Mapa del sitio
Daily News
Búsqueda avanzada
ClasificadosUsuariosAnunciantes
Caracas, domingo 19 de diciembre, 2004  
404 Not Found

404 Not Found


nginx
Principal > Opinión > Noticias
Hoy Esta Semana Nuestras Firmas
 
Imprimir Enviar por correo  |  Disminuye letraAumenta letra
 
Manuel Caballero // "Excelentes credenciales"

"No me solidarizo con el periodista que llamó 'burdel' al Tribunal Supremo de Justicia".

UN ABOGADO MUY ADICTO al proceso, habla de las "excelentes credenciales" necesarias para optar a los nuevos cargos en el Tribunal Supremo de Justicia. Hoy trataremos de colmar en una mínima parte un vacío que la mayoría de la AN se negó a llenar, pues fue imposible que el resto de la Asamblea, mucho menos la opinión pública conociera esos méritos, y ni siquiera sus nombres.

Sin embargo, como esos nombres existen, hablaremos de las extraordinarias credenciales de algunos de los nuevos magistrados.

A tout seigneur, tout honneur. Del primero de ellos no perderemos tiempo mostrando esas credenciales, pues como se suele decir, "no necesita presentación". Tan sólo diremos que la indisposición que le impidió juramentarse es real y verdadera si bien, a Dios gracias, leve, levísima.

ENFERMO DEL IDIOMA. Todo el mundo conoce sus dificultades con el idioma, porque ellas son, para decirlo como él, "tramparentes". En vista de lo cual, se le sometió a una terapia de choque para enseñarlo a decir "¡Lo juro!". Y ahí se le torció la lengua, y por ahora el juramento, en su boca asombrada, suena a algo así como "¡Nujudu!".
Hay otro neo-magistrado tan importante, que según se dice, le está latiendo en la cueva al pícaro Rinconete en su diván maracucho. Según su currículum vitae, a los veintitrés años de haber ingresado a la Escuela de Administración de FACES (nunca ha sido profesor en Derecho), apenas había llegado a la categoría de Profesor Asistente, y eso con un trabajo de ascenso cuyo tutor era su compañero de causa Omar Mezza Ramírez, recientemente fallecido y "procesista" de uña en el rabo. Para que los lectores puedan comparar, recordemos que la más alta categoría en el escalafón docente, la de Profesor Titular, se puede alcanzar hasta en diez años, a condición de tener el título de Doctor; que este señor por supuesto no tiene.

COBRO Y VUELTO. En ese casi cuarto de siglo de docencia, su única publicación ha sido un artículo sobre temas administrativos en una revista no-arbitrada. O sea, editada por él mismo y sin ninguna calificación científica: se cobró y se dio el vuelto.
Al tercero de estos nuevos "justicieros" tengo el renunciable honor de conocerlo personalmente. Pero no es de una experiencia mía que viene el episodio que relataré a continuación, pero que es verdadero de la primera a la última letra, pues lo conocieron todos los militantes y electores del Movimiento al Socialismo (MAS) de entonces. En una de esas elecciones nacionales (era la época del enfrentamiento Rangel-Petkoff), como la Dirección Nacional del partido malició que podría haber irregularidades en Barinas, tierra del hoy neo-magistrado, se decidió que el presidente de la Comisión Electoral del MAS, un abogado de apellido Angulo, partidario de Rangel pero acatado por todos; y Alberto Arvelo Ramos, partidario de Petkoff pero de igual acatamiento, decidieron custodiar juntos en el bufete de aquel las planillas que iban a presentarse ante las autoridades nacional del MAS al día siguiente.

UN RUIDO EN LA VENTANA. Ya Arvelo y Angulo se habían retirado a sus aposentos cuando los despertó un ruido en la ventana, a eso de las dos de la madrugada. Una voz que ambos conocían les dijo: "Manda a decir Alberto Arvelo que por orden de la DN del MAS deben entregarnos las planillas ya firmadas". Casi le da un infarto cuando quien le abrió la puerta fue ¡el propio Alberto Arvelo!
Según el Diccionario de Sinónimos y Antónimos (Ed. Océano, 1972) quien así procede es un "tramposo, fullero, jugador, maleta, mirón, punto, tiñoso, topador, ventajero, ventajista, tablajero, zapatero" (¡mire usted!). Hoy se puede agregar un nuevo sinónimo: magistrado del TSJ .
Como no quiero tener problemas con la nueva justicia bolivariana, me limitaré a consignar aquí, en el mismo orden, sólo las iniciales de estas tres nuevas joyas de la magistratura: Francisco Carrasquero, Omar Mora Díaz y Luis Velásquez Alavaray.

POST SCRIPTUM. Antes de cerrar esta cuartilla, quisiera hacer una precisión que es a la vez una declaración de principios. Hasta ahora, he estado dispuesto a poner mi firma al pie de textos incriminados por la justicia gubernativa y a asumir las consecuencias. Pero esta vez no lo haré con quien ha calificado al actual TSJ de "burdel" y por lo tanto de proxeneta al Sr. Iván Rincón Urdaneta. No acompañaré al periodista acusado en semejante insulto. No: tal paralelo es infame. Esos pobres seres que habitan las maisons closes son ya suficientemente golpeados, ofendidos de palabra y de acto, despreciados y además, mal pagados. No cuenten conmigo para que a todas esas desgracias producto generalmente de la miseria, vaya yo a agregar la humillación de una comparación tan insultante.



 
 
Imprimir Enviar por correo  |  Disminuye letraAumenta letra
 
Contáctenos | Política de privacidad | Términos legales | Condiciones de uso
Búsqueda avanzada
Copyright @ Diario El Universal C.A. 2007