Mapa del sitio
Daily News
Búsqueda avanzada
ClasificadosUsuariosAnunciantes
Caracas, domingo 13 de febrero, 2005  
[an error occurred while processing this directive]
Principal > Nacional y Política > Noticias
 
Imprimir Enviar por correo  |  Disminuye letraAumenta letra
 
TRAGEDIA ANUNCIADA / No bastaron los alertas de los técnicos
Inconclusas o mal hechas

Un informe de la organización Viva Vargas alertó desde junio de 2004 sobre el estado de sedimentación de todos los cauces fluviales de Vargas
(Foto Paulo Pérez Zambrano)
Artículos relacionados
Hace meses el diputado Pedro Castillo venía denunciado que de los 23 cauces peligrosos existentes en Vargas sólo en uno se había concluido una obra de canalización de manera correcta.

FRANCISCO OLIVARES

EL UNIVERSAL

Desde el 8 de enero en Vargas se había producido una lluvia persistente e inusual que sembró el pánico entre la población de Vargas. Algunos expertos entre ellos, directivos de Protección Civil habían alertado que estas lluvias podrían prolongarse hasta el mes de marzo y que eventualmente se pudiera producir una situación similar a la de 1999. El diputado Pedro Castillo, representante en la Asamblea Nacional por ese estado, atendiendo esos alertas propuso el 11 de enero que se atendiera la posible emergencia que podría presentarse en Vargas. Luego de los acostumbrados forcejeos con el oficialismo se conformó una comisión especial que se dirigió a Vargas y sostuvo reuniones con los distintos organismos que actúan en la región.

La comisión se percató de que ya para esos días se habían producido problemas con algunas quebradas afectando a casi 400 personas.

Entre las conclusiones de la comisión integrada con mayoría del MVR se señalaba que el fenómeno ocurrido en 1999 era de carácter cíclico y que la única forma de mantener el control de la situación era terminando las obras programadas para controlar los deslaves y deslizamientos de los cursos de agua.

El informe recoge la opinión de Corpovargas que sostenía que "las obras construidas en toda la extensión del eje Arrecife-Los Caracas, contribuyó a estabilizar la situación en esa zona".

Pedro Castillo, integrante de esa comisión parlamentaria, venía denunciando que, por el contrario, distintos expertos en materia hidráulica advertían que de los 23 canales peligrosos que cruzan el Estado Vargas sólo fue concluido el del río de Guanape en Punta de Mulatos. Esa obra fue terminada por la Autoridad Unica de Vargas con ayuda técnica internacional.

Además de las obras inconclusas, Carlos Genatios, ex coordinador de la Autoridad Unica de Vargas, había venido denunciando que los criterios que fueron propuestos por el organismo que presidió para dar los lineamientos técnicos fueron cambiados por Corpovargas por razones económicas y se han utilizado tecnologías desechadas en otros países e inadecuadas para las características de Vargas.

Sostiene Genatios en una de sus tantas publicaciones sobre el tema, que a su equipo le tocó diseñar las obras hidráulicas para las 23 cuencas de la región. Pero alertaba que un informe de Corpovargas de finales de 2002 titulado "Documento de justificación de modificaciones efectuadas por Corpovargas a los proyectos de Control de Torrentes", bajo la dirección del general A. Volta, señalaba: "las canalizaciones propuestas (por el equipo de Genatios) implican aproximadamente 70% de la inversión estimada en cada una de las cuencas a proteger, cuyo funcionamiento será por un período de no más de 60 días al año, lo cual no se justifica considerando la relación beneficio-costo". El argumento (dice Genatios) es simplemente absurdo. Si se sigue este errado razonamiento, no se justificaría la inclusión de elementos estructurales sismo-resistentes en edificaciones, puesto que una vida útil prevista de 50 u 80 años, de una edificación, no justificaría una inversión para soportar un sismo, ya que éstos tienen una duración de apenas unos segundos. De la misma manera, las obras de retención y manejo de torrentes se construyen, no para eventos anuales, sino para situaciones especiales, y el objetivo es salvar las vidas y minimizar los daños...".

Más adelante cuestiona otro aspecto del informe de Corpovargas que dice: "Otro de los inconvenientes de algunos proyectos realizados se refiere a los lineamientos de las canalizaciones, las cuales involucran una cantidad importante de expropiaciones y demoliciones de viviendas, vialidades y otras estructuras existentes, lo que implica una importante erogación para estos rubros, además de lo costoso de la obra". Este párrafo (señala Genatio) es muy delicado. El desastre de Vargas de 1999 se produjo principalmente por la inadecuada ocupación del territorio, ante una amenaza natural. Esta ocupación requiere de modificaciones drásticas y de obras de protección. El costo de las expropiaciones es una variable de menor importancia ante el riesgo de vida de la población, y ante el verdadero costo de infraestructura en el caso de ocurrir un evento catastrófico como el sucedido en diciembre de 1999, e incluso ante eventos menores. Esa opinión, conjuntamente con la del párrafo precedente, ponen en duda la comprensión que Corpovargas pueda tener de lo que significa el riesgo al cual es sometida la población. Un ejemplo concreto de ello son las inadecuadas presas abiertas de gaviones que Corpovargas ha construido, y que corren el peligro de ser arrastradas fácilmente por lodos torrenciales. Estas represas aumentan el riesgo de la población significativamente, en comparación con las de concreto armado que fueron diseñadas originalmente por la AUEV en 2000. Esa es la Corpovargas de hoy...". Bajo el mismo razonamiento en un artículo publicado el 16 de enero Ganatios concluía: "Hoy Corpovargas puede y debe rectificar y reparar esas obras mal hechas, por el bien de la población".

folivares@eluniversal.com

 



 
[an error occurred while processing this directive]




 
Imprimir Enviar por correo  |  Disminuye letraAumenta letra
 
Contáctenos | Política de privacidad | Términos legales | Condiciones de uso
Búsqueda avanzada
Copyright @ Diario El Universal C.A. 2007