Mapa del sitio
Daily News
Búsqueda avanzada
ClasificadosUsuariosAnunciantes
Caracas, martes 26 de octubre, 2004  
[an error occurred while processing this directive]
Principal > Nacional y Política > Noticias
 
Imprimir Enviar por correo  |  Disminuye letraAumenta letra
 
OPINION
Acosta Carles y los siete enanitos

OSCAR MEDINA

EL UNIVERSAL

El general Acosta Carles es un tipo muy creativo. Que no quede duda. Es como Paulina Rubio, si se permite la comparación sin mancillar el honor castrense y sin ofender a la dama. Me explico. Una vez que Madonna y Britney se arriesgan con un beso en directo y que Janet Jackson asoma su estrellado pezón ante audiencia mundial, la mexicana sabe que debe hacer algo efectista en su debut como animadora en la entrega de los premios MTV Latinoamérica 2004. Y la atrevida Paulina decide regalarnos el escándalo de una generosa visión de sus espléndidos cuartos traseros.

No es que el candidato a la gobernación de Carabobo haya hecho algo por estilo. Dios nos libre. Pero es el mismo principio. Luego del eructo, del bailecito a ritmo de cacerolazo y del episodio de las pistolas en la piscina, debe renovarse porque ante un Chávez que le dice pendejo a Bush, que amenaza con apresar gobernadores y se consagra en su antiimperialismo de propaganda sacándoles un dinerillo a las petroleras gringas, el general sabe que tiene que ingeniarse algo para no quedarse atrás en este trance electoral.

Y es así como el generalísimo pare asombrosas ideas. Las expuso el domingo pasado aprovechando una entrevista en el diario El Carabobeño. En una extraña variante de ingeniería social, el candidato que ya se siente gobernador planea generar empleos para los excluidos de la región. En primer lugar, promete créditos para poner a producir a los ancianos según sus habilidades. Las doñitas que tejen pañitos por acá, las que tejen chinchorros por allá y así los mayores ya no tendrían, supone uno, que mendigar las escuálidas jubilaciones del Seguro Social.

El general tiene más. Es un visionario: "A los minusválidos, que están en una silla de ruedas podemos ponerlos a trabajar como recolectores en los peajes", ilustra: "Podemos acondicionar la infraestructura para que ellos lleguen en sus sillas y se monten para recoger el dinero del peaje".

Paulina se quedó corta: "Esos muchachos, esos jóvenes, en los semáforos, haciendo piruetas ¡qué cosa tan bella! vamos a recogerlos. Les diré: vengan acá, vamos a hacer un teatro en el Negra Hipólita. Yo como gobernador les pongo un sueldo para que me distraigan a la gente". Al general, se ve, le parece que el niñito de la calle que hace malabarismo con tres limones para no morirse de hambre es un hermoso espectáculo y prefiere ofrecerle una tarima ahora que darle oportunidades para un mejor futuro. Total, dirá, quién quita y si con esos pobres carajitos se logra armar un Cirque du Soleil bolivariano.

Amante como es del arte y la cultura, derrocha talento en su propuesta participativa: "Igual que los enanitos. ¿Por qué en el sur (de la ciudad) no podemos hacer un parque y un teatro de Blanca Nieves y los Siete Enanitos? Les hacemos un escenario, con un bosque, con el lobo, con Blanca Nieves, bien bella, con la abuelita y los siete enanitos. Tenemos el recurso humano y lo vamos a aprovechar. Pero ahí están, excluidos. Nadie les da contratos, porque son enanos (...) Vamos a darle un curso de teatro y vamos a utilizarlos en los diferentes parques, y que el gobierno les pague un sueldo. Esa es una política de inclusión social".

Candidato, ¿y si los "enanitos" _como usted los llama_ se le multiplican? ¿Qué hará? ¿Los pintará de azul para versionar a Los Pitufos?

ommedina@eluniversal.com

 



 
[an error occurred while processing this directive]




 
Imprimir Enviar por correo  |  Disminuye letraAumenta letra
 
Contáctenos | Política de privacidad | Términos legales | Condiciones de uso
Búsqueda avanzada
Copyright @ Diario El Universal C.A. 2007