Mapa del sitio
Daily News
Búsqueda avanzada
ClasificadosUsuariosAnunciantes
Caracas, lunes 16 de agosto, 2004  
[an error occurred while processing this directive]
Principal > Opinión > Noticias
Hoy Esta Semana Nuestras Firmas
 
Imprimir Enviar por correo  |  Disminuye letraAumenta letra
 
Omar Estacio //...Y ahora, los escenarios

LA PRESENTE CRONICA ha sido escrita antes de la celebración del referendo revocatorio realizado ayer domingo. Hoy, cuando se publica, las autoridades del CNE ya están supuestas a tener cumplida su obligación de divulgar los resultados oficiales del mencionado acto comicial. De igual forma, antes de concluir la redacción de este trabajo, el cronista ha tenido la oportunidad de revisar algunos sondeos de empresas nacionales y extranjeras. De acuerdo con tales encuestas, la supuesta tendencia a favor del "No", promedia diez puntos de ventaja sobre el "Sí".

Establecido lo anterior luce arriesgado, por decir lo menos, que alguien tenga la osadía de pronosticar que cuando usted lea esta crónica, la derrota del señor Chávez, se habrá concretado por margen bastante y que la mayoría de los venezolanos el cronista se irá a bailar tambor a Barlovento estará celebrando de manera ruidosa, aunque sin agredir, ni ofender a nadie.

De cualquier manera, como el cronista tampoco se cree infalible, la prudencia elemental le obliga a plantearse los correspondientes escenarios. No hay nada imposible, después.

ESCENARIO UNO. Gana Chávez. O por lo menos, así lo proclama el CNE. En tal hipótesis, no queda duda. Quienes lo adversamos, estamos obligados a seguir haciéndolo a través de medios democráticos y pacíficos.

Sí, objetará alguno. Es poco menos que imposible el empleo de semejantes herramientas frente a quien las irrespeta de manera impúdica, jactanciosa, pero en especial impune, porque carecemos de autoridades imparciales que lo metan en cintura. Aparte de lo anterior, está documentada la coerción oficialista a los empleados públicos y contratistas del Estado, para que votasen por el gobierno; la existencia de listas negras, para negarle servicios elementales a quienes se han atrevido a expresar su disidencia; la persecución a Súmate; las chicanas de la mayoría gobiernera en el ente electoral; el empleo amañado de la justicia, para amenazar al adversario o producir fallos como el que convirtió el referendo en plebiscito; la violencia de grupos de matones financiados con recursos de la partida secreta; la intervención de altos funcionarios, como el peculado de uso de bienes públicos en actos de proselitismo; la rebatiña de recursos de la Tesorería a través de planes y misiones condenadas a desaparecer apenas se concrete la hipotética ratificación del Presidente; la obstrucción del sufragio a los venezolanos residentes en el extranjero; la migración dolosa de votantes; las llamadas máquinas "caza huellas", postizas y dispendiosas, con el deliberado propósito de sembrar dudas en el secreto del voto y demorar de manera maliciosa el acto de sufragio. Si lo anterior no constituye fraude continuado, con premeditación, alevosía y hasta escalamiento, que venga alguien y nos lo cuente.

Por si fuese poco, de concretarse el supuesto triunfo de Chávez, en el Parlamento aguardan las leyes de contenido, de reforma al Código Penal y de creación de la policía nacional con el objeto jamás ocultado de cercenar la libertad de prensa, tipificar la mínima disidencia como delito y de convertir las policías regionales en apéndices genuflexos de Miraflores.

Pues bien, aun ante tales circunstancias, la disidencia se encuentra obligada a perseverar, sin buscar culpables entre ella, pero sobre todo, sin acudir a la violencia, porque nunca faltan espacios para las salidas civilizadas.

ESCENARIO DOS. Es la primera vez que nos autocitamos. Pero siempre hay una primera vez, que en nuestro caso esperamos que sea la última. Hace algún tiempo (2/6/03) cuando nadie hablaba del llamado "voto silencioso", escribimos una crónica sobre lo engañoso que resulta realizar un sondeo, dentro de un régimen de terror (remitimos a los interesados al excelente servicio de "Ediciones anteriores", que mantiene este diario en la red). En aquella oportunidad, un legendario encuestador nos llamó para enmendarnos la plana. Según él, en su oficio existían mecanismos que, aun en circunstancias como las actuales, eran capaces de sobreponerse al margen de error. Días atrás ese mismo experto en declaraciones a este diario, admitió la existencia de esa zona gris estadística, producida por el acoso al electorado.

Dicho lo anterior, los amigos y relacionados se servirán no llamarme, hoy lunes. En el instante preciso en que usted lee esta crónica, estoy bailando al son de un "culo'e puya" barloventeño. Pero aun en este supuesto asertivo, los demócratas venezolanos estamos obligados a administrar la victoria con ponderación, sin revanchismos, ni exclusiones de ningún tipo, en particular, preparándonos para los retos que nos depara el futuro. Mediato y el que se nos viene dentro de treinta días.

http://enopinion.tripod.com

 

Más artículos de esta firma
 
Imprimir Enviar por correo  |  Disminuye letraAumenta letra
 
Contáctenos | Política de privacidad | Términos legales | Condiciones de uso
Búsqueda avanzada
Copyright @ Diario El Universal C.A. 2007