Mapa del sitio
Daily News
Búsqueda avanzada
ClasificadosUsuariosAnunciantes
Caracas, lunes 06 de abril, 1998  
[an error occurred while processing this directive]
Principal > Cultura > Noticias
Imprimir con   |   
Nikol Gontscharenko le pinta el cuadro que necesita, según su gusto y preferencia
Un pintor que vive de su arte
TENGA SU PROPIA obra, a su gusto. Nikol Gontscharenko lo hace posible, con buen gusto, con técnicas inusitadas que van del óleo a la tierra, con los colores más apropiados, desde los primarios hasta los sepia. Este pintor ruso-larense se ha granjeado la estima de muchos hogares venezolanos

Ana María Hernández G.

El Universal

Caracas.- Nikol Gontscharenko es ruso de nacimiento y larense de crianza. De hecho, causa un gran contraste verlo y oírlo hablar: en lugar de erres golpeadas y kaes arrastradas, resuena el sié'cará y el inevitable na'guará.

Pinta, Nikol, pinta. Y es eso lo que hace. Sus pinturas conocen el hogar de miles de personas. '¿Qué colores te gustan?' o '¿Cuál es tu tema favorito?' son las preguntas que él hace cuando le encargan alguna pintura, porque Gontscharenko sabe que la gente tiene que sentirse a gusto con lo que está colgado en las paredes de la casa. Ha expuesto recientemente en la Universidad Politécnica de Barquisimeto, así como en un local _galería ad hoc_ en el centro comercial Galerías Prados del Este.

'Yo uso distintas técnicas, temáticas y colores. Ahorita estoy eliminando el colorido, voy hacia unos colores sepia. Aquí está el Avila, los bodegones, los interiores. Ya el color no me está gustando mucho, porque con los colores primarios y secundarios está casi todo el mundo. Los sepia son colores terciarios y cuaternarios, y hay que tener mucha experiencia para trabajar con ellos, pero matizan más los colores'.

Nikol estudió mucho los clásicos, y asegura que pinta con la técnica que usaban ellos, 'que es una técnica de veladura: tiene que pasar varias sesiones al cuadro'. Ojeando el recinto, donde se desarrolla la entrevista, se observan paisajes campestres, marinas, trapiches, ambientes coloniales.

'En mis temas predominan los coloniales: Macuto colonial, bodegones, interiores coloniales'.

_¿Qué consigue en esos temas antiguos que no obtiene en los contemporáneos?

_Sí se consiguen, porque yo me crié en una hacienda, en un trapiche del Estado Lara. Todavía en Venezuela quedan regiones coloniales: Curarigua, la parte de Carora, Guarico, Humocaro alto; también afuera, como los Andes. Casi todas las regiones de Venezuela. Mira aquí, un motivo típico oriental con sus morichales y todas esas cosas, pero siempre la vieja estructura arquitectónica.

Pintar lo que queda

A Nikol Gontscharenko no le gusta el 'modernismo' dentro de la pintura. 'Eso es todo _pone punto final.Yo pinto lo poco que queda, pues hay mucha gente que no conoce esas cosas. A mí me han venido a preguntar: 'oye, ¿Y esas cosas todavía existen?'. Claro, si usted va al campo entra a las casas, ahí da a entender que no se desplazan. Pueblos muy pintoresquitos existen mucho'.

_¿Mucho tiempo pintando?

_Cuarenta y cinco dentro de las artes plásticas. Empecé a los 11 años de edad, desde 1952 hasta nuestros días. Puedes sacar la cuenta. Otra cosa que me gusta mucho es no meterme por una sola línea: yo pinto distintas técnicas y tendencias. Si a mí me provoca, yo ahorita estoy pintando en sepia. Pero si me provoca usar el color, lo uso. No soy rígido como ciertos críticos que dicen 'cuando pintas algo tienes que meterte por esa línea'.

_¿Se ha visto en el caso de que un crítico le recomiende lo que tiene que hacer?

_Yo le digo hágalo usted, así mismo. Si a ti no te gusta la manera como yo trabajo, hazlo tú. Yo puedo usar tierra, barro petróleo, colores, ensuciar los colores. La academia dice que si los colores tienen que ser limpios, que los colores no sé qué. Yo puedo usar lo que sea.

'Una crítica siempre es subjetiva, porque un crítico, para hacer la crítica de mis obras, me tiene que conocer, tiene que conocer mi personalidad, dónde vivo, en qué medio me desenvuelvo, qué tiempo tengo trabajando, por qué pinto esos temas'.

