo a alguien a proceso (¿) esto constituye un atentado contra otro principio fundamental que es el de la seguridad jurídica", explicó.

Igualmente, cree que se iniciarán procedimientos contra aquellos jueces que participaron y que votaron a favor del sobreseimiento de estos militares, "lo cual es gravísimo precedente de la interferencia en la autonomía de un juez, que en definitiva se ve condicionado por intereses ajenos a la justicia, esto es por intereses de naturaleza política".

Precisiones legales

Arteaga explicó que la sentencia del 14 de agosto de 2002 constituyó un sobreseimiento de causa de acuerdo al Código Orgánico Procesal Penal, pues declaró la cesación de un proceso de naturaleza penal por considerar que los hechos que el Ministerio Público le imputaba a los cuatro militares no revestían carácter penal y no podían tipificarse como rebelión militar.

El especialista recordó que antes de la entrada en vigencia del COPP en 1999, en los casos de antejuicios de méritos no concluían en sobreseimiento o en la aceptación de ir a juicio, sino que sencillamente se definía si existían o no méritos para enjuiciar, lo que no constituía una cosa juzgada, como sí lo constituía en 2002 para el momento del antejuicio a los militares.

Por esta razón, antes de 1999, se podía volver a llevar a una persona a proceso, si había elementos nuevos; pero en 2002 no eran iguales las condiciones. Sin embargo, actualmente -con la vigencia de la Ley del Tribunal Supremo- no se producirán en los antejuicios decisiones de sobreseimiento o absolución, sino que se procederá a definir si hay méritos o no los hay para el juzgamiento.



 
[an error occurred while processing this directive]




 
Imprimir Enviar por correo  |  Disminuye letraAumenta letra
 
Contáctenos | Política de privacidad | Términos legales | Condiciones de uso
Búsqueda avanzada
Copyright @ Diario El Universal C.A. 2007