eluniversal.com
Búsqueda avanzada
OPINION
Caracas, sábado 01 de mayo, 2004
OPINION
Noticias de la semana
Tinta en la Red
INDICE DE NOTICIAS
EDICIONES ANTERIORES
PRIMERA PLANA
Política
Internacional
Economía
Ciudad
Deportes
Beisbol
Tiempo libre
Opinión
Calidad de vida
Guía Turística
Mascotas
SECCIONES
Sociales
Correo del pueblo
Horóscopo
Universo
empresarial
Alma Mater
Clasificados
SERVICIOS
Centro de Atención
Receptorías
Carteles y edictos
Necrológicos
Cine
Gaceta Oficial
Suscripciones
Tarifas publicitarias
ESTAMPAS
ESTAMPAS
RAYMA
RAYMA
NOTICIAS EN TU CORREO
REGISTRO DE USUARIOS
¡Regístrate ahora!
Actualiza tu registro
FUNDACION ANDRES MATA
TuElectronica.com
 EMPLEO
cvfuturo.com
 CARROS
autofuturo.com
 INMUEBLES
porlapuerta.com
BBC Mundo.com

Nuestra Tribuna


El secuestro del TSJ

Vivimos obsesionados por la justicia, tanto la social como la que requiere cada ciudadano para dirimir sus conflictos. Desconfiamos de ella y la necesitamos, lamentablemente su colapso produce el inquietante fenómeno de los linchamientos y la aparición del arbitraje. Sin embargo todo debería terminar en el TSJ donde podrían corregirse las desviaciones y la corrupción, pero ahora ha sido secuestrado por el régimen.

La revolución ha logrado judicializar la política persiguiendo a sus opositores con una apariencia de legalidad, pero la consecuencia ha sido generar un cáncer cuya metástasis destruye al Ministerio Público y la administración de justicia. Lo más grave, la hegemonía sabe que con o sin razón, siempre le podrá torcer el brazo a la verdad, al derecho y a la oposición con una decisión de la Sala Constitucional.

¿Cuáles son los límites para considerar la absoluta ilegitimidad del régimen? Más asesinatos, torturas, presos políticos o ya basta con el control omnímodo de todas las Salas del TSJ, el Poder Moral, Poder Electoral y una FAN convertida en una milicia al servicio de la hegemonía.
La ocupación partidista de las áreas más sensibles del Estado de Derecho implica su total confiscación por el régimen, que sin lugar a dudas ha perdido su legitimidad de desempeño y a marchas forzadas secuestra las libertades. El ciudadano ya no puede permanecer en una cómoda neutralidad y debe tomar posiciones en defensa de la recuperación de la Constitución y las instituciones.
Después del megafraude oficial nos ponen en una situación de facto que es característica del golpe de Estado, donde se hiere de muerte al Poder Judicial: Procede el referendo abrogatorio para detener la aplicación de la ley, solicitar su nulidad a todo evento e informar a los organismos internacionales y de derechos humanos, la secuencia de decisiones arbitrarias y confusas, mediante las cuales el oficialismo fusionó decenas de artículos en violación al Reglamento  Interior y de Debates de la Asamblea Nacional y el artículo 209 de la Constitución: "..Se dará inicio a la segunda discusión del Proyecto de Ley, la cual se realizará artículo por artículo. En caso contrario, si sufre modificaciones se devolverá a la Comisión¿".
El régimen ha consumado el definitivo secuestro del Tribunal Supremo de Justicia y el fin de la democracia.


 

POLITICA | DEPORTES | ECONOMIA
TIEMPO LIBRE | CLASIFICADOS
Contáctenos | Tarifas Publicitarias | Publicidad en línea
Política de privacidad | Términos Legales | Condiciones de uso