_¿Y cuáles son las respuestas?

_Bueno, ¿quién soy yo? Nikol Gontscharenko. ¿Dónde me crié? En una hacienda. Vengo de la guerra. ¿Cuál es tu personalidad? Como cualquier persona. ¿Por qué yo pinto esos temas? Porque yo me crié en un ambiente de esos. Por ejemplo, un crítico viene y dice: 'Esto es un mamarracho, esto no sirve para nada'. Después que lo haya descargado, entonces tú le dices: 'ese cuadro lo hizo un pintor ciego'. 'Ah, no me digas, entonces es una maravilla'. Todo cambia, porque no conocía al pintor, entonces sí le parece una maravilla, porque ya conoce un elemento de la personalidad del pintor, que antes ignoraba.

Las bases pictóricas

El pintor atiende una llamada, siempre con sencillez. Según su testimonio, sus gustos musicales, por ejemplo, son más bien cotidianos. Se revela como un hombre familiar. Es licenciado en Relaciones Industriales de la Universidad de Carabobo, pero cumple el sueño de todo artista: vivir de su arte. Sin poses, sin discursos sociológicos ni manifiestos vanguardistas. Tampoco le preocupa exponer en los principales museos del país, ni participar en salones de arte. Solamente pinta, y en ese pintar ha perdido la cuenta de los cuadros realizados en su vida. _¿El dibujo es la base?

_Sí. Ya el color uno lo aprecia, bueno, los dos son bases. Cuando una persona tiene experiencia casi no va al dibujo. Se trabaja por etapas: el último plano, la mancha, y se empieza otro cuadro. Otro brochazo, y vuelvo a trabajar. Si amerita otras capas, trabajo, dejo que seque, y así voy trabajando otros cuadros. Esa es otra cosa, que la gente dice que uno es comercialista, no sé qué cosa, que pintando cuadros como si fuera un mercado libre.

_¿Qué opinas de eso?

_No estoy de acuerdo con eso tampoco. Yo te puedo hacer hasta diez manchas en un solo día. Diez manchas, tengo diez lienzos y vienes en la noche y ya está todo manchado, ya sabes lo que es, porque yo voy trabajando en secuencia. ¿Y quién puede hacer eso? El que tiene experiencia, porque el que no tiene experiencia no lo hace. Y también en cuanto a rapidez, porque ahora hasta hacen concursos de pintura rápida. Yo te puedo empezar un cuadro en la mañana y tenerlo listo en la tarde.

_¿Pinta por encargo?

_También pinto por encargo.

_¿Le sugieren los temas?

_Bueno, la gente sabe que los temas míos son los bodegones, los trapiches. Yo trabajo ahorita con cinco galerías en Puerto La Cruz. Trabajaba en Caracas y tenía como quince o veinte años que no venía a Caracas a exponer, me fueron olvidando.

_¿Cuándo fue la última exposición aquí?

_A principios de año, en el Valle Arriba Golf Club. Aparte de eso las colectivas. He estado en Art Nexus, en el Centro de Arte Contemporáneo, pero yo no quiero meterme en Caracas. Yo quiero seguir allá. Yo trabajo con la Galería de Arte Latino, la Galería Sharons Bahía, la Caribana, la Plaza Mayor, la Galería Internacional, y muchas otras.

_¿Lo han visitado personas del exterior?

_Sí, como no. Trabajo con los canadienses, pero en otro estilo.

_¿Qué les gusta a ellos?

_Lo figurativo, que la figura esté en el primer plano, que las figuras estén en movimiento y esas cosas.

_¿Temas de nuestro folclor?

_Sí son temas costumbristas, el matrimonio pueblerino, bodegones, diablos de Yare. Mira ésta: era una estampa cuando yo era niño y llegamos a Venezuela. La primera impresión que yo tuve fue ver cuando venían arrastrando un toro con una cabuya. Lo llevaban al matadero. En una de esas, el toro se encabritaba. Esa estampa la viví yo. Todo dentro de un ambiente colonial.

amaria@eud.comVer también:



Ver también:
- Un cambur como bienvenida

 

[an error occurred while processing this directive]
Imprimir con   |   
Contáctenos | Política de privacidad | Términos legales | Condiciones de uso
Búsqueda avanzada
Copyright @ Diario El Universal C.A. 2004