Caracas, lunes 26 de abril, 2004
Caracas

VIOLENCIA// Uno de sus cómplices ya está preso y el otro fue ultimado
Buscan a asesino del alcalde

Los familiares de Franklin Duno insisten en que el homicidio de éste fue producto del sicariato por estar listo para la reelección

MONICA CASTRO

ESPECIAL PARA EL UNIVERSAL

Maracaibo. En medio de una fuerte conmoción, enterraron durante la tarde de ayer al alcalde del Municipio Bolívar del Estado Zulia, Franklin Duno, asesinado la madrugada del sábado de dos disparos cuando estaba en una tasca del Municipio Lagunillas.

Miembros de Copei y la Coordinadora Democrática (organizaciones de las cuales era miembro), alcaldes de diversos municipios de la entidad occidental y habitantes de la Costa Oriental del Lago acudieron al acto de sepelio que se efectuó en Cabimas.

Según el jefe del Cicpc en Zulia-Falcón, Ildefonso Urdaneta, uno de los tres asaltantes, Jimmy González Gil, alias "el Nano", fue detenido en el barrio Constitución en Ciudad Ojeda; y otro, de nombre Rubén Pirela Bravo, resultó muerto tras un enfrentamiento con efectivos del Cicpc. El tercero y presunto autor material, de nombre Carlos Perozo (alias "el Guajiro"), huye de las autoridades. Duno esperaba en la tasca a unos amigos que lo acompañarían a Timotes, Mérida.

Refirió Urdaneta que también fue decomisado un revólver y una pistola GT. El móvil que manejan las autoridades policiales sigue siendo el atraco. "El hampón que sobrevivió confesó que se trató de un robo y que los disparos fueron efectuados porque el edil se resistió al atraco".

Indicó que los delincuentes vivían en el barrio Tasajeras, donde se sitúa la tasca y tienen antecedentes penales.

"Ahora estamos poniéndonos de acuerdo con los fiscales del Ministerio Público para terminar el proceso", dijo el comisario. Ayer fue localizado el vehículo Monza gris utilizado por los hampones para llegar a la tasca donde ocurrieron los hechos.

Los familiares siguen señalando el hecho como un caso de sicariato. Su esposa, Yudith de Duno, aseguró que el alcalde de Bolívar recibía con frecuencia amenazas de muerte. De hecho, afirmó que entregó a la policía los números telefónicos desde donde recibía las llamadas. Su hermano, Gilberto Duno, insiste en señalar que fue el sicariato porque se sabía que Franklin iba de primero en las encuestas, por lo que exigió se abra una investigación para determinar el trasfondo de la muerte del alcalde.