Mapa del sitio
Daily News
Búsqueda avanzada
ClasificadosUsuariosAnunciantes
Caracas, martes 07 de diciembre, 1999  
[an error occurred while processing this directive]
Principal > Caracas > Noticias
Imprimir con   |   
Emergencia en el litoral
Damnificados de Vargas claman por el auxilio de las autoridades
MIENTRAS LOS HABITANTES de Las Tunitas y La Salina remueven el barro y los escombros, los bomberos de La Guaira permanecen en alerta, pues se espera que las fuertes lluvias continúen

Morelia Morillo Ramos

El Universal

Caracas.- Cuatro días después de los aguaceros que derribaron sus casas, los pobladores del sector Las Tunitas y La Salina, del Estado Vargas, claman por la ayuda de la autoridades municipales y estadales, de las que sólo han obtenido promesas.

La vivienda de María Avendaño, situada a la entrada del Barrio La Juventud, de Las Tunitas, sirve de refugio a varias de las vecinas y a sus niños recién nacidos. La mayoría de ellas proviene de Montesano, en donde la quebrada tapió una niña de dos años. Ahora se cobijan en una construcción que a lo lejos luce prácticamente suspendida en el aire.

Avendaño perdió dos de los tres refrigeradores de la bodega y los cuatro colchones. En la habitación donde funcionaba el pequeño comercio, la marca del agua alcanza aproximadamente metro y medio de altura. No les quedó otra alternativa más que 'dejar que el agua se llevara los corotos y salvar la vida'.

Ernesto Ureña, el marido de María, contó como casi se electrocuta: 'Las neveras estaban nadando y eso era corriente'.

Ureña y cuatro hombres más dedican su tiempo a achicar el lodo (tipo chocolate cremoso) y el agua que desprendió las puertas y la estantería del Multihogar Santa Clara, una pequeña edificación recién remodelada por el Plan Bolívar 2000. Hacen un espacio para resguardar a los niños, mientras los mayores permanecen en vigilia.

'Yo después de este problema no he podido dormir. La barriga mía era así. Y mírela cómo está', dice describiendo una grande y otra pequeña curva alrededor del disminuido vientre.

Los habitantes del sector permanecen en alerta, al igual que los bomberos. El teniente Julio Acevedo, jefe de los Servicios de la Estación La Guaira, 'expresó que 'vienen nuevas lluvias', de acuerdo con los reportes que les hace llegar el Observatorio Cajigal.

A coro, expresan que el gobernador, Alfredo Laya, los visitó y sólo les hizo promesas. 'Su mujer sí nos trajo colchones y comida', aclara Ureña.

Culpan de los hechos al alcalde Lenín Marcano, quien trasladó hasta la parte de arriba del cerro un contingente de damnificados de distintos lugares. Juan Alvarez vive en la Juventud desde hace 20 años y explica que 'después que fundaron ese barrio, Paraíso Azul, han movido toda la tierra y pasa esto'. Y en esta oportunidad el mandatario municipal ni siquiera se ha acercado por Las Tunitas.

En la calle Piarima de La Salina, Flor Natera tiene 15 días sin poder sacar el carro, 'un perolito que tengo'. La llamada 'Curva del Alemán' quedó bloqueada por los escombros y el sedimento que arrastró la quebrada que baja por el costado de la vía hasta el mar. Y lo peor, según explicó es que 'las máquinas apartan la tierra de la carretera y la amontonan aquí en la entrada causando otros derrumbes'.

Como los afectados de Las Tunitas, Natera interpreta que fue la población en la parte superior del terreno lo que a la larga desencadenó la tragedia. 'Allá arriba hay gente en ranchos hechos hasta de bolsas plásticas'.

Su vecina María Rosa Guerrero se mudó a esa costa hace 18 años, en ese momento negoció el terreno a un propietario, quien aterrorizado por la fuerza de las aguas, había decidido vender y marcharse. Entonces, una veterana del lugar le dijo 'si usted tiene muros usted tiene casa'.

Guerrero siguió el consejo, pidió un crédito y lo invirtió en amurallar su espacio: 'tengo 110 metros de terreno y 110 metros de concreto armado', expresa sabiéndose afortunada, pues su vivienda prácticamente le hace el cauce a lo que antes era un 'hilo de agua' y ahora un caudal capaz de llevarse a su paso colchones, cauchos, muebles, personas y hasta su propio techo.

Ver también:



Ver también:
- Cambios ambientales y ocupación del espacio
- La GN acopia ayuda para los afectados
- Vías de acceso en problemas

 

[an error occurred while processing this directive]
Imprimir con   |   
Contáctenos | Política de privacidad | Términos legales | Condiciones de uso
Búsqueda avanzada
Copyright @ Diario El Universal C.A. 2